| Artículos | 01 FEB 2010

Compartir y proteger

Compartir

Fernando García.
La oferta de soluciones para compartir archivos por la red cada vez está mas concurrida y con soluciones cada vez más sofisticadas e innovadoras. Este mes mostramos dos productos de este tipo: Dropbox y Droplr.
Inicialmente Droplr nos recuerda en gran medida al popular servicio Dropbox de intercambio de archivos.
También se trata de una aplicación que instala un icono en la barra de menús y que permite usar dicho icono para subir archivos al servidor de Droplr. Además ambos servicios ofrece un espacio gratuito en dichos servidores (un gigabyte en el caso de Droplr y dos con Dropbox), espacio que podemos ampliar contratando una cuenta de pago.
Pero Dropbox (gratuito; www.dropbox.com) se centra en el intercambio de archivos entre todos nuestros equipos. Su funcionamiento se basa en instalar el programa en todos nuestros ordenadores e incluso en el iPhone. Al configurarlo se crea en nuestra carpeta de Inicio una carpeta Dropbox y todos los archivos que insertemos dentro de ella se copian automáticamente al servidor y de ahí a las mismas carpetas en el resto de los ordenadores. De esta manera tenemos una carpeta “mágica” que contiene los mismos archivos en todos los equipos.
Aunque Dropbox permite compartir archivos con algunos compañeros, no está pensado para ser un servicio de difusión pública de nuestros archivos, que es la función principal de Droplr.
Este programa no crea una carpeta compartida en el ordenador. Cuando queremos compartir un archivo lo arrojamos sobre el icono en la barra de menús y después de subirlo nos aparece un panel flotante con un URL y un botón de Twitter que crea un nuevo mensaje con dicho enlace y nos permite añadir una descripción. La URL además se copia automáticamente al portapapeles para poder usarla en otros programas.
Droplr es inteligente, si el archivo es una imagen el URL enlaza a una página donde se muestra dicha imagen. Con un sonido la página nos muestra un icono de iTunes sobre el que podemos hacer clic para escucharlo. Con el resto de archivos se muestra un botón Download que nos permite copiarlos a nuestro escritorio.
Al contrario de lo que sucede en Dropbox, todos los archivos que subimos a Droplr son públicos y cualquier persona puede verlos si sabe la URL.
Los archivos no son el único elemento que podemos compartir, también es posible seleccionar un texto y arrastrarlo encima del icono de Droplr para que lo añada a nuestra carpeta y nos devuelva un URL que al pulsarlo muestra dicho texto en una página web.
El tercer tipo de información que podemos arrastrar al icono de Droplr es una URL de una página web. En este caso el programa tiene una función similar a tiny.url, ya que nos genera una URL pequeña que nos redirige a la página original, pero en este caso es mucho más sencillo, ya que para generar la nueva URL basta con seleccionar y arrastrar la original encima del icono en la barra de menús. En unos instantes tendremos copiada en el portapapeles la nueva URL reducida.
El copiar estos enlaces tampoco es estrictamente necesario, ya que como hemos dicho antes el programa permite crear directamente una entrada de twitter ya sea con la página web de este programa o bien con alguno de los lectores de Twitter para Macintosh que hay en el mercado.

Controla iTunes
Una de las situaciones en las que queremos parar la reproducción de iTunes es cuando desenchufamos los auriculares, por ejemplo para evitar que toda la oficina se entere que estamos escuchando los grandes éxitos de Los Pecos.
Breakaway (gratuito; http://mutablecode.com/apps/breakaway) es un pequeño programa creado con esta función en mente, aunque puede ampliarse por medio de scripts.
En su funcionamiento por defecto el programa se instala en la barra de menús y deja funcionar iTunes mientras tengamos unos auriculares enchufados al ordenador. En el momento en que se desenchufen, la música se detiene y cuando posteriormente volvamos a enchufarlos, volverá a sonar.
Además de iTunes el programa incluye una extensión para poder funcionar también con el reproductor de vídeo VLC y de esta forma parar y reproducir las películas que veamos con este programa.

Más programas para Twitter
Echofon (http://echofon.com) es gratuito durante su fase beta. Al contrario que otras aplicaciones como Twitterrific (14,95 dólares o anuncios; http://iconfactory.com/software/twitterrific). Echofon utiliza una ventana convencional, y para evitar que se nos pasen algunos mensajes podemos configurarlo (es la opción por defecto) para que nos avise con un panel de Growl cada vez que llega un nuevo mensaje.
Aparte de que a cada usuario le guste más o menos una forma de ventana u otra, la ventaja de Echofon es su versatilidad. Su ventana principal está dividida en cuatro paneles el primero de los cuales muestra la lista de mensajes de la gente a la que seguimos. El siguiente panel nos muestra todos los mensajes en los que se nos menciona y el tercero son los mensajes dirigidos a nosotros.
El último es un buscador global de tweets que nos muestra todos los mensajes en los que aparece la palabra que introduzcamos. Para usarlo conviene recordar que cuando se quiere marcar un mensaje con una etiqueta hay que poner un símbolo # delante de dicha etiqueta. Por ejemplo para que un mensaje nuestro que hace referencia al iPhone sea más fácil de buscar conviene añadirle #iphone.
Otras herramientas que hacen destacar Echofon por encima de otros programas son las opciones asociadas a cada mensaje.
Además de poder contestar al creador del mensaje este programa permite hacer un retweet, es decir reenviarlo manteniendo el texto y la referencia al autor original, pudiendo añadir nuestro propio comentario al mensaje.
Todos estos pequeños elementos convierten a Echofon en una aplicación muy cómoda de usar si quieres moverte en el ecosistema de Twitter.

Vídeoconferencia con usuarios de Messenger
Aunque para Mac OS X existe un excelente conjunto de aplicaciones de mensajería incluyendo el propio iChat de Apple o Adium (gratuito; http://adium.im). ambos carecen de una función solicitada por muchas personas, la vídeoconferencia con usuarios de MSN Messenger. Ya que Adium sólo permite conferencias de texto e iChat permite vídeoconferencias sólo con usuarios de del servicio MobileMe y GoogleTalk.
aMSN (gratuito; www.amsn-project.net) es un programa que soluciona este inconveniente y nos permite mantener conversaciones de voz y vídeo con otros usuarios de Messenger, ya que es el único servicio de mensajería que soporta.
Aunque su interfaz no sigue al cien por cien los estándares de Mac OS X y puede tener un manejo extraño en ocasiones, es útil tenerlo instalado, incluso si también usamos iChat o Adium, para poder estar a la par con los usuarios de Messenger.


Joyas del Shareware
Asegura tu Mac... mágicamente
--------------------------------------------
Las personas que trabajan en un entorno de oficina saben que cada vez que se alejan del ordenador conviene bloquearlo para evitar que alguien pueda ver nuestros documentos o hacer cualquier operación en él.

La forma más sencilla es configurar las preferencias para que cuando se active el salvapantallas se pida la contraseña.
Si tienes un iPhone o un iPod touc

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información