| Artículos | 01 MAY 2009

Descubre cómo obtener fotografías geniales con iluminación escasa

No seas esclavo del Flash y saca el máximo partido de la luz natural

Compartir

Derrick Story.
En fotografía, la luz es el ingrediente esencial. La iluminación abundante hace que tu trabajo resulte más sencillo: sólo has de encargarte de la composición y disparar. Pero, ¿qué ocurre cuando disminuye la luz? En esos casos, ¿nos convertimos en esclavos de las incesantes ráfagas producidas por los flashes electrónicos? En absoluto. Mediante el dominio de unas cuantas técnicas básicas, puedes desactivar el flash, o bien reducir su uso para capturar imágenes bellas y evocadoras.

Entiende tu Flash
Cuando tu cámara está en modo automático, el flash aparece siempre que se atenúan las luces. Pero no por ello tienes que verte abocado a capturar retratos que estén iluminados en exceso. Prácticamente todas las cámaras ofrecen compensación de la exposición del flash, y que se encarga de reducir la cantidad de luz para evitar que los retratos salgan sobreexpuestos.
Cuando accedes a dicha característica lo más probable es que te encuentres con una escala que tiene un cero en el centro, con -1 y -2 a la izquierda y +1 y +2 a la derecha. Cuando mueves el marcador a -1 significa que el flash utilizará un valor f menor de lo normal. El resultado es por lo general una fotografía más agradable y en la que, en algunos casos, incluso no serías capaz de distinguir si se ha utilizado el flash o no.
Otro modo de realizar capturas más agradables consiste en desactivar el flash y utilizar la luz disponible.

Conoce tu sensibilidad ISO
Si vas a prescindir del Flash debes encontrar un modo de compensar la ausencia de luz suplementaria. Cuando se va a disparar con la cámara en la mano, una opción consiste en aumentar la sensibilidad del sensor de imagen de la cámara; cuestión que se lleva a cabo mediante el ajuste ISO. En las cámaras compactas, selecciona ISO 400 u 800; mientras que en las cámaras DSLR puedes elegir de ISO 400 a 1.600. ¿Por qué ambos tipos de cámaras ofrecen rangos distintos? La electrónica interna de las DSLR está mejor preparada para trabajar con poca luz en comparación con la electrónica que utilizan las cámaras compactas. Una exposición de baja iluminación con un ajuste de ISO 800 en una cámara compacta mostrará más ruido en la imagen en comparación con una DSLR. (En vez de tonos suaves, verás algo de textura digital.) Algunas cámaras compactas ofrecen un ajuste de ISO automático, y que se encarga de tomar dichas decisiones por ti. Pero antes de que lo actives, consulta tu manual de usuario para ver cuál es el rango. Si por ejemplo el rango del ISO automático de tu cámara compacta está entre 100 y 800, entonces deberías considerar el uso de este ajuste. No importa cuál sea el valor elegido por la cámara dentro de dicho rango, probablemente estarás contento con la imagen obtenida. Por el contrario, si el rango de la característica de ISO automático de tu cámara compacta está entre 100 y 3.200, no lo uses. Las imágenes capturadas a 1.600 y 3.200 no serán muy atractivas.

Evita las trepidaciones de la cámara
En cualquier tipo de cámara, la cantidad de tiempo que el obturador permanece abierto durante la exposición aumenta a medida que se atenúa la iluminación, incluso en el caso de que aumentes el ISO. Cuanto más prolongada sea la exposición también será mayor la cantidad de luz que llegue al sensor, aumentando por tanto la posibilidad de que obtengas una imagen con una exposición correcta. El aspecto negativo es que cuando sujetas la cámara con las manos, las exposiciones prolongadas aumentan el riesgo de que se produzcan trepidaciones (movimientos no deseados) en la cámara, resultando por tanto en fotografías borrosas.
La mayoría de los fotógrafos combaten las trepidaciones de la cámara utilizando cualquiera de estas tres vías. Los dos primeros métodos están relacionados con el aumento del valor ISO mencionado anteriormente. El tercero, que contempla el uso de un trípode, no requiere de un ajuste ISO. Esto es lo que puedes hacer:
Cambia de lentes. Si estás utilizando una cámara SLR, prueba a emplear lentes más rápidas y que permiten pasar una mayor cantidad de luz a través de ellas hasta el sensor de imagen. Cada lente tiene un valor máximo de apertura y que se mide en valores f. Una lente de zoom que se suministra como parte del conjunto de una cámara puede que tenga su valor máximo de apertura en f/3,5; mientras que una lente con una distancia focal de 50 mm puede que ofrezca una apertura máxima de f/1,8.
Cuanto menor sea el valor f de un objetivo, mayor será la cantidad de luz que pase a través de dicha lente y por tanto también será inferior la cantidad de tiempo que deba permanecer abierto el obturador. Muchos de los fotógrafos que disparan utilizando la luz disponible emplean lentes rápidas en combinación con un estabilización de la imagen y con un valor ISO elevado para obtener exposiciones nítidas sin trípode.
Activa la estabilización de la imagen. La estabilización de la imagen (IS), encargada de que la cámara compense mediante la electrónica las variaciones de su posición durante la exposición, supone una tecnología magnífica que por lo general puede compensar las variaciones correspondientes a tres valores del obturador. ¿Qué significa esto? Los ajustes de la velocidad del obturador se corresponden con fracciones de un segundo y aparecen listadas en esta secuencia: 1/4, 1/8, 1/15, 1/30, 1/60, etc. Si tienes un pulso firme, entonces puedes evitar las trepidaciones de la cámara con los valores que parten desde 1/30, siempre y cuando no estés utilizando una lente de telefoto (lo que cambiaría por completo la ecuación). Pero si estás en un entorno con iluminación escasa y tu cámara determina que necesitas una exposición de 1/8 de segundo, entonces necesitarás la característica de IS para evitar el desenfoque. Con dicha característica activa, la cámara puede compensar la trepidación, de modo que incluso aunque esté disparando a un valor de 1/8, la electrónica te proporcionará el efecto equivalente de estar disparando a 1/60 de segundo. Esto supone una ayuda inmensa.
Ten en cuenta no obstante que cuando estás fotografiando a personas en condiciones de baja iluminación también debes de tener en cuenta el movimiento de la gente además de la propia trepidación de la cámara. (Los estabilizadores de imagen sólo permiten corregir la trepidación de la cámara, no pueden evitar el movimiento de las personas.) En dichas situaciones es mejor aumentar el valor ISO y utilizar una lente tan rápida como puedas para mantener de ese modo los valores de obturación tan elevados como sea posible. Esta técnica permite congelar el movimiento de los sujetos.
Utiliza un trípode. Si tu cámara carece de IS, móntala en un trípode. Con un trípode puedes disparar con cualquier velocidad de obturación que desees. Incluso puedes utilizar un valor ISO tan bajo como ISO 100, lo que reducirá el ruido de la imagen al permitir que la cámara emplee una exposición realmente prolongada. El trípode resulta especialmente útil cuando se están fotografiando edificios y paisajes en condiciones de baja iluminación, dado que en estos casos no deberás de preocuparte sobre la presencia de sujetos en movimiento.

Plantar cara al Balance de color
Cuando te muevas en

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información