| Artículos | 01 MAY 2000

Las voces de la calle

La informática que estamos m

Compartir

Es más que probable que en Cupertino se hayan descorchado unas cuantas botellas de vino espumoso durante estos últimos días para celebrar la buena marcha económica, las excelentes expectativas de futuro y para echarse unas risas a costa de los problemas de Gates. Para los usuarios de Macintosh, hablar de Microsoft en estas fechas tiene un morbo aún más irresistible de lo habitual. Tan sólo el hecho de que haya sido reconocido de forma oficial por la justicia norteamericana la ilegalidad de las prácticas comerciales de Microsoft, ya hace feliz a más de uno. No se trata ya de si se debe o no dividir al gigante en varios pedazos más pequeños o si el castigo ha de ser otro, se trata de darse cuenta de que la situación estaba perjudicando al buen funcionamiento de toda la industria y, en consecuencia, a los usuarios.
Sin embargo, el que Microsoft se divida no tiene por qué beneficiar de forma automática a las plataformas alternativas. Cuesta pensar que, de la noche a la mañana, las empresas que han basado sus instalaciones informáticas en el software de Microsoft vayan a buscar otros sistemas y que Office no sea el paquete de herramientas más utilizado. En los Mac nos hemos acostumbrado a vivir con PowerPoint, Outlook y con Explorer de la misma forma que trabajamos con Photoshop o con FileMaker; y muchos usuarios de PC utilizan igual que nosotros las herramientas que antaño se consideraban exclusivas de la plataforma Mac.

Poder elegir
En realidad, lo que los usuarios queremos es tener la posibilidad de escoger nuestras herramientas de trabajo y de ocio informáticas de la misma forma en que elegimos cualquier otra cosa. No hay nada que peor siente a los que preferimos un Mac (aparte de un bloqueo del equipo delante de un usuario PC), que tener que convivir con el menosprecio de los desarrolladores de hardware y software que sólo fabrican productos para un entorno, cuando hacerlos multiplataforma sería tan sólo un poco más caro. Algunos ni siquiera saben que sus productos funcionan con un Mac con los controladores genéricos de Apple. Total, ¿para qué? Todo el mundo tiene un PC con Windows… Increíble. En cualquier caso, no estaría mal que, aunque sólo fuese por precaución (o paranoia tal vez), los fabricantes y los políticos mirasen un poco más allá de las ventanas de Windows y cuidasen un poco más a los que hemos elegido salirnos del “estándar”.

Por fin en la calle
Lo más curioso es que entre el tema del juicio antimonopolio y las caídas en bolsa de los portales en Internet, en nuestro país se ha generado una corriente de interés hacia la informática y la tecnología que no habíamos visto nunca antes. En cualquier emisora de radio y en cualquier programa de televisión te puedes encontrar a alguien hablando de “Las tecnológicas” como si hubiese estado tomándose unas copas con ellas la noche anterior y opinando sobre las fluctuaciones del índice Nasdaq como si fuese el bar que visitan con mayor frecuencia. No se sorprenda si ve a alguno de ellos preguntando dónde venden la ropa interior de marca Lycos que vieron en un anuncio de televisión. Aunque las compañías tampoco hacen demasiado por explicar lo que venden (sobre todo las de Internet que parecen no tenerlo muy claro) y basan sus campañas en filetes que se queman en una sartén y serpientes que suben por la pernera del pantalón.
La buena noticia de todo esto es que puede que por fin empecemos a asumir la importancia de la tecnología en nuestras vidas. No se trata de que entendamos las implicaciones que va a tener la informática en nuestra sociedad (para eso ya están los novelistas y los guionistas de cine), sino de darse cuenta de que no es sólo un juego de adolescentes y de ingenieros. Es verdad que estar al tanto de todo lo que sucede en el entorno de la informática es poco menos que imposible y que, por mucho que se intente, cada día se da uno más cuenta de lo poco que sabe de tecnología (aunque sepa que Lycos no es una marca de calzoncillos). En definitiva no se trata de saberlo todo sino de tener curiosidad por lo que nos rodea… Y “quien le diga que no está confundido, es que no ha captado la situación”.
Quizá pronto empecemos a ver en televisión contenidos serios sobre informática y a escuchar en la radio más y mejores programas relacionados con lo que ya está instalado en nuestras vidas. Habría que olvidar de una vez todo el tema de los ordenadores que piensan y dominan el mundo o de los que solo pueden ser utilizados por los adolescentes con problemas de comunicación, que teclean extraños códigos en un terminal con pantalla de fósforo verde. Para el ámbito de la ficción da mucho juego y merece la pena conservar este “aspecto mágico”, pero habría que empezar a mostrar también la cara verdadera de la informática. El público que está menos en contacto con la tecnología tendría menos miedo y menos ideas preconcebidas sobre los ordenadores y, quién sabe, puede que alguno se anime a utilizar los que son “de colores”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información