| Artículos | 01 MAY 2010

El Macintosh para estudiantes

Compartir

Fran Iglesias.
En este artículo vamos a ofrecerte algunas ideas de cómo equipar un Mac con las herramientas adecuadas para el aprendiz en la época de la sociedad de la información.

Apple es una empresa que ha mostrado siempre un gran interés por el mercado educativo, en el que tiene una importante presencia tanto en Estados Unidos como en Europa. La compañía ha mantenido y mantiene diversos programas de investigación y colaboración con escuelas, universidades y docentes, que además de los efectos comerciales y de relaciones públicas, resultan bastante fructíferos para todos aquellos profesionales interesados en el tema de la integración de las herramientas tecnológicas en los curricula educativos, sobre todo desde puntos de vista creativos y de participación activa de los alumnos y alumnas en los procesos de aprendizaje, incluso con independencia de usar o no productos de la marca.
Aparte de esto, los Mac como herramientas de trabajo para estudiantes de los distintos niveles educativos, resultan realmente interesantes por sus características de fiabilidad, facilidad de uso, mantenimiento relativamente simple y flexibilidad.

Elegir un Mac para estudiar
La elección de un Mac para uso de un estudiante no tendría que ser muy complicada. La mejor opción es el MacBook blanco básico (879 EUR; www.apple.es) por la relación entre calidad, precio y prestaciones. Los estudiantes y profesores pueden adquirirlo con un descuento si lo compran en un Apple Premium Reseller, que sea Solution Expert en el sector Educativo, certificando que están matriculados en un centro educativo.
Que el equipo sea portátil responde a la creciente presencia de la idea del “aprender en cualquier momento y en cualquier lugar”; poder llevar el ordenador a clase, a una biblioteca, a una conferencia, a una reunión para un trabajo en grupo, y otras muchas situaciones.
No debería hacer falta nombrar las ventajas de utilizar un Mac respecto a otros portátiles: una buena construcción, durabilidad, buena autonomía, la posibilidad de instalar diversos sistemas operativos virtualizados, la seguridad frente a los virus, o la potencia del sistema operativo y las aplicaciones. Aunque la inversión inicial pueda ser mayor con respecto a otros equipos, el coste a largo plazo suele compensarlo. Es un equipo que puede trabajar con garantías durante varios años, permitiendo estar al día en el software.
Ahora bien, ¿cuándo comprar un ordenador para uso exclusivo de un estudiante? La pregunta es interesante y se responde de diferente manera según la etapa educativa, las necesidades del estudiante, así como su responsabilidad y capacidad para hacerse cargo del aparato.
En los niveles de Educación Infantil y Primaria no parece tener mucho sentido que cada alumno o alumna disponga de un ordenador propio, ni siquiera en los cursos más altos. Lo más adecuado en estas edades sería el uso del ordenador familiar en casa y el del aula en el colegio. Entre otras cosas, los niños y niñas tienen que moverse e interactuar con objetos reales, no sólo digitales, y con el resto de personas.
La etapa de Educación Secundaria, tanto obligatoria como bachillerato y Formación Profesional, parece un momento adecuado para proporcionarles su propio ordenador. Por un lado, la mayor exigencia en contenidos y herramientas de trabajo, por otro, la necesidad de aprender a desenvolverse en la llamada sociedad de información y el conocimiento. A esto hay que unir la necesidad de dedicarle cada vez más tiempo al trabajo y, a las relaciones sociales a través de la red.
En el nivel universitario, disponer de un ordenador personal es ya más que razonable: forma parte del equipo básico y, de hecho, muchas universidades facilitan su adquisición por parte del alumnado.

Y ahora, a llenarlo de programas
Para hacer útil un ordenador hay que dotarlo de un buen abanico de aplicaciones. Cuando hablamos de estudiantes, necesitamos tanto software de tipo general, incluyendo el habitual paquete de herramientas ofimáticas; como todo tipo de utilidades, aplicaciones, e incluso juegos, que puedan ayudar a organizar o realizar las tareas escolares.
Conseguir software de buena calidad no tiene por qué ser caro. La oferta de software gratuito es bastante extensa, y el mercado de aplicaciones para Mac está lleno de programas fantásticos a precios por debajo de los 50 EUR. Incluso muchas aplicaciones profesionales se mueven en niveles relativamente asequibles.
Para los bolsillos con más dificultades una buena oportunidad la representan los bundles o colecciones de software que ofrecen sitios web como Macheist (www.macheist.com), Macupdate (www.macupdate.com), The Mac Bundles (http://themacbundles.com) y otros, que permiten adquirir paquetes de 10 o 12 aplicaciones por un precio en conjunto entre los 40 y 50 EUR. Puede ser una buena manera de hacerte con varias aplicaciones que, de otro modo, tal vez no comprarías.
Antes de seguir, una pequeña advertencia: el objetivo del artículo no es revisar todos y cada uno de los programas que podrían tener utilidad para estudiantes en todas las posibles etapas o materias. En lugar de eso, intentaremos hacer un repaso de algunas áreas de trabajo relevantes y presentar en cada una de ellas varios ejemplos destacados por sus características y funcionalidad. En algunos casos, te pueden servir de punto de partida para evaluar otros programas no recomendados aquí, pero que se puedan adaptar mejor a tus necesidades o estilo de trabajo.

Programas generales
La dotación de software de un Mac nada más sacarlo de la caja es bastante notable, en particular por incluir la suite iLife; pero el trabajo académico en seguida nos va a requerir unos cuantos programas para ponernos en marcha.

Ofimática
Los Mac nuevos llegan bastante bien dotados de software, aunque lo primero que se echa de menos para tener dispuesto en la mochila digital estudiantil es al menos un procesador de texto y un programa para presentaciones.
- iWork. El mejor balance de prestaciones, flexibilidad, resultados y facilidad de uso lo ofrece la suite ofimática de Apple (desde 68,44 EUR en el Apple Store para Educación). Aunque los proyectos de trabajo se guardan en formatos propios, es posible exportarlos con facilidad en formatos adecuados para compartir.
Sus mayores ventajas son: la integración de las aplicaciones con el resto de las del sistema, y la combinación de facilidad de uso y potencia, que hace que sea fácil de usar para niños y niñas pequeños y, a la vez, perfectamente válidos para las necesidades de los estudiantes de niveles superiores.
- OpenOffice (gratuito; openoffice.org) es una buena alternativa en lo que respecta a capacidades, con un precio insuperable (es gratuito) y en algunos centros es la herramienta estándar. Para Mac está disponible NeoOffice (www.neooffice.org), que es una versión más integrada en nuestro sistema operativo.
Existe una versión adaptada para niños OpenOffice for Kids (wiki.ooo4kids.org), aunque esencialmente lo que ofrece es una interfaz reducida.
- Microsoft Office (130 EUR, en versión para estudiantes) es una opción a considerar si la institución educativa lo utiliza como herramienta principal, aunque su precio puede resultar bastante elevado para este sector. En algunas universidades los estudiantes pueden acceder a licencias especiales de software sin coste mientras están matriculados.
- Safari. Se trata del navegador por defecto, es una buena opción para

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información