| Artículos | 01 MAY 2000

FinalCut Pro 1.2.1

Edición de vídeo

Compartir

Javier R. Menéndez.
Apple ha lanzado la actualización de su aplicación para la edición y composición de vídeo dirigida al mercado profesional. Los aspectos más significativos son su soporte de la norma de vídeo PAL, así como su compatibilidad con la última versión del sistema operativo y con los modelos Power Mac G4, obteniendo el máximo provecho del conjunto de instrucciones proporcionadas por Velocity Engine. De hecho, este aspecto es muy importante al reducir considerablemente los tiempos necesarios para el render al aplicar transiciones y efectos durante el proceso de montaje (en las pruebas, no se sobrepasaron los cinco minutos de generación).
Por lo que respecta a la instalación puede considerarse como algo delicada, no por el proceso de copia al disco duro del propio producto, sino por la necesidad de modificar manualmente algunos componentes del sistema operativo en castellano (relacionados con la E/S con conexión FireWire, QuickTime y la actualización de los controladores gráficos ATI). En cuanto a los requerimientos mínimos, la instalación en disco duro consume 36 MB y, si bien establece la memoria mínima en 65 MB, en las pruebas realizadas en redacción se obtuvo un mejor rendimiento al asignar a la aplicación 100 MB de RAM física. Por supuesto, y al igual que ocurre con el resto de aplicaciones dedicadas a la edición de vídeo, el equipo que se vaya a utilizar debe tener desactivada la memoria virtual.
Para probar la nueva versión de Final Cut, se realizó un montaje con una duración de 4 minutos partiendo de material en formato DV (con un máximo de cuatro pistas de vídeo para ciertas secuencias) y se utilizó una pista de audio. No obstante, la única limitación en la cantidad máxima de pistas de vídeo que se puede utilizar está determinada por el equipo encargado de ejecutar la aplicación. Para llevarlo a cabo se utilizó un Power Macintosh G4 con Mac OS 9.0.4, 256 MB de RAM y 27 GB de disco duro.
Las operaciones de edición, aplicación de filtros y transiciones son sumamente sencillas (de hecho, se emplean los mismos métodos ya incorporados en la primera versión del producto), aunque continúa echándose en falta algunas mejoras en el trabajo con las operaciones de modificación geométrica para los cortes de vídeo, ya que sólo permite la introducción de valores numéricos para apartados como la posición del cuadro y desplazamiento.
Adicionalmente, hay que tener en cuenta que en esta nueva versión FinalCut Pro se suministra junto con otros programas adicionales, sumamente interesantes: Commotion (efectos y dibujo; no incluye el conjunto FX), Cinema 4D (3-D) y MediaCleaner Pro (compresión para QuickTime). Para poder trabajar con Commotion es necesario conectarse a la página web del fabricante y completar un cuestionario para obtener el número de serie necesario para proceder a la instalación del producto.
Uno de los apartados más delicados es el de la vista previa. Al igual que su hermano menor (iMovie), en FinalCut también también permite reducir la calidad para mejorar la suavidad de reproducción a pantalla completa en el caso de que el equipo no disponga de la suficiente potencia. No obstante, también es posible ajustar la previsualización a cualquier valor de escala para conseguir una reproducción a la velocidad definida para el proyecto.
Por lo que respecta al apartado de exportación de archivo, FinalCut Pro 1.2.1 permite generar archivos QuickTime (utilizando cualquiera de los codec incorporados en esta tecnología) o bien volcar el proyecto de nuevo a cinta, para lo cual proporciona un cuadro de diálogo con un completo conjunto de opciones (diversas opciones de cabecera de entrada y generación de barras, modo de volcado a cinta y material, así como una calculadora de metraje total).

Conclusión
FinalCut es sumamente sencillo en su aprendizaje y manejo, rápido en la generación de la película final y flexible en el apartado de filtros y efectos. En este sentido, hay que tener en cuenta que además de los suministrados y su compatibilidad con otros de terceras partes, FinalCut Pro dispone de un lenguaje propietario que permite la creación de efectos a medida. No obstante, y como ya se ha comentado, no todo es perfecto en FinalCut y algunos aspectos son mejorables (puede que ya esté previsto en la anunciada futura versión 1.2.5).
Por lo que respecta a la documentación, FinalCut Pro se suministra con un completo manual de usuario en el que no sólo se podrá ver la forma de trabajar con las diversas herramientas, sino que en él se encuentra un sencillo tutorial que le permitirá familiarizarse en menos de una hora con las técnicas de edición más básicas; eso sí, lo único que ha de tener en cuenta es que dicha información se suministra en inglés.


CALIFICACIÓN: ****/8,5 LO MEJOR: Sencillez de manejo. Manejo de caché para la previsualización y renderizado independiente de pistas. Purgado para recuperar memoria/espacio en disco. Soporte PAL, compatibilidad Mac OS 9 y optimización para Velocity Engine. LO PEOR: Algunos apartados de modificación sólo contemplan la introducción numérica. FABRICANTE: Apple. DISTRIBUIDOR: Distribuidores Autorizados Apple. PRECIO: 180.948 PTA + IVA, (1.087,52 EUR) orientativo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información