| Artículos | 01 ABR 2010

Apple: experta en servir pinchos

¿Ofrece productos incompletos?

Compartir

José C. Daganzo.
Llevo siguiendo las Keynotes de Apple muchos años, primero como aficionado a toda cosa que tenga circuitos impresos y puertas lógicas y, desde hace ya más de un lustro, por motivos profesionales. En todos estos años he aprendido algo: Cupertino es como un bar que tiene disgregados muchos franquiciados por todo el mundo (sus propias Apple Store físicas, Apple Reseller y centros de ventas autorizados).
Nosotros, sus clientes, consumimos las tapas que nos van ofreciendo, aun sabiendo que están frías o que el pan que le sirve de base está duro. Aun así, todos los parroquianos vamos al bar del tío Jobs a consumir y consumir sin parar, embriagados por los efluvios que nos ofrece saber que estamos adquiriendo unos productos de elevada calidad (pero a todas luces con muchas carencias).
Puede que esté confundido, pero tengo la extraña sensación de que Apple lanza la primera generación de sus productos con la intención de que los usuarios les hagamos las funciones de beta testers y que siempre se guarda un as en la manga para no terminar de hacer un producto realmente completo. Con ello se asegura que, de tener éxito, las siguientes generaciones irán sumando prestaciones y con ello nuevas ventas, que al final sólo tienen un único propósito: llenar las arcas de los de Cupertino y vaciar las de sus usuarios.

Algunos ejemplos
Por el iPod han tenido que pasar una media docena de generaciones para contar con la prestación de radio FM integrada (algo presente en los modelos de 30 euros desde casi los comienzos de los reproductores MP3). En el iPhone, se empeña en no ofrecer una cámara de una calidad acorde a los tiempos que corren, por no decir que no tienen posibilidad de realizar videoconferencia (no tiene cámara frontal). Probablemente, en próximas versiones tendrá todo esto y mucho más, pero para entonces ya habrá usuarios que hayan pasado por todas y cada una de las generaciones anteriores (pagándolas religiosamente). El iPad es más de lo mismo, un MacBook con prestaciones reducidas sin un sólo puerto USB.
En estos momentos, decenas de portátiles, de fabricantes competencia de Apple, ya cuentan con los procesadores Intel Core iX, por no decir la falta de integración de salida HDMI. Ciertamente, no entiendo como pretende marcar las pautas de la industria cuando su competencia es más rápida que Apple en adoptar las mejoras existentes en el mercado ¿Blu-ray?¿USB 3.0?
En algunos casos, la sensación de ser productos puestos a la venta de manera precipitada es también evidente, caso de los problemas de sobrecalentamiento que ofrecieron una determinada generación de MacBook, algo que se solventó con una simple actualización de firmware que aceleraba la velocidad de funcionamiento de los ventiladores para crear un mejor flujo de aire o los recientes problemas surgidos en los iMac que contaban con pantallas que amarilleaban y gráficos parpadeantes. Otro ejemplo lo encontramos en las pantallas de algunos MacBook Pro con bandas verticales o en la facilidad de la pantalla de los primeros iPod nano para rayarse.
Luego solventan los problemas, por supuesto, pero hacen que muchos usuarios se frustren y pierdan parte de la confianza que depositan en Apple, en algunos casos la pierden por completo. ¿No sería mejor tener menos prisas y hacer todo bien desde el principio?
Aunque se trate de otro sector, el de la automoción y de un país con otros valores en materia de respeto y educación, Toyota tiene mucho que enseñar a Apple y a sus directivos. No hace mucho, el mismísimo presidente de Toyota, Akio Toyoda, dio la cara por llamar a revisión a ocho millones de coches, de la siguiente forma: “Pido perdón, de forma sincera, por causar problemas a muchos de nuestros clientes durante las revisiones de muchos modelos en muchas regiones”. Quizá, la vergüenza que pasaría Jobs (o el directivo de turno de Apple) haría que ofrecieran productos realmente buenos desde la primera generación.

¿Cómo lo consiguen?
Se trata de una situación que Apple sabe enmascarar con mucha clase (caso similar a los supuestos rumores que inundan Internet sobre los productos de Apple) y en lugar de reconocer que tienen un producto que podía haber sido mucho más completo desde su primera versión, nos convence de que han hecho un esfuerzo para ofrecernos una versión mejorada: montan una Keynote con Jobs y éxito asegurado. Espero que algún día deje de funcionarles… pero de momento, es así.

Conclusión
Creo firmemente que los nuevos productos de Apple, sobre todo en la primera generación de los mismos, están llenos de fallos y con ausencias injustificadas de prestaciones que ya incorporan muchos productos similares. Reconozco que la mayor parte de los mismos, maduran con el paso de las generaciones y consigen ser realmente atractivos, pero previamente Apple ha ido revisándolos con un dos objetivos: hacernos pasar por caja y, además, utilizarnos como beta testers.
Una de cal y otra de arena, por eso ser un “early adopter” de los productos de Apple no es nada recomendable, es mejor dejar que los productos reposen, se asienten y después comprarlos, sólo sise trata de algo que realmente nos resulta necesario.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información