| Artículos | 01 MAY 2010

Los más potentes y con mayor autonomía de la historia MacBook Pro

Sin paradas para repostajes

Compartir

Javier Rodríguez.
La renovación en la gama de portátiles profesionales de Apple trae un poco más de casi todo: memoria, autonomía, rendimiento gráfico y también músculo de procesador con un importante cambio de arquitectura en los modelos de 15 pulgadas que ahora incluyen la versión móvil de los Intel Core i5 y Core i7 (Core i5 en la configuración de 17 pulgadas).

Apple ha tardado en renovar su gama de producto portátil profesional desde que lo hiciera por última vez el pasado mes de junio de 2009, y lo cierto es que la espera ha merecido la pena especialmente en los modelos de 15 pulgadas donde se ha cambiado desde la anterior arquitectura Core 2 Duo a los nuevos procesadores Intel Core i5 en los modelos de 15 y 17 pulgadas y, especialmente, el Intel Core i7 a 2,66 GHz en el modelo que se sitúa en la cima de las 15 pulgadas.
Como resultado de estas mejoras, se obtiene un notable aumento de rendimiento tal y como hemos podido comprobar en el laboratorio de Macworld España.
Precisamente también es los nuevos modelos de 15 y 17 pulgada donde encontramos un avance adicional sobre el doble sistema gráfico estrenado en los modelos MacBook Pro Unibody de finales de 2008 y mediante el que ahora se evita la necesidad de tener que visitar el panel Economizador de las Preferencias del sistema para decidir en cada caso si deseamos obtener el máximo rendimiento gráfico o bien exprimir al máximo la batería, no reemplazable por el usuario, y que llega a proporcionar una autonomía de entre 8 y 9 horas (10 en los modelos de 13 pulgadas) según se desprende de las pruebas realizadas por Apple.

Características compartidas
Con la anterior generación MacBook Pro de 13 pulgadas Apple unificó una serie de características que siguen presentes en toda su gama de portátiles profesionales.
Esto es la que ocurre con la estructura Unibody de aluminio que fabricada como una única pieza no sólo proporciona una mayor resistencia sino que también ofrece unas líneas perfectas, un trackpad de vidrio templado que carece de botón físico con el objeto de proporcionar una mayor superficie de arrastre y que además ahora gana una nueva característica en el gesto de scroll, ofreciendo el mismo tipo de inercia que en el iPhone, iPod touch y también en el más reciente iPad. No obstante, dicha capacidad implementada por software puede desactivarse en cualquier momento mediante una nueva opción incluida en el panel de Preferencias Trackpad.
¿Ganarán los usuarios de las anteriores generaciones MacBook Pro dicha capacidad? En nuestras conversaciones con los representantes de Apple no ha quedado cerrada dicha posibilidad, si bien tampoco se ha afirmado que la compañía esté dispuesta a lanzar una actualización que la añada. Si echamos la vista atrás veremos que eso fue lo que ocurrió con los MacBook Air de segunda generación, cuyo trackpad ganó la capacidad de emplear gestos multi-touch que no estaban soportados inicialmente.
Otra ventaja de la carcasa Unibody es que, a diferencia de lo que ocurría en los anteriores modelos, el acceso a los componentes internos queda resuelto de un modo totalmente sencillo para cualquier usuario, independientemente de cuáles sean sus habilidades técnicas.
La contrapartida es que la batería no puede ser sustituida por el usuario, aunque si tenemos en cuenta que las nuevas baterías de polímeros de iones de litio utilizadas ofrecen un total de 1.000 ciclos de recargas antes de pasar a proporcionar el 80% de la capacidad, entonces parece probable que cambiemos de portátil antes de que sea necesario sustituir la batería.
Pantallas LED. Otro elemento compartido es el uso de paneles LED con los que se obtienen una serie de ventajas en comparación con las tecnologías de retroiluminación utilizadas con anterioridad. Desde nuestro punto de vista, la principal mejora es la capacidad de reproducir un mayor rango cromático (gamut) y que se traduce en la reproducción con mayor fidelidad de fotografías y también vídeos en comparación a lo que obtendrías en el caso de utilizar algunos monitores LCD TFT externos de gama media.
Durante nuestras pruebas, hemos encontrado que los paneles utilizados en los MacBook Pro 15” Core i7 a 2,66 GHz y MacBook Pro 17” Core i5 a 2,53 GHz (unidades evaluadas para la elaboración de este artículo), se corresponden con los mismos que se venían empleando en la anterior generación de producto y que son los WXGA+ en el caso del modelo de 15 pulgada y WUXGA+ para el MacBook Pro de 17 pulgadas, ambos fabricados por Samsung. En concreto se trata del LTN1545BT08 en el modelo de 15 pulgadas, y el LTN170CT10 en el MacBook Pro de 17 pulgadas. El panel del MacBook Pro de 13 pulgadas se mantiene fiel al fabricante LG y de hecho es el que proporciona una mayor luminosidad según nuestras mediciones (275 cd/m2) con una temperatura de color de 6.200K.
Durante nuestras pruebas sobre los MacBook Pro de 15 y 17 pulgadas, hemos alcanzado una temperatura de color de 6.300K en ambos casos, con un ajuste de gama de 2,2, una luminosidad máxima de 330 cd/m2 en el panel correspondiente al modelo de 15 pulgadas y de 350 cd/m2 en el modelo de 17 pulgadas.
Además de proporcionar un mayor espectro cromático, otra de las ventajas adicionales derivadas del uso de este tipo de componente es una uniformidad absoluta en la luminosidad a lo largo de todo el panel así como un consumo realmente bajo cuando lo comparamos con los paneles retroiluminados mediante lámparas; aspecto que contribuye en gran medida a la elevada autonomía de estos portátiles.
También es un elemento común en todos los modelos el cristal que cubre la pantalla y que facilita en gran medida su limpieza así como el aumento de contraste que resulta especialmente beneficioso en las tareas de retoque fotográfico; y que es a la vez fuente de los molestos reflejos para muchos usuarios. La buena noticia es que en los nuevos modelos de 15 pulgadas podemos optar por dos opciones de configuración personalizada con pantalla HiDef en las que se proporciona una mayor resolución de 1.680 x 1.050 píxeles en versión brillante (por un coste adicional de 90 EUR) o bien en la opción anti-reflejos por un coste adicional de 135 EUR. (En un próximo número de Macworld España podrás leer las pruebas de producto correspondiente a esta opción.) Tal y como ya ocurría en las anteriores generaciones MacBook Pro de 17 pulgadas, continúa existiendo la opción de elegir en las opciones personalizadas la pantalla de alta resolución anti-reflejos por un coste adicional de 45 EUR; mientras que los usuarios de los MacBook Pro de 13 pulgadas sólo podrán utilizar las pantallas brillantes incluidas por omisión de fábrica.
Conexión externa. Tampoco ha variado el conector Mini DisplayPort que ya se venía utilizando en todos los modelos de la anterior generación, y que permite la conexión de un monitor externo de hasta 30 pulgadas utilizando para ello el adaptador adicional de doble canal (99 EUR), mientras que el resto de adaptadores, igualmente opcionales, te permitirán conectar monitores DVI y VGA por un coste de 29 EUR en cada caso.
Lo que sí supone una novedad importante es que cuando ahora se utiliza un adaptador de Mini DisplayPort a HDMI se obtiene combinada la señal de audio junto con la de vídeo, y si bien Apple nos ha confirmado que no fabricará este tipo de adaptador en la actualidad ya es posible utilizar el Video Display Converter de Griffin (39,99 d

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información