| Artículos | 01 JUL 2008

El iPhone me aburre

O como algo que adoras acaba con tu paciencia

Compartir

Jose C. Daganzo.
Cuando estés leyendo esta contribución a desmitificar el iPhone, es muy probable que ya se encuentre a la venta e incluso que ya hayas adquirido uno a Telefónica España, si es que no fuiste uno de los que consiguieron uno en el “mercado gris”, por lo que ya estarás disfrutando de él. Tendrás en tu poder el dispositivo por el que llevas suspirando cerca de año y medio, pero… quiero que reflexiones con la cabeza y no con el corazón y que analices si la espera a valido la pena.
Yo he tenido una relación bastante tortuosa en la que el amor y el odio afloraban constantemente al oír la palabra iPhone. No sé las veces que he tenido que jurar por lo más sagrado a mis amigos y familiares que no sabía la fecha en que el iPhone llegaría a nuestro país ¿100? ¿200? ¿300 veces? y ellos tomaban dos posturas que me exasperaban enormemente: que no se lo quería decir, pero que trabajando el Macworld tenía que saberlo, o bien que menuda basura de trabajo de investigación hacíamos en la revista pues mi obligación era la de saberlo. ¿Saber cuando sacan el iPhone es mi función en la vida? Pues no, lo que tengo que hacer es ser imparcial en mis comentarios, pero no soy un analista de mercado ni he de saber lo que deparará el futuro, para eso ya están las pitonisas o adivinos de turno.

Cuestión de estado de ánimo
Mi condición habitual es la de ser tranquilo, no suelo alterarme fácilmente, pero últimamente me estoy temiendo acabar siendo como el famoso Dexter. Voy a intentar resumir brevemente lo que me ha ido transmitiendo el teléfono de Apple desde su anuncio, hasta su llegada a España, es decir 11 de julio de 2008.
Corría el año 2007, 7 de enero, y Steve Jobs anuncia el esperado teléfono de Apple, un lujo que de momento sólo era para el mercado norteamericano. Pero bueno, ya llegaría a España y me lo compraría, fue amor a primera vista. Durante las siguientes semanas me hice a la idea de que ese sería mi nuevo teléfono y odiaba a todo aquel que le sacaba defectos, decía que tenían “envidia”.
Mas o menos 6 meses después, ya se sabían todo los detalles del iPhone en profundidad y estaba un poco desilusionado con Apple pues no acababa de traerlo a España. Pero seguía amándolo por encima de casi todas las cosas (sólo era superado por mi familia y mi nueva raqueta de Padel), que no tenía 3G o que había quejas de su funcionamiento, pues no pasaba nada: ningún producto es perfecto en su primera versión pero seguro que Apple lo soluciona rápido y... quiero uno ya.
Durante los 6 meses anteriores me debatí entre conseguir uno para liberarlo, pero desistí por el esfuerzo que suponía tener que desbloquearlo y hacerle un “mantenimiento más o menos periódico”.Tras un año de espera estaba un poco cansado de hablar y discutir sobre un producto que ni siquiera estaba a la venta en mi país. Creo que fue en ese momento cuando me conciencié de que “pasaba” temporalmente del iPhone.
Ahora, sumo 6 meses más y el 9 de junio de este año, Apple anuncia que el iPhone llegará a España de la mano de Telefónica, pero no especifica las condiciones en las que se podrá adquirir (planes de datos, subvención de la operadora, duración del contrato de permanencia, etc.). En ese momento muchos de los que querían tener el iPhone ya lo tienen (y desde hace mucho tiempo) o bien están tan cansados de esperar el teléfono de Apple, que han comprado un “smartphone” de otro fabricante. La espera ha sido muy larga y si realmente lo querías ya lo has conseguido, mientras que si se hubieran dado un poco más de prisa hubieran tenido un mercado deseoso de comprárselo. Da igual que ahora sea 3G o que tenga GPS, pues muchos teléfonos actuales tienen estas prestaciones a pesar de no ser un iPhone.
A favor del iPhone he de decir que los teléfonos con Windows Mobile que he tenido fallan mucho. Como buen sistema con Windows se me reiniciaban de forma inesperada y perdían la cobertura sin motivo aparente, pero por lo menos podía utilizarlos en España de forma legal.

¿Y ahora que hago con un iPhone pirata?
Ahora, tienes dos opciones: deshacerte de tu iPhone desbloqueado lo antes posible o quedártelo. Puedes venderlo a un precio razonable a cualquier incauto que quiera un teléfono “obsoleto” o ponerlo a la venta en foros, sitios de subastas o de segunda mano, donde el precio que conseguirás no será muy elevado. Si te lo quedas, has de saber que no es la última generación de iPhone y si fuiste capaz de comprarlo y liberarlo, seguro que te pica el “gusanito” de tener el nuevo modelo. Si eres un “early adopter” sólo tienes un camino, venderlo y comprar el nuevo. Se va a generar tal volumen de iPhone usados a la venta que seguramente habrá más de un chollo en eBay y sitios de segunda mano, lugares ideales donde conseguirlo a precios económicos. Yo miraré por estos lugares para conseguir uno que se ajuste a mi presupuesto, pero de momento no me voy a pasar a Movistar de Telefónica por el simple hecho de que tengan el acuerdo en exclusiva para el iPhone.
Al final tendré uno. Sé que al final tendré uno, pero eso no hace que se me quite de la cabeza que los chicos de Apple han tardado un año y medio en que pudiera tener un iPhone en mi país de forma lícita. También, he visto que “hay vida más allá del iPhone” (RIM, Palm, Nokia, etc.), aunque es algo de lo que Apple no parece darse cuenta de momento.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información