| Artículos | 01 OCT 2004

Curso de AppleScript para Mac OS X

(I). Conocer el

Compartir

Alexander Fisher.
De sobra es conocida la facilidad de uso de los sistemas operativos de Apple, ya sea el anterior Mac OS 9 y sus antecesores, así como el Mac OS X, especialmente en su última encarnación Mac OS X 10.3 “Panther”. Es esta sencillez de manejo es la que ha llevado a muchos a adoptar la plataforma Mac como herramienta para el trabajo diario, dado que incrementa en muchos aspectos la productividad, permitiendo ahorrar tiempo en muchas tareas.

No obstante, siempre es posible encontrarse con algún trabajo tedioso que, en general, es relativamente fácil de realizar pero que se convierte en un ávido consumidor de tiempo porque ha de aplicarse de forma repetitiva. En ocasiones incluso esas tareas requieren el uso de varias aplicaciones a la vez lo que las hace aún más aburridas y ralentizadoras del trabajo que se está realizando.
Esa idea está detrás de la aparición de AppleScript allá en 1994 con la introducción del Mac OS 7.5. Con dicha tecnología, Apple abría su sistema operativo a un nuevo camino introduciendo una herramienta que permitía, por un lado, automatizar fácilmente tareas, ya fueran repetitivas o no, y por otro lado conseguir que varias aplicaciones se comunicaran entre sí. Todo esto además fue concebido para que pudiera ser utilizado por cualquier usuario sin requerir amplios conocimientos de programación ni mucho menos. Para ello se desarrolló un lenguaje que es muy similar al lenguaje escrito (en inglés) y que hace que el uso de AppleScript sea algo cuyo aprendizaje es muy rápido. Al final un script es una serie de comandos escritos que el Mac OS conoce y sabe interpretar y mediante los cuales es posible indicarle al sistema operativo o a alguna aplicación que realice una o varias tareas.
Con el paso del tiempo Apple ha ido ampliando progresivamente esta tecnología hasta llegar a su estado actual, en la versión que tiene en Mac OS X 10.3. En su evolución AppleScript no ha perdido ni un ápice de su facilidad de uso, que incluso se ha ido ampliando con el uso del entorno de desarrollo AppleScript Studio, sino que además ha ganado cada vez más potencia permitiendo en la actualidad desde la automatización de la tarea más simple, hasta el desarrollo de complejos sistemas de producción en los que intervienen múltiples aplicaciones.

¿Qué se puede hacer con AppleScript?
Tal y como hemos apuntado, AppleScript se ha convertido en una herramienta muy potente para la automatización de las más diversas tareas y con la que se pueden hacer multitud de cosas. Entre ellas se encuentran desde las tareas más simples como puede ser scripts (guiones) para renombrar todos los archivos de una carpeta, hasta aplicaciones independientes con interfaz gráfica y que permiten la interacción con el usuario. Los scripts o guiones podrán convertirse en aplicaciones que se ejecutan como cualquier otra mediante doble clic o sobre las que se pueden arrastrar elementos, como por ejemplo archivos para que sean procesados por el script. También se pueden crear las así llamadas “acciones de carpeta” que son scripts cuya ejecución se liga a que ocurra algo con una determinada carpeta. Así por ejemplo es muy sencillo crear un script que lleve a cabo algún tipo de manipulación de todos los archivos que se arrastren a una carpeta concreta. Desde la aparición de Mac OS 10.2 incluso es posible utilizar iCal para lanzar scripts en un momento concreto o en intervalos definidos. También es posible, entre otros, ejecutar scripts como resultado de la aplicación de una regla de correo de la aplicación Mail. Finalmente en Mac OS X también es posible ejecutar comandos de shell desde AppleScript. Esto significa que podremos crear scripts que ejecuten comandos que normalmente tendríamos que teclear en el Terminal (por ejemplo dotándoles de una interfaz gráfica mediante AppleScript Studio).
Todo esto es solamente un ejemplo de todo lo que se puede llegar a hacer con está tecnología cuya potencia realmente reside en permitir poder realizar todo tipo de tareas que las aplicaciones instaladas en nuestro Mac sean capaces de hacer mediante AppleScript.

¿Cómo se utiliza y qué necesito?
Antes que nada hay que resaltar que una de las grandes ventajas de AppleScript es que, aparte de su potencia y sencillez de uso, todo lo necesario para su utilización es gratuito y viene con el sistema operativo o puede ser descargado gratuitamente desde la web de Apple. Hay dos aplicaciones que nos pueden servir para crear scripts. La primera de ellas es el Editor de Scripts (Aplicaciones:AppleScript). Este existe desde los primeros tiempos de la tecnología y es básicamente un editor de texto que permite escribir los scripts, depurarlos eliminando errores de sintáxis y compilarlos para que puedan ser ejecutados. Es una aplicación muy sencilla pero que ofrece todo lo necesario para escribir nuestros primeros scripts, incluso para desarrollar scripts o aplicaciones más complejas. El Editor de Scripts es instalado por defecto con el sistema por lo cual ya está listo para ser utilizado.
En segundo lugar tenemos AppleScript Studio que permite crear aplicaciones con interfaz gráfica de usuario dentro de la herramienta de desarrollo de Apple XCode, utilizando como lenguaje el propio AppleScript. XCode viene como disco de instalación aparte con los discos del sistema operativo. La última versión es la 1.5 y puede ser descargada de la web de Apple (http://developer.apple.com/tools/download) previo registro gratuito.
De cara a facilitar al máximo el primer contacto con AppleScript para los usuarios noveles en esta materia, empezaremos a crear nuestros primeros scripts con el Editor de Scripts, para centrarnos en próximos capítulos en cuestiones más avanzadas utilizando AppleScript Studio.

Tu primer script
Como hemos explicado, AppleScript utiliza un lenguaje muy parecido al lenguaje natural escrito. Aunque en los primeros momentos Apple diseñó el lenguaje para que pudiera utilizar diferentes “dialectos”, finalmente el único que ha sobrevivido es el inglés, no existiendo ninguno en castellano. Aunque esto signifique una ventaja para aquellos lectores que tienen alguna noción del idioma de Shakespeare, esto no limita sin embargo a los demás dado que la terminología utilizada es bastante sencilla y a poco que se escriban unos scripts se asimilarán rápidamente las comandos básicos.
Para familiarizarnos con todos los elementos y pasos involucrados en la creación de un script, vamos desarrollar paso a paso un script básico de ejemplo. Este script nos va a permitir “recoger” el escritorio. Alguno que otro lector seguramente conoce la situación en que se navega por Internet buscando cierta información y dentro de ese proceso se van descargando archivos en el escritorio y creando archivos con enlaces a ciertas páginas, que hacen que al final de la “investigación” no haya quien se aclare de lo que hay en el escritorio. El script en cuestión creará una carpeta nueva y moverá a ella todos los documentos que haya en el escritorio.
Comenzaremos arrancando el Editor de Scripts que se abrirá creando un nuevo script vacío y escribiremos el siguiente código:
Hecho esto, lo primero que deberemos hacer antes que nada es guardar el script en algún sitio (preferiblemente no en el escritorio) para lo cual escogeremos el consabido comando “Guardar” del menú “Archivo”.
Como ya hemos apuntado, un script es una serie

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información