| Artículos | 01 ENE 2011

Entrevista con Pablo Amargo

Compartir

Pablo Blasberg.
Ha sido reconocido con importantes premios de Ilustración a lo largo de su carrera profesional entre otros, el Premio Nacional de Ilustración, el Lazarillo, varios Motiva, el premio del Banco del libro de Venezuela y la Golden Plaque en la Bienal de Bratislava, entre otros. En 2005 fue seleccionado para participar en la exposición Ilustrísimos, organizada por el Ministerio de Cultura, para representar a España como país invitado en la Feria Internacional de Bolonia. Asimismo, fue seleccionado en el 2003 en la Feria del Libro de Bolonia y en el 2003, 2005 y 2007 en la Bienal de Ilustración de Barreiro (Portugal). Colabora habitualmente en prensa y publicaciones periódicas, así como en la realización de cubiertas, carteles y publicidad y, muy especialmente, en la ilustración de libros habiendo publicado en distintas editoriales tanto nacionales como internacionales.

Muchos artistas reniegan de sus estudios académicos. En tu caso, el hecho de haber estudiado Bellas Artes, ¿te ha aportado libertad o limitaciones?
- No desprecio cualquier oportunidad de aprender. Me cuesta creer que el conocimiento suponga limitaciones. Desconfío mucho de aquellos escritores, pintores, cineastas, etc., que dicen no querer ver ni saber nada de los demás para así sentirse “puros”.

Observando la evolución de tu obra a través de los años, pareciera que cada vez utilizas menos elementos gráficos, buscando una síntesis visual y conceptual muy potente. ¿Puedes describir este proceso?
- Mi proceso es sencillo. Leo el texto muy por encima, de una manera muy ligera. Inmediatamente me pongo a sacar ideas, pero dejándome llevar. Éstas las realizo en cuadernos, mediante dibujos bastante pequeños. Básicamente me interesa mostrar la extrañeza que todavía me produce el propio hecho de dibujar, con lo que me salen paradojas visuales, “nonsense”, equivalentes visuales… y en donde el detalle no tiene apenas sentido. Como la mayoría de los encargos vienen juntos, voy haciendo varias cosas a la vez, un cartel, una cubierta, una de prensa…de manera que muchas de estas ideas se mezclan entre sí. A medida que se acerca el tiempo de entrega, decido ponerme a leer el texto de manera mucho más rigurosa, ahora sí más en serio. Y aquí es cuando se da realmente el trabajo duro y sufrido que consiste en conciliar aquellas ideas que se habían ido muy por las ramas, con el texto que tengo entre manos.

¿Crees que el lugar de los ilustradores en el ámbito periodístico está suficientemente reconocido?
- Si le pedimos a un lector, al minuto de abandonar un periódico, que nos describa alguna de las ilustraciones que acaba de ver, descubriríamos alarmados que apenas ha retenido en su memoria una sola imagen. Quizá se ha fijado en aquellas que se mueven en el campo de la sátira y el humor, como son los viñetistas.
En la prensa escrita los tiempos son mucho más acotados que en los proyectos de literatura. ¿Cómo te las arreglas para compatibilizar ambos mundos?
Soy bastante lento sacando ideas, de modo que debo rechazar los encar-gos de prensa muy apurados. Necesito al menos de cuatro o cinco días para hacer una imagen. Mi nivel de producción es bastante bajo: unas dos o tres imágenes por semana.

¿Sientes que puedes opinar libremente en tus ilustraciones de prensa?
- Sin duda. Cuando he visto que no podía ser así, he declinado la oferta. Creo muy saludable rechazar aquellos encargos en los que no se pueda uno expresar con comodidad. Perder trabajos en según qué casos puede ser beneficioso. .

En tu manera de trabajar, ¿cuánto hay de técnica tradicional, y cuánto de ordenador?
- El 80% del tiempo es un trabajo sobre papel, en la mesa, encima de los cuadernos, con un lápiz y una goma de borrar. Mi uso del ordenador es mucho más limitado de lo que algunos piensan. Hasta hace un par de años mi Photoshop consistía en la versión 3.0.5 que conseguí en el año 1996.


“Los Diez Mandamientos del Ilustrador”
--------------------------------------------------------
1- Divertirse o sufrir con este trabajo no garantiza una buena imagen.
2- Haz imágenes que te retraten.
3- No pidas permiso para hacer las cosas.
4- El público es más inteligente que tú.
5- Si hayas una idea que sabes ya publicada: deséchala.
6- Lo que vale para hoy puede que no valga para mañana.
7- Si crees que algo puede haberte salido mal, es que probablemente esté mal.
8- Un trabajo se finaliza cuando has agotado todas las posibilidades en el tiempo disponible.
9- La estética viene después.
10- Persevera.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información