| Artículos | 01 FEB 2005

Los peligros invisibles de las redes inalámbricas

Compartir

Fernando García.
Esta mañana, iba al trabajo en el coche de mi mujer, conduciendo ella mientras yo revisaba en el portátil algunos documentos que tenía que entregar. Cuando estábamos en el atasco de entrada de la carretera de La Coruña descubrí que tenía activada la red Airport y al desplegar el menú correspondiente para desactivarla me sorprendió comprobar que detectaba una red llamada “UCM”, iniciales que recuerdan sospechosamente a la Universidad Complutense de Madrid, algunas de cuyas facultades están al lado de la carretera.
Dado que tenía mucho tiempo para investigar (hay días que el atasco alcanza proporciones épicas) intenté conectarme a la red y ante mi sorpresa lo logré. Efectivamente no logré que me diera una dirección IP por DHCP por lo cual no podía usar la red, pero podía jugar unos minutos más por cortesía de los miles de ciudadanos que usamos el coche.
Así que abrí la aplicación EtherPeek (www.wildpackets.com) y me puse a “esnifar” paquetes, es decir a capturar y visualizar todo el tráfico que pasaba sobre la antena de mi portátil. Eran las ocho y media de la mañana y los benditos universitarios todavía no estaban en sus puestos, pero aún así pude descubrir bastante tráfico de sistemas automáticos. El contenido de los paquetes no era interesante, pero sí mostraban otros datos que podían ayudarme en mi investigación de la red como eran las direcciones IP de origen y destino. Con estos datos y un poco de investigación podría haber descubierto la estructura de su red, asignarme una IP y navegar por ella.
Incluso sin esta participación activa, si me quedo más tiempo investigando seguro que puedo descubrir mucha información, leer los correos que leen y envían los usuarios de la red y sus nombres de usuario y contraseñas, las direcciones de los servidores de correo y muchos otros datos. Pero cualquiera de esas operaciones resultaría poco ética, de forma que desactivé el Airport y continué con la corrección de los documentos.
En este caso la red no estaba protegida con contraseña, pero incluso si lo hubiera estado es posible con un poco más de esfuerzo y tiempo desprotegerla y entrar. Esta pequeña investigación fue inocente, pero existe toda una cultura subterránea sobre la búsqueda de redes inalámbricas “abiertas” a usuarios externos. Se llama WarDriving y una búsqueda en google de este término revela muchos sitios con información, empezando por el propio www.wardriving.com. Incluso existe una colección de señales estilo graffiti que para los entendidos señalan donde hay redes inalámbricas, si están abiertas o cerradas, etc.
Seguro que estás pensando que esto sólo sucede en las grandes corporaciones, que a ti y a la antena de tu router ADSL no os va a pasar. Si es así, tienes un problema; un compañero de trabajo confesó el otro día que navegaba gratis porque desde su casa se podía conectar al router inalámbrico de un vecino. Al menos sólo usaba la salida a Internet y no se dedicaba a curiosear un disco duro.
Como ya he dicho, entrar en una red inalámbrica protegida por contraseña es posible, aunque no es sencillo y hacen falta herramientas especiales como las que te puedes descargar para Macintosh desde www.macstumbler.com o http://binaervarianz.de/projekte/programmieren/kismac/about.php y por tanto no es tan sencillo entrar en ella. Pero la situación es grave porque actualmente la mayoría de las ofertas de ADSL de nuestro país incluyen un router inalámbrico que el usuario medio descarga, instala y usa sin proteger. Mucha gente compara la informática a conducir un coche, diciendo que si para conducir un coche no hace falta carnet, para manejar un ordenador no debe hacer falta ser un técnico. Eso es cierto, pero para conducir un coche sí que hay que dar clases que incluyen normas de seguridad y aprobar un examen y en la informática muchos usuarios necesitan algunas clases.

TDT, televisión digital
A falta de cambios de opinión de última hora por parte del gobierno, el apagón analógico de la televisión que inicialmente estaba previsto para el 2012 y luego se adelantó al 2010, se vuelve a adelantar al 2007. ¿Qué significa esto?, pues que en el 2007 las emisiones de televisión analógica actuales se interrumpirán y sólo se emitirá en formato digital, no a través de satélite sino por la red de repetidores terrestres existente. Emisión que ya existe y que algunas personas ya reciben por medio de descodificadores especiales. La ventaja es que podremos tener muchos más canales de televisión y con mucha más calidad, casi DVD e incluso con un receptor especial para el Mac, como el eyeTV de elgato, podemos verlos y grabarlos en nuestro ordenador con calidad envidiable. Lo malo (o lo bueno para las tiendas de electrodomésticos) es que todas nuestras televisiones se quedan desfasadas; o las tiramos a la basura o les compramos un sintonizador externo y si tenemos varias televisiones en casa, pues un sintonizador por aparato, a menos que queramos obligar a toda la familia a ver el partido de fútbol en todas las televisiones.
Otro punto bueno es que en Europa, al menos de momento, no se plantea el uso de un “bit” de bloqueo, como se pretende en Estados Unidos, que permite a la emisora decidir qué canales podemos grabar y cuales no, limitando nuestros derechos de televidentes. Por lo menos ahora podemos grabar todo. Esperemos que siga así.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información