| Artículos | 01 FEB 2005

Hágase analista en quince días

Compartir

Fran Iglesias.
Escribir sobre la cosa téc­nica es un arte en el que se han de combinar los conocimientos especializados y una cierta intuición sobre la evolución de las tendencias que se observan en el ámbito de la industria. En mi recién descubierta calidad de “vieja gloria” de la divulgación maquera, me veo en posición de presentarte este prontuario de consejos que te allanarán el camino al éxito llegado el caso de que el cuerpo te pida convertirte en un fino analista de la industria informática, particularmente de la que tiene que ver con Apple y el Mac.
Todo analista de pro ha de proveerse de buenos argumentos que puedan no sólo interesar a los lectores potenciales, sino también impresionarlos hasta el punto de la catalepsia intelectual. A continuación veremos una serie de temas de éxito casi seguro, más o menos organizados, y que puedes utilizar para tus primeros artículos. Queda como ejercicio para el lector desarrollar cada tema con la oportuna dosis de jerga técnica hasta completar dos folios a doble espacio.

Pensar fuera de la caja
Un enfoque que siempre funciona es el del pensamiento divergente, o sea, proponer ideas que tienen una aplastante lógica pero que serían un suicidio llevadas a la práctica. En esta categoría se engloban propuestas como que Apple lance una versión del Mac OS X para PC, que se introduzca en el mercado de los grabadores de vídeo tipo TiVo, o que comience a fabricar su propio teléfono móvil.
Se trata de apuestas seguras porque tú sabes perfectamente que esas cosas nunca ocurrirán (nada te sorprendería más) y por tanto puedes especular como quieras acerca de lo que podría llegar a ocurrir. Si te interesa mostrar a Apple como una empresa conservadora y cobarde no tienes mas que glosar los excelentes resultados que conseguiría con esas apuestas transgresoras y arriesgadas. Si lo que quieres es argumentar la serenidad y buen sentido de la compañía no tienes mas que señalar la previsión de Apple evitando unos riesgos evidentes.
Otra de las ventajas de este tipo de ideas es que puedes recurrir a ellas cuantas veces quieras. Si Apple no las aplica y le va mal, siempre puedes decir aquello de “te lo advertí” y proponerlas de nuevo, revisadas y aumentadas, cada cierto tiempo, por ejemplo, cada año o con cada keynote de Steve Jobs. Si Apple las utiliza y también le va mal, tienes el argumento de que han sido mal implementadas. Si, por el contrario, le va bien, no tienes más que apuntarte el tanto y agradecer los aplausos por tu clarividencia.

Pensar dentro de la caja
Si te interesa crearte un aura prístina de refinado tecnólogo te recomiendo centrar tus artículos en torno a intrincados temas relacionados con la arquitectura de procesadores, especialmente de los que todavía están en fase de proyecto, como la influencia del pipelining en el rendimiento, los multiple core, o las tendencias investigadoras de la ingeniería de la computación cuántica. “Ya tarda la versión para procesador cuántico de Mac OS X, ¿perderá también Apple este tren?” puede ser un excelente titular con el que enganchar a tu audiencia.
Lo mejor de todo es que no hay casi nadie que pueda entender el tema del que vas a hablar o su verdadera relevancia, con lo cual la mayor parte de la gente pondrá cara de póquer y cuando alguien les pregunte qué les ha parecido tu artículo se verán forzados a aparentar entusiasmo para no quedar como ignorantes. En realidad incluso si alguien que realmente sabe del tema destapa el pastel viene siendo lo mismo, porque tampoco habrá muchos lectores que puedan valorar si las críticas son fundamentadas o no.
En cualquier caso, como medida defensiva, es aconsejable buscar una fuente que sí sepa de lo que habla y citarla constantemente. Parecerá que tú realizas una honrosa labor de divulgación sobre un tema realmente abstruso, todo un servicio a la comunidad.

Si todo lo anterior falla
La experiencia demuestra sin lugar a dudas que hay dos temas que harán que las visitas a tu página web se cuenten por centenares e incluso por millares. Son ese tipo de clásicos de hoy y de siempre que, por recurrentes, no dejan de tener ese “no sé qué” que los hace atractivos a lectores de diversas generaciones y edades. El equivalente a la reposición navideña de “Que bello es vivir” o el campeonato de saltos de esquí del día de año nuevo.
Estos dos temas tocan la fibra más sensible y profunda del alma de decenas de miles de usuarios, que desatarán algunas de sus emociones más primarias, y les impulsarán a todo tipo de acciones: desde las más sublimes, como embarcarse en un proceso de evangelización universal, a las más perversas, como colgarte del pino más alto por salvas sean las partes.
No tienes más que echar pestes de lo malo que es el Mac o hacer cábalas sobre los telediarios que le quedan a Apple. Mano de santo para revitalizar una web en horas bajas.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información