| Artículos | 01 ABR 2010

Es sólo Rock & Roll en tu Mac.. pero nos gusta

Muestra tu talento con el mejor hardware para músicos y DJ

Compartir

Carlos Morgado.
En el pasado número de enero publicamos una amplia comparativa sobre interfaces de audio dirigidas en su mayor parte al ámbito profesional. En esta segunda parte (y última) vamos a analizar la otra cara del panorama en cuanto a interfaces de sonido; en concreto se trata de algunas de los dispositivos de sonido y MIDI más populares orientadaos al usuario con necesidades más concretas, sin que por ello pierda calidad y versatilidad. Muchas de estas son soluciones de hardware y software dirigidas a guitarristas, bajistas, teclistas e incluso DJ.

No es extraño pensar que los guitarristas y bajistas terminasen utilizando en el pasado sus caros equipos, con pedales analógicos para conseguir el tono de sus sueños. La grabación de las pistas de guitarra se convertía en un asunto complicado con los micrófonos y los altavoces colocados para que hiciesen el menor ruido posible provocados por los diversos cableados, etc.
Afortunadamente, años después, todo esto ha cambiado gracias a la evolución y desarrollo en los equipos digitales. Dada la versatilidad que nos ofrecen los Mac de Apple, se han convertido en uno de los mejores aliados para el músico en esta nueva era de creación.

Eleven Rack
Es un producto pensado especialmente para guitarristas, tanto en estudio como en directo al proporcionar acelerador DSP integrado en una interfaz de sonido, solución todo en uno para cualquier tipo de conexión “re-amping” (consulta el recuadro “Qué es el re-amping”) y funcionalidad como único procesador de efectos. La integración de estos tres productos es la característica más importante de Eleven Rack.
Tenemos a nuestra disposición 16 modelos de amplificadores clásicos de guitarra, 7 recintos de altavoces legendarios, 8 emulaciones de micrófono basadas en las más utilizadas y 18 emulaciones de efectos. En los preajustes podemos encontrar tonos que van desde potentes sonidos saturados para tocar ritmos de rock, tonos de country para ejecutar punteos con los dedos y púa, tonos para estilos de fusión, metal y mucho más. También encontramos buenos sonidos limpios para tocar todo tipo de rítmicas cristalinas, con efectos de chorus, delay, etc. En resumen, una gran cantidad de efectos que se han escuchado durante décadas en infinidad de álbumes para inspirar nuestra creatividad.
A diferencia de muchas otras emulaciones de amplificadores que pretenden responder como un amplificador real, con la entrada True-Z podemos establecer la impedancia óptima para nuestra guitarra, de esta forma conseguimos una dinámica similar a la que obtenemos de los amplificadores reales.
Muchos procesadores de guitarra son muy limitados, nos restringen el uso sólo a sus propios modelos de amplificadores y efectos. En este sentido, Digidesign ha tenido en cuenta a los guitarristas que sienten amor por sus pedales analógicos, haciéndonos muy fácil el uso de ambas configuraciones. Podemos añadir nuestros pedales favoritos en la mezcla gracias a la incorporación del loop de efectos estéreo  (conmutable para igualar la impedancia para el rack de efectos). Si estamos en una actuación, podemos enviar nuestro tono al amplificador a través de una de las dos salidas de Eleven, o mandar directamente la señal al técnico a través de su salida balanceada.
Algo muy interesante de este rack es que permite configurar su salida de varias maneras, entre ellas podemos utilizar la unidad únicamente como multiefectos, sin que nos afecten las simulaciones de amplificadores, altavoces y micrófonos. Así podremos seguir utilizando el sonido de nuestro amplificador preferido, con sus canales de saturación añadiendo los efectos del Eleven Rack de forma independiente.
Configuración. El panel frontal tiene seis controles que nos recuerdan a los de un amplificador, pero con una pantalla LCD con la que podemos ver cualquier parámetro de la configuración y edición. Con el botón “Edit/Back” accedemos a los ajustes de cada preajuste, mientras que si lo mantenemos pulsado aparecen las opciones de configuración de la unidad que nos dan paso a la selección de la señal de entrada, salida, sincronización de reloj (interconexión con otros dispositivos, por lo general MIDI), selección de pedal de expresión, etc.
También incluye otra serie de botones que nos permiten ajustar cada uno de los parámetros principales. En el extremo derecho tenemos una entrada de micro XLR balanceada con alimentación fantasma de 12V (phantom) y ganancia independiente, entrada de auriculares, una salida directa a amplificador para fácil acceso frontal y la entrada de guitarra.
En el panel trasero disponemos de entradas y salidas estéreo del loop de efectos en formato jack TRS de 1/4, salida estéreo XLR a mesa de monitores o PA con botón de “ground lift” para desactivar ruido de masa si lo hubiese, una entrada L/R de instrumento, la segunda salida de amplificador, una entrada y salida MIDI, una entrada para conectar un pedal de expresión externo o un footswitch, una entrada y salida digital AES/EBU, y una entrada y salida digital S/PDIF en formato RCA, además de USB y entrada para el cable de corriente.
En el estudio. Además de poder disfrutar de esta unidad como multiefectos de guitarra, es muy importante destacar su otra función como interfaz de audio. La unidad se entrega con una versión especial de Pro Tools 8 LE que ha sido optimizada para su uso con Eleven Rack. En esta nueva versión disponemos de una versión virtual del Eeven en el propio Pro Tools donde podremos modificar y ajustar los valores de una manera muy fácil, rápida e intuitiva. Además se añade una de las mejores cosas que hemos visto en las interfaces de audio, es posible capturar  la señal de Eleven procesada y la señal de guitarra seca, dando más opciones de mezcla. De esta manera, podemos crear nuestro tono ideal de guitarra y tener una segunda oportunidad según vayamos avanzando en la mezcla.
Con Eleven Rack y Pro Tools tenemos la posibilidad de integrar los ajustes en el archivo de audio. Si queremos repetir el sonido, basta sólo con hacer clic derecho en el archivo y seleccionar la opción que permite volver a cargar los ajustes, volviendo al sonido que queríamos conseguir.
En el escenario. Todo el trabajo que llevas a cabo en el estudio también lo puedes utilizar en directo. Tenemos todas las conexiones necesarias para integrar la unidad con nuestro equipo. Podemos controlar totalmente los efectos y ajustes desde controladores MIDI, pedales de suelo y pedales de expresión. Con esta unidad no sólo disponemos de la integración entre el hardware de Eleven Rack y el software de Pro Tools, sino sobre la integración de la unidad en el escenario y en el estudio de grabación.

Guitar Rig 4 Kontrol
Es otra de las herramientas que se nos presenta como el todo en uno para guitarristas y bajistas incluyendo multitud de efectos virtuales y simulaciones legendarias. Se presenta en formato de pedalera de material sólido con un total de ocho interruptores asignables y un pedal de expresión, todo ello con total accesibilidad para tener las manos libres.
A grandes rasgos, se trata de una interfaz de audio y MIDI con USB 2.0 integrado que ofrece una calidad de 24 bits y una resolución de 192 kHz con 2 preamplificadores de guitarra integrados que ofrecen calidad y claridad de sonido sin la necesidad de hardware adicional. A ello se suma una función de control en tiempo real de múltiples par

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información