| Artículos | 01 MAY 2000

DVD-RAM: almacen para todo

Las nuevas unidades DVD

Compartir

Kelly Lunsford.
El disco duro de su Macintosh puede ser un dinosaurio si se le compara con lo que existía hace tan sólo unos pocos años, pero también los archivos son más grandes. Se archivan los proyectos de Adobe Photoshop, las películas de su cámara DV y su colección de canciones preferidas en MP3 pueden ocupar varios gigabytes de espacio y saturar incluso los discos más monstruosos.

Hasta hace poco, si se quería hacer una copia de seguridad de grandes volúmenes de información o si se requería una sistema sencillo de transferir grandes archivos de datos, las únicas opciones disponibles eran las cintas, discos Jaz de Iomega, CD-Grabable (CD-R) o CD-Regrabable (CD-RW). Pero los tiempos cambian y existe una nueva forma de grabar sus datos que algún día puede hacer parecer a los otros sistemas tan anticuados como los trajes de poliester.
Le presentamos el DVD-RAM, la versión re-escribible del DVD. Un disco DVD-RAM puede contener más datos que un cartucho Jaz de 2 GB y el hardware es más sencillo de utilizar que el de las unidades CD-R y CD-RW.
Los productos DVD-RAM han inundado el mercado en los meses recientes y los laboratorios Macworld han probado seis de las nuevas unidades DVD-RAM para comprobar si esta tecnología es realmente un sistema rápido y económico de responder a sus necesidades de almacenamiento.

Fundamentos
Es tan importante saber qué es el DVD-RAM como saber qué no es. DVD-RAM es la abreviatura de Digital Versatile Disc Random Access Memory (Disco Versátil Digital de Acceso Aleatorio a Memoria). El nombre se refiere a la forma, parecida a la de la memoria RAM, en la que graban los datos en los discos DVD-RAM, pero la auténtica RAM vive en su ordenador y se encarga de proporcionar memoria a Microsoft Word, Photoshop y los demás programas que utilice.
Además, el disco DVD-RAM no es el tipo de DVD que se puede alquilar en el videoclub de su barrio para verla en su nuevo reproductor DVD o en su iMac DV. El formato DVD-Vídeo, utilizado en las películas, ha adquirido recientemente protagonismo debido a su duración y capacidad, pero dado que el DVD-Vídeo es un formato de sólo lectura, no hay forma de utilizar estas capacidades para sus necesidades de almacenamiento. Aquí es donde entra en escena el DVD-RAM. Este formato es el primero grabable y rescribible en llegar al mercado de consumo.
La silla del director. Debe recordar que el DVD-RAM no es DVD-Vídeo y no puede emplearse para crear discos en formato DVD-Vídeo. Esto significa que no puede emplear su unidad DVD-RAM para iniciar la producción masiva de películas caseras. Los DVD que se emplean para ver películas deben contener datos comprimidos en un formato denominado MPEG-2 que organiza y optimiza los vídeos para su reproducción. (Este proceso de compresión requiere hardware y software especial que cuesta varios millones de pesetas y que no es compatible con el DVD-RAM.) De momento el DVD-RAM sólo tiene una virtud: almacenar información; cantidades ingentes de ella.
¿DVD-Qué? A pesar de su nombre confuso, es sencillo comprender la tecnología que hay detrás del DVD-RAM. En realidad si ha estado usando una unidad CD-R o CD-RW para crear copias de seguridad o para crear sus propios discos de música, descubrirá que la mecánica del DVD-RAM no le es extraña. Ambos tipos de unidades emplean un láser de alta potencia para grabar los datos en forma de ceros y unos en una espiral en los discos. El formato del DVD-RAM es distinto del de los CD; los discos están encapsulados en un cartucho de plástico protector similar al empleado en las antiguas unidades de CD-ROM antes de que aparecieran los modelos con bandeja. Salvo esta diferencia, los discos en sí tienen el mismo tamaño que los CD.
La gran ventaja. Además de la mayor capacidad de almacenamiento del DVD, es posible copiar archivos a estos discos por medio del Finder y cambiar y renombrar documentos individuales sin necesidad de rescribir todo el disco.
Y si esto no es suficiente para captar su atención, tenga en cuenta esto: Apple ve tanto potencial en esta tecnología que ha sustituido los DVD-ROM de los G4 de alto nivel por unidades DVD-RAM.
Empaquetar. Al hablar de dispositivos de almacenamiento, el tamaño importa. Por medio de un láser más estrecho para grabar los datos, el DVD-RAM permite almacenar una cantidad apreciablemente superior de datos a la que cabe en un CD-RW, metiendo hasta 2,6 GB en un disco de una cara. Un CD contiene normalmente 650 MB y los discos de más capacidad sólo permiten grabar 700 MB. Es más, es posible dar la vuelta a los discos DVD-RAM y grabar por los dos lados, para conseguir un total de 5,2 GB en discos de doble cara. Para evitar que haga los cálculos por su cuenta, le bastará saber que esto equivale a 8 CD o 21 discos Zip de 250 MB (Los discos DVD-RAM de 2,6 GB cuestan unas cinco mil pesetas y los de 5,2 GB cuestas cerca de las diez mil, importes que puede comparar con las dos mil pesetas de un Zip de 250 MB y las 15.000 de un Jaz de 2 GB.)
Vueltas y vueltas. El formato DVD-RAM también almacena los datos de una forma mucho más eficiente que su equivalente en CD. Las unidades CD-RW escriben los datos en espirales continuas, lo que significa que la unidad debe empezar la grabación desde el principio y re-escribir todo el disco cada vez que quiere grabarse algo nuevo. Esto representa una gran cantidad de trabajo si lo único que se desea es añadir o eliminar algunas imágenes JPEG de sus vacaciones o realizar una copia de seguridad de sus documentos Word. Las unidades DVD-RAM, por otra parte, le permiten añadir nueva información a un disco de la misma forma que se hace con un disco duro. Esto es posible ya que estas unidades están segmentadas en bloques de 2K, denominados sectores, que actuan de marcas entre bloques de datos. Por medio de estas marcas, una unidad puede situarse en la posición del disco que necesita modificarse y escribir la información de dichos bloques sin tocar el resto del disco.
Dado que los volúmenes DVD-RAM aparecen en el Escritorio, al igual que los Jaz o Zip, la transferencia de archivos es tan sencilla como arrastrar y soltar estos elementos en el icono del disco. En cambio los CD-R y CD-RW requieren programas especiales como DirectCD de Adaptec (www.adaptec.com), incluido con la mayoría de las unidades grabadoras y que permite realizar copias desde el Finder pero que sólo permite generar discos UDF (Universal Disc Format, un nuevo estándar multiplataforma). En caso contrario tiene que recurrir a programas como Toast de Adaptec para grabar los datos en el disco (también incluido en la mayoría de los casos con las unidades grabadoras o disponible de forma independiente como Toast 4 Deluxe).

Buenas noticias
Si planea adquirir un nuevo G4, es posible que le interese que sea Apple la que se encargue de seleccionar el DVD-RAM por usted. Estas unidades son estándar en los Power Macintosh G4/500 y también están disponibles como opción en los demás G4. En las pruebas se obtuvo menos rendimiento con el controlador de Apple, pero la unidad es muy compatible y el reproductor DVD de Apple le permite ver películas DVD en él. Sin embargo, si ya tiene un Macintosh, puede elegir entre una versión interna o externa.
Establecer la conexión. De las seis unidades probadas, cinco fueron dispositivos externos que empleaban una conexión SCSI-2 para conectarse al Macintosh. La excepción fue la unidad DVD-RAM interna de ProMax Systems. Los nuevos Macintosh no tienen un puerto SCSI, de forma que a men

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información