| Artículos | 01 MAY 2009

El regreso de los clones

Compartir

Hace algunos años, la utilidad principal de tener un ordenador en casa era poder utilizar las aplicaciones de oficina para trabajar, o que los hijos jugasen o hiciesen los trabajos de la escuela. Hoy, el panorama es completamente distinto y habitualmente estamos rodeados, no sólo de varios ordenadores sino de dispositivos que tecnológicamente están muy cerca de un ordenador y hacen funciones similares o complementarias: reproductores digitales, teléfonos inteligentes, grabadores de televisión en DVD, discos duros multimedia… Así, el Mac, tanto de sobremesa como portátil, el iPhone o el iPod touch y otros dispositivos como el Apple TV han invadido nuestros hogares no sólo para que podamos trabajar o jugar matando marcianos sino para asumir funciones de entretenimiento digital, comunicaciones, relaciones sociales, y hasta de seguridad. Por ello, hemos querido retomar el tema del Mac en casa, no sólo porque hoy es muy razonable hacerse con un Mac para usar como “Media Center” sino porque el Mac, el iPhone y otros periféricos pueden multiplicarmucho las posibilidades de disfrutar de ellos en “tu casa Mac”.

Socorro, que vienen los clones
Desde hace tiempo hemos visto como, con la llegada del hardware Intel al Mac, los hackers han conseguido con unos sencillos trucos instalar Mac OS X en PC convencionales. Después, una empresa estadounidense, Psystar, no se sabe si en busca de negocio rápido o publicidad gratuita, se embarcaba en la comercialización de ordenadores PC especialmente creados para usar Mac OS X. Posteriormente, una empresa alemana, PearC hacía lo propio amparándose en el hecho de que para leer la licencia de Mac OS X (donde dice que no se permite instalar el sistema en un ordenador que no sea de Apple) había que comprar el producto y abrirlo, con lo que quedaba invalidada a los ojos de las leyes alemanas. Pues bien, esta empresa, de la mano de un (hasta ahora) distribuidor Apple, venderá sus ordenadores “clónicos Mac” en nuestro mercado buscando seducir a los que quieren un Mac potente sin plegarse a la oferta de Apple y a precios “de PC”.
Hasta hoy, estos clónicos no han sido un problema para Apple. Lo normal es que quien quiera un Mac quiera todo lo que ofrece un ordenador de Apple en términos de estabilidad, fiabilidad, garantía e integración. Cualquiera que se sienta atraído por la oferta de los clónicos, se sentirá igual de atraído por la posibilidad de ir directamente a un distribuidor de componentes, hacerse su ordenador a medida, y descargar el mismo los parches necesarios para instalar el sistema de Apple en su PC.
Así, es posible que hoy los clónicos no sean un asunto demasiado importante para Apple, pero si los usuarios empiezan a ver que se siguen vendiendo, y que funcionan bien y no dan problemas, en mercados tan sensibles al precio como el español, la cosa se puede poner seria.

¿Nuevo hardware en el horizonte?
Como dicen las leyes del marketing, cuando un producto funciona muy bien, debes segmentarlo en distintos derivados para atraer a nuevos nichos de mercado.
Así, por ejemplo, en el mundo PC, ante la popularidad de los portátiles, han surgido los gigantes “desktop replacement” (esos portátiles absurdos con pantalla de 19” que pesan 7 kilos), los pequeños netbook, los origami (o mini tablet) y, últimamente, los lectores de libros digitales o eBook. La idea en muchos casos es buena, pero la puesta en práctica no ha sido la mejor.
En el caso de los teléfono móviles, es un mercado que lleva segmentándose ya una buena temporada. Por ello, aunque el iPhone es un dispositivo que nos ha encandilado a medio planeta, es verdad que no todo el mundo quiere un dispositivo personal con tantas funciones y capacidades. Hay quienes necesitan fundamentalmente correo electrónico en cualquier lugar y hay otro tipo de gente que necesita un teléfono pequeño y que sirva además como mucho para escuchar música. Es posible que Apple quiera entrar a competir en alguno de estos segmentos, o puede que no le parezca interesante, es difícil de saber. Una de las premisas del fabricante a la hora de entrar en uno de estos segmentos es saber que lo puede “redefinir” o lo que es lo mismo “barrer a los competidores”. Está claro que en ambos segmentos, el de los ordenadores tableta y en el de los teléfonos móviles, Apple tiene un arsenal de tecnología suficiente para marcar un tanto importante: en el primer caso, el de los ordenadores tableta, sólo hay que pensar en toda la tecnología táctil del iPhone y toda la experiencia de Apple en la fabricación de portátiles; y en el segundo caso, el de los teléfonos más pequeños, además de lo anterior, Apple tiene ya todo el bagaje de sus generaciones de iPod, iPod nano e iPod shuffle.
Por otro lado, lo que es más llamativo es que Apple ni siquiera tiene una necesidad urgente de sacar esos productos, con sólo sacar buenas evoluciones de sus gamas iPod, iPhone y Mac, tiene ya más que de sobra para seguir en buena forma (no hay más que echar un vistazo a los resultados económicos de este último trimestre). Con la economía en crisis, el mundo PC prácticamente “en coma” y sin una sola idea de por dónde avanzar que no sea abaratando los productos ya existentes (en el fondo los netbook no son otra cosa que un portátil barato); y con productos que apenas acaban de comenzar su ciclo de vida como el iPhone, Apple podría seguir bastante tiempo en este compás relajado. Sin embargo, es posible que este parón en el que parece se encuentra la industria de la tecnología de consumo no dure siempre. Esperemos que Apple sea consciente de ello y que vuelva a sorprendernos pronto con otro gran producto que vuelva a poner “tierra de por medio” con el resto de la industria.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información