| Artículos | 01 ABR 1999

La fe mueve montañas? pero también provoca desgrac

Compartir

Javier R. Menéndez.

os usuarios de equipos Apple siempre han sido tildados de ?entes extraños? e incluso ?turbados? y ?sectarios? . Si por los dos primeros se entiende a aquellos que reclaman o, como mínimo, intentan hacer valer sus derechos y demostrar su apoyo a una plataforma en la que han invertido muchos miles de pesetas ( más aún antes que ahora ) , creo que pueden llevar ambos títulos con orgullo . El tercer caso, dejemos a un lado la poesía ( malos tiempos para la lírica ) , es cuando menos preocupante: normalmente este tipo de fieles se van a la cama no sin antes alzar sus plegarias a Steve Jobs, canturrear los último rumores mientras van pasando las cuentas del rosario en sus manos y encontrar ocasiones para, formando una piña frente al mundo, reafirmar su inseguridad .

Lo más curioso de todo este asunto es que, si reducimos ?el mundo Apple? a lo pragmático, Steve Jobs no tiene un halo especial y su karma no flota más allá que el de cualquiera de nosotros . Como en la mayor parte de los espectáculos, lo que se desarrolla encima del escenario pertenece al mundo de la ilusión y trasladado a la parcela de los negocios recibe el nombre de márketing . Evidentemente, los resultados de la función dependerán de las tablas que tenga cada uno; y lo cierto es que a Steve Jobs le sobra experiencia . Quizá mi modo de pensar sea demasiado retorcido y en realidad todo lo que se ve en las ?presentaciones-monstruo? fluya de forma natural y espontánea? aunque los discursos siempre sean idénticos y las puestas en escena podrían resolverse con los equipos pintados en unas telas ( más cómodas de montar y desmontar ) si no fuese por ese pequeño entreacto titulado ?humillemos al demonio? ( subtitulado ?parece que sin ellos no somos nadie? ) .

Y es que todo es tan sencillo como esto:

- Apple vende sus productos .

- Nosotros los compramos .

- Ellos deben mejorar sus productos, porque un negocio no puede quedar estancado .

- Nosotros compramos, porque necesitamos mejores equipos .

¿ Dónde está la fe en todo esto ?

La fe, como en cualquier religión, es el componente que mueve a los fieles para que sus pasos transcurran por el camino que marca el dogma . Adicionalmente, los fieles deben tener siempre presentes los estatutos ( o mandamientos, como prefiera ) para que no sean tachados de herejes .

¿ No parece ridículo que los usuarios sean quienes tengan que dar a conocer, y convencer, a los potenciales compradores o actuales usuarios de otras plataformas de las excelencias y cualidades de los productos de una empresa ? Y si esto lo trasladamos al mercado nacional, ¿ cuántas opiniones de los usuarios españoles tendrá presente Apple EE . UU . a la hora de tomar sus decisiones ?

Y esta es, precisamente, la estrategia que de un tiempo a esta parte utilizan muchas de las empresas en el sector informático . En el terreno del software, el fabricante hace público el desarrollo de una aplicación, de modo que los usuarios lo puedan descargar, probar y reportar los fallos ( mano de obra barata, ¿ no ? ) . De este modo, cuando el producto finaliza con su ciclo de desarrollo el fabricante habrá tenido un buen y amplio banco de pruebas en ?el mundo real? . Posteriormente, el mismo usuario que probó el producto podrá comprarlo en las tiendas y, en el mejor de los casos, disfrutar de un excelente descuento .

Aparte de este caso tan típico, también encontramos otras posturas aceptables para muchos fieles devotos: estar dispuesto a pagar el doble por la adquisición de un producto de lo que costaría en el país de origen, sin que el distribuidor/intermediario haya hecho otro esfuerzo que el de extender una factura . ¿ Por qué no se toman la mínima molestia de traducir los manuales en todos los productos ? Echar la culpa a los costes de producción que ello conllevaría ya no tiene razón en la actual época de Acrobat . Supongamos que el principal motivo sea, pues, no querer menguar el margen de beneficios que puede reportar la venta de un producto dado .

Igualmente, como si los fabricantes fuesen dioses, nosotros siervos devotos hemos de aceptar pagar por nuevas versiones que corrigen problemas de anteriores versiones ( o actualizaciones a través de Internet, ¿ y quién me paga el teléfono ? ) . Lo paradójico es que si no está dispuesto a aceptar que las cosas sean así, será usted quien se quede con los problemas .

¿ Alguna solución ?

La prepotencia es el peor de los enemigos, válido para usuarios, fieles, distribuidores, fabricantes, revistas especializadas ( incluyendo publicaciones específicas en Internet ) e incluso para la propia Apple . Si todos pensáramos que igual ni somos los mejores ni los más guapos, la motivación que supondría ese esfuerzo por llegar ?un poco más lejos? proporcionaría resultados en los que no hiciese falta utilizar ningún tipo de salsa para disimular el sabor .

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información