| Artículos | 01 ABR 2010

Descubre Compressor

Compartir

Javier Rodríguez.
Compressor 3.5 es el componente de compresión y transcodificación de vídeo y audio que Apple incluye como parte del paquete Final Cut Studio con soporte nativo para generar archivos dirigidos a la publicación web, en soportes ópticos (incluyendo los DVD Blu-Ray) y también la emisión de vídeo con calidad SD y HD. Sin embargo, los formatos de salida soportados, se pueden ampliar mediante la instalación de módulos de terceras partes, por ejemplo, para añadir la capacidad de exportación en formatos Flash vídeo o Windows Media (como Episode Encoder, 495 dólares; www.telestream.com).

Si bien Compressor siempre ha sido una pieza fundamental en el conjunto de Final Cut, ha sido en esta última versión del programa de edición y post-producción de vídeo donde se ha producido una mayor integración entre ambas aplicaciones, y no es extraño si tenemos en cuenta que el software de compresión de Apple no sólo proporciona una calidad de vídeo excelente y un tamaño bastante contenido de los archivos generados, sino que también dispone de unas características de flujo de trabajo realmente flexibles como por ejemplo la capacidad de generar múltiples archivos de salida, utilizando en cada uno de ellos distintos ajustes de compresión (por ejemplo afinados para diferentes dispositivos de reproducción) a partir de un único trabajo de entrada, ya sea enviado directamente desde Final Cut Pro o bien que se hayan añadido directamente desde el Finder.
Además, en el caso de que tengas más de un Mac a tu disposición entonces también podrás sacar provecho de otra de las características especialmente relevantes de la aplicación y que permite distribuir los trabajos de compresión entre todos los Mac de nuestra red local reduciendo notablemente la cantidad de tiempo.
Sin embargo, el flujo de trabajo que permite realizar Compressor va más allá de la codificación o transcodificación de vídeo, sino que también es posible añadir una serie de acciones de post-procesado a cada una de las tareas asociadas a los lotes de procesado (consulta el cuadro “Lotes, tareas y objetivos” para el glosario básico que conviene manejar a la hora de utilizar Compressor).
Javier Rodríguez (javier@idg.es) es coordinador técnico de Macworld España y autor de los especiales sobre Final Cut Studio publicados por IDG Communications.


1- Avísame por email
Una de las virtudes de Compressor es la de funcionar en modo desatendido, y eso significa que no has de estar físicamente delante del ordenador esperando a que finalice el procesado de los trabajos añadidos en la ventana de lotes (más aun si se trata de un procesado distribuido entre todos los equipos de tu red local).

Deja que sea Compressor quien te avise directamente (o a tus clientes). Para ello, dirígete a las preferencias de las aplicación e introduce la dirección de correo electrónico en la que deseas recibir el mensaje, así como la dirección del servidor de salida proporcionado por tu proveedor de correo electrónico (por lo general con la forma smtp.nombre-servidor.com).
En segundo lugar, tendrás que añadir una nueva acción de postprocesado en el destino (u objetivo) que hayas aplicado sobre el archivo. Para ello, selecciona el destino y abre la ventana de Inspector en el caso de que no se encuentre ya abierta. A continuación selecciona el último botón en el panel del Inspector y marca la casilla “Enviar notificación por correo electrónico a:”, introduciendo en el campo asociado la dirección de correo electrónico a la que desees que llegue el mensaje (por omisión será la que introducida en las preferencias).


2- Crear destinos locales temporales y remotos
Compressor incorpora por omisión una serie de destinos que te permiten generar los archivos resultantes de tu disco duro en el mismo volumen de origen, en el Escritorio, en una carpeta de grupo (para configuraciones basadas en la tecnología Xgrid de Apple), o en la carpeta de películas del usuario. Sin embargo, una de las opciones más potentes es la que permite enviar los archivos resultantes a cualquier servidor remoto utilizando para ello el protocolo de transferencia de archivos FTP.

Por otra parte, también es posible que en algunos procesos prefieras seleccionar una carpeta de tus volúmenes locales que sean distintas a las disponibles por omisión en el programa.
Añadir destinos locales. Asegúrate de que esté activa la ventana Destinos y selecciona la pestaña Destinos. A continuación pulsa sobre el botón etiquetado “+” para acceder al menú y elegir la opción Local. Dicha acción mostrará la ventana de navegación estándar donde podrás seleccionar la carpeta local de destino que desees añadir como nueva opción de preajuste.
Sin embargo, lo más frecuente es que necesitemos añadir una nueva ubicación sólo temporalmente para cualquiera de los Ajustes añadidos a un Objetivo (tarea). En este caso, activa la ventana de Lote, activa el ajuste en cuestión y accede al menú contextual seleccionando la opción “Otro”. Dicha acción también te mostrará la ventana de navegación estándar que te permitirá seleccionar la carpeta donde se guardará el archivo resultante del proceso, salvo que en este caso no pasará a forma parte como un preajuste más en el menú de Destinos.
Añadir destinos remotos. A diferencia de los destinos locales, los configurados como remotos sólo pueden añadirse como preajustes permanentes. Para ello, has de activar nuevamente la ventana Destinos, seleccionar la pestaña del mismo nombre y elegir en esta ocasión la opción “Remoto” en el botón etiquetado como “+”.
Al hacerlo, podrás elegir el formato que se utilizará para nombrar el archivo, asignar un nombre descriptivo al nuevo destino e introducir los datos requeridos en cada uno de los campos en función de que estés creando un destino para un servidor FTP o bien que vayas a utilizar una carpeta concreta del iDisk asociado a tu cuenta MobileMe (79 EUR; www.apple.es).


3- Añade acciones de Tarea
Si en el primer punto hemos visto como podemos añadir una acción al ajuste encargada de enviarnos un mensaje por correo electrónico, en este caso se trata de añadir una acción que se ejecutará cuando se finalice toda la tarea (es decir, todos los objetivos asignados a un archivo de entrada).

En este caso, asegúrate de seleccionar el panel correspondiente a la tarea. Podrás asegurarte visualmente porque la tira de la tarea queda marcada con una tonalidad de azul ligeramente más oscura.
De este modo, el panel del Inspector dejará de mostrar las opciones correspondientes al ajuste seleccionado para pasar a mostrar tres pestañas diferentes: Atributos A/V, Información Adicional y Acción de tarea; selecciona esta última.
Ten en cuenta que sólo podrás asignar una acción por tarea, y las disponibles en el menú desplegable te permitirán realizar el mismo tipo de funciones disponibles en la plantillas de Lote por omisión, de modo que sólo son útiles si deseas utilizar ajustes personalizados para la codificación, modificación de geometr&

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información