| Artículos | 01 SEP 2000

Conozca todo sobre las transiciones de vídeo

William McGrath.

Las transiciones o cortinillas son tan antiguas como el cine mudo, pero siguen siendo uno de los principales recursos en la edición de películas y manejarlas adecuadamente es todo un arte.

Cuando nació el cine, casi en seguida se descubrió que la limitación técnica de tener que cambiar la película de la cámara, y por tanto tener que cortar la acción, no sólo no era un defecto, sino que se podía utilizar a favor de la narración. Varios realizadores demostraron que el montaje (la longitud que se decide dar a cada plano y su relación con los planos anteriores y posteriores) constituye un recurso valiosísimo del lenguaje cinematográfico.

La inmensa mayoría de los planos de cualquier película se unían entre sí al corte: acaba uno y empieza otro, sin más. Sin embargo muy pronto se empezó a experimentar con otras formas de pasar de un plano al siguiente. Algunos de esos efectos del cine mudo nos resultan excesivos en la actualidad, aunque como experimentos tuvieron su utilidad.

Y ahora le toca a los usuarios Macintosh. Con el nuevo siglo nace una nueva forma, más popular, de hacer vídeo y cine de la mano del Mac. Las herramientas de las que usted dispone con un iMac seguramente habrían entusiasmado a los pioneros del mundo cinematográfico y un claro ejemplo está en las transiciones. Si bien antiguamente era complicado crear cierto tipo de efectos de transición en cine, y hasta hace poco incluso en vídeo había que contar con costosas mesas de efectos, actualmente cualquier programa de edición no lineal tiene un menú de transiciones que ofrece un enorme repertorio de opciones.

No obstante, lo importante es no abusar de ellos, utilizarlos sólo en la medida en que aporten algo a lo que se esté contando y que sean congruentes con el carácter del trabajo. Si bien un videoclip para la MTV daría más libertad para jugar al efectismo, un documental sobre el hambre en África parece pedir un tratamiento más austero. ¿Y los vídeos más personales y festivos, como una boda o unas vacaciones? Su tono ligero y distendido dan más libertad de acción en cuanto a efectos, pero hay que evitar la tentación de dar el protagonismo al software (eso no le haría mucha gracia a la novia).

El encadenado propiamente dicho, un fundido entre dos planos sin más, funciona exactamente igual en Premiere y Final Cut, y el resultado es idéntico.

En Premiere se llama así, Encadenado. En Final Cut Pro, la cosa no es tan obvia: en la lista de transiciones (menú Effects o directamente en las carpetas de efectos del Browser) hay que localizar, dentro de Dissolve, la que se llama Cross-dissolve, que es el encadenado genérico.

La mayoría de los otros efectos llamados encadenado, o dissolve, son variantes de esta versión básica, aunque algunos ni siquiera tienen relación con el encadenado propiamente dicho.

Tanto Premiere como Final Cut incluyen el encadenado aditivo y el no aditivo, y en ambos programas los resultados son iguales. El aditivo suma la luminosidad de ambos planos, de modo que al fundirse se crea un efecto de aumento de claridad. En el no aditivo, se comparan los píxeles de ambos y se muestra el más luminoso de los dos, sin añadir la luminosidad del otro; el efecto de claridad es más sutil.

El Encadenado tramado, de Premiere, ofrece otra variación: el fundido de un plano a otro se hace por medio de una trama de puntos.
Final Cut, por otra parte, incluye Dither Dissolve, que elimina aleatoriamente píxeles del primer plano para dejar ver el segundo. El efecto tiene algo de orgánico, de no mecánico, quizá incluso un poco caótico.


El fundido a negro y el fundido desde negro, que por supuesto se puede hacer de varias maneras en cualquier programa, en Final Cut Pro se puede solucionar con una sola transición, también clasificada como Dissolve, llamada Fade In, Fade Out. Otra variante útil es Dip to Color, que hace exactamente lo mismo pero con cualquier color que se seleccione. Después de aplicar la transición hay que hacer doble clic sobre ella para acceder al cuadro de diálogo en el que se tiene acceso (entre otros parámetros) a las paletas de color del sistema, y permite escoger el color a emplear en el fundido.

 

 

Por último, hay un par de efectos

Compartir

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información