| Artículos | 01 FEB 2010

Emite tus propios vídeos

Compartir

Fernando García.
Puedes crear tus propios vídeos y distribuirlos a tus amigos y familia, así puedes enviar los primeros pasos de un niño a sus abuelos en tiempo real o si eres más canalla saludar con tus amigos desde el bar al compañero que se ha quedado trabajando.

Para ello hay que descargar Qik Live (gratuita; http://tinyurl.com/y9nwjuo ) y una vez instalada en el iPhone –cualquier modelo; es preciso crear una cuenta gratuita en los servidores de Qik indicando nuestra dirección de correo, nombre de usuario y contraseña.
Una vez realizada esta operación ya estamos listos para empezar a emitir los vídeos.
Arranca el programa y la pantalla se pondrá en modo de vídeo. Pulsando el botón de cámara situado en la parte inferior se empieza a enviar al servidor de Qik el vídeo capturado por la cámara y nuestros amigos y conocidos pueden verlo en tiempo real conectándose a la página de Qik con http://qik.com/usuario. sustituyendo usuario por el que hayamos creado.
Por defecto los vídeos son públicos y pueden ser vistos por cualquier persona que acceda a la página. Pulsando sobre la pantalla del iPhone aparece una serie de opciones, una de las cuales lo convierte en privado y en ese caso sólo podremos verlo nosotros autenticándonos en la página web de Qik. Por desgracia no existe una opción que nos permita compartir los vídeos sólo con nuestros amigos.
Lo que sí hace el programa es grabar todos los vídeos para verlos posteriormente en la misma página web o desde el iPhone. En este caso podemos seleccionar el estado de cada uno y convertirlo en público o privado con las mismas limitaciones del vídeo en vivo.
Una práctica cada vez más común en programas que publican a la web como es este caso es tener enlaces a las cuentas de Facebook o Twitter para publicar automáticamente la información de dicho evento a estas redes sociales. Qik tiene opciones para conectar con Twitter, Facebook, Brightcove, enviar un correo a algún contacto e incluso publicar directamente el vídeo en YouTube.
El mismo desarrollador ha creado una aplicación parecida pero creada específicamente para los usuarios del iPhone 2G y 3G a los que Apple ha dejado sin grabador de vídeo. Se trata del programa Qik VideoCamera (0,79 EUR; http://tinyurl.com/yhcgto3) y permite grabar vídeos con esos dos dispositivos aunque con una calidad inferior a la que ofrece el iPhone 3GS, ya que este último puede grabar a una resolución de 640 x 480 píxeles con una velocidad de 30 fps mientras que Qik VideoCamera graba con una resolución de 252 x 288 píxeles y 6 fps y también con sonido.
El resultado no es precisamente profesional pero puede servirnos para grabar rápidamente algún recuerdo familiar cuando nos hemos olvidado de traer la cámara de vídeo de verdad. Además aunque el iPhone 3GS tiene más resolución, su óptica tampoco puede calificarse de alta calidad.
El programa tiene un uso muy sencillo. Al arrancarlo se pone en modo de grabación y toda la pantalla se llena con la imagen de la cámara, con la excepción de la parte inferior en la que encontramos un botón de grabación y en la parte derecha otro botón que conduce a la galería de vídeos grabados. En esta galería podemos ver los vídeos, borrarlos y también realizar la opción más interesante, exportarlos al álbum de Fotos del iPhone desde el cual podemos importarlo al Macintosh mediante iPhoto y usarlos en este equipo.

Photoshop... estilo iPhone
Aunque comparta el mismo nombre y esté creado por la misma empresa, Photoshop.com Mobile (gratuito; http://tinyurl.com/yfy5hjx) tiene poco que ver con la aplicación de retoque de imágenes disponible para Mac OS X y que tan merecida fama tiene.
La versión para iPhone también está orientada a la modificación de imágenes, pero la calidad y resolución de la cámara y de la pantalla del dispositivo así como la poca definición que se obtiene usando el dedo como puntero no permiten realizar las operaciones de su hermano mayor.
Al arrancar Photoshop.com da la opción de hacer una fotografía con la cámara del iPhone o bien usar alguna del álbum de fotos del dispositivo. Una vez abierta la imagen las herramientas del programa se concentran en cuatro iconos situados en la barra superior.
el primero permite recortar la imagen, girarla en incrementos de noventa grados y voltearla horizontal o verticalmente.
El segundo tiene un menú para ajustar manualmente la exposición, saturación, convertir la foto en blanco y negro o darle un tinte sepia o de otro color. Una función que echamos de menos es el ajuste automático de niveles que sí encontramos en la versión completa de Photoshop (y también en otras aplicaciones de retoque disponibles para el iPhone) y que permite que el programa decida por sí mismo los ajustes más adecuados a usar.
El tercer botón sería el de efectos especiales y tiene dos opciones: Sketch, que aplana los tonos de la imagen y Soft Focus que crea un efecto de neblina muy típico de fotos de bodas.
El último botón ofrece una paleta de ocho efectos, incluyendo cuadrícula de cuatro imágenes a lo Andy Warhol, blanco y negro suavizado, envejecido de la foto y borde suavizado.
Aunque son herramientas útiles encontramos algunas carencias que esperamos que se resuelvan en versiones posteriores de este programa de retoque, como por ejemplo el mencionado ajuste automático, un número mucho mayor de filtros que pueda competir con los del Photoshop real o el poder seleccionar una parte de la imagen para aplicar un efecto.
La función que sí incluye el programa y que es sumamente útil son dos botones en la parte inferior que permiten deshacer una a una todas las modificaciones realizadas en la imagen hasta llegar al original o hasta el punto en el que nos equivocamos y preferimos aplicar otro efecto.
El segundo botón es el equivalente Rehacer y nos permite volver a aplicar todos estos cambios.
Una vez que tengamos la imagen con su aspecto final, podemos volverla a grabar en el álbum de fotos del iPhone, dejando el original sin cambiar, para transferirla al Macintosh a través de iPhoto.

Más clientes de Twitter
El formato de microblog de twitter es muy adecuado para el iPhone, tanto por el tamaño de los mensajes en la pantalla, el ancho de banda necesario para transmitirlos por la red y también por el coste de transmisión. No resulta extraño que el número de programas que han surgido para acceder a esta red social desde el iPhone sea muy amplio.
Una de las aplicaciones que ha obtenido un aumento de popularidad recientemente es Echofon, que está disponible en una versión gratuita que incluye publicidad (http://tinyurl.com/ycws79d) y otra comercial sin dicha publicidad (3,99 EUR; http://tinyurl.com/yccxne8).
El programa tiene un funcionamiento muy similar al de su versión para Mac OS X, aunque podría decirse que esta es similar a la versión de iPhone, ya que Echofon para iPhone surgió primero y la versión de Mac OS X le ha seguido imitando en gran parte su interfaz.
Al igual que los demás lectores de Twitter, Echofon muestra en la pantalla inicial la lista de mensajes de las personas a las que s

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información