| Artículos | 01 MAY 2005

Los reyes de la carretera

Los mejores consejos, tr

Compartir

Tanto si viajas ocasionalmente como si lo haces con frecuencia, ya sea por cuestiones de trabajo o por placer (o en ambos casos), lo más seguro es que allí donde vayas lleves contigo un poco de tecnología, sobre todo si tenemos en cuenta que estás leyendo Macworld.
Pero si preguntas a 20 usuarios distintos de Mac qué es lo que suelen llevar en sus viajes, lo más probable es que obtengas 21 respuestas diferentes. (Por ejemplo, algunos manejamos distintas listas según debamos preparar equipajes “pesados” o “ligeros”). Al igual que ocurre con otras tantas cosas en el Mac, este tipo de decisiones suelen ser tan personales como los iconos de nuestros escritorios o los marcadores de nuestros navegadores. Algunos echamos en nuestros equipajes todo lo que podemos. Otros hacen todo lo posible por aligerar al máximo la carga, donde cada artilugio debe responder por cada uno de los gramos de su peso.
Independientemente de con cuál de los tipos de equipaje te sientas más identificado, lo más probable es que siempre haya una serie de cosas que debas tener en cuenta para lograr que tus viajes resulten más seguros y a prueba de sorpresas desagradables. Así que hemos preguntado a nuestros expertos: redactores y colaboradores para que compartan con nosotros sus trucos. A continuación encontrarás los mejores consejos para saber qué debes echar dentro de tu maleta o mochila en tu próximo viaje (y qué no), y cómo conectarse en línea para recuperar el correo electrónico desde cualquier parte del mundo.


Qué llevar en la maleta
Usa todos tus gadgets. Si eres como la mayoría de las actuales personas de negocios, entonces seguramente tu equipaje incluya un portátil y un teléfono móvil, teléfono inteligente o un PDA. Por tanto, ¿para qué desperdiciar la carga de batería de tu portátil cuando puedes utilizar uno de estos pequeños dispositivos para hacer una buena parte del trabajo: gestionar contactos y calendarios, gestionar listas de tareas o crear las anotaciones para una presentación? Con este tipo de tareas mundanas asignadas a los gadgets de menor envergadura conseguirás prolongar la batería de tu PowerBook para tareas más importantes (como por ejemplo ver el último estreno de cine en DVD).—Christopher Breen

Fecha tus baterías. La mayoría de las personas que vuelan con frecuencia saben que siempre se necesita una segunda batería para los vuelos largos (como por ejemplo los transoceánicos). Pero ten en cuenta que con el paso del tiempo las baterías van reduciendo su máxima capacidad, de modo que puedes encontrarte ante el desagradable caso de pensar que llevas contigo una batería nueva para descubrir, como siempre en el peor momento, que se trata de una batería realmente vieja y con una capacidad mínima. ¿Cuál es el mejor remedio? Etiqueta tus baterías con la fecha de compra; y si tienes un iBook o PowerBook de 12 pulgadas recuerda que debes apagarlo (o asegurarte de que está conectado a una toma de corriente) antes de cambiar las baterias. A diferencia de los PowerBook de mayor tamaño, estos Mac no pueden permanecer en funcionamiento sin sus baterías ni por un instante.—Adam C. Engst

Pon tus baterías a tono. Tampoco es buena idea que lleves contigo una batería recién estrenada confiando en que te va a proporcionar la máxima autonomía desde el principio. Como sucede con otros aparatos, obtendrás la máxima capacidad de tus baterías después de unos cuantos días (o incluso semanas) de rodaje. Durante este periodo de tiempo, deja que se descarguen completamente antes de volver a cargarlas durante 10 o más horas seguidas. Una buena idea consiste en dejar cargando la batería durante toda la noche, incluso unas cuantas horas más después de que el anillo del cable se haya puesto en color verde.—Javier Rodríguez.

Presentaciones seguras. Ya está todo listo para que puedas hacer la presentación que todo el mundo estaba esperando, pero es justo entonces cuando el PowerBook que contiene el archivo falla irremisiblemente (ya sea por un problema de seguridad, de hardware o por algo que hayas hecho mal inadvertidamente). Pero si has sido precavido, podrás utilizar la copia de seguridad de tu presentación y que guardaste en tu cámara digital o en tu iPod photo. ¿Cómo? En primer lugar, necesitarás convertir tus diapositivas a archivos de imagen JPEG, ya sea desde PowerPoint o desde Keynote (consulta la sección “Soluciones y Trucos” de este mismo número). Si estás utilizando un iPod photo, el próximo paso consiste en cargar las imágenes al dispositivo desde iTunes, aunque puedes hacer que el proceso sea aún más sencillo utilizando iPresent It (www.zapptek.com/ipresent-it; 17,95 dólares). Si usas una cámara digital, conserva las mismas reglas de la cámara a la hora de poner el nombre a los archivos, teniendo en cuenta que los nombres ya se hayan utilizado (por ejemplo IMG6523.jpg). A continuación, utiliza un lector de tarjetas USB para copiar las imágenes a la tarjeta de memoria de la cámara desde el Finder, introduce la tarjeta en la cámara y comprueba que se hayan grabado correctamente visionándolas en la pantalla LCD desde el modo de reproducción de la cámara. Por último, asegúrate de que llevas el cable de salida de vídeo de la cámara o del iPod photo, pues la mayoría de los proyectores de vídeo incluyen las entradas de vídeo compuesto necesarias.—Adam C. Engst

Lleva un alargador. ¿Quieres ser elegido el “Más Popular” en tu próxima conferencia? Entonces lleva contigo un prolongador eléctrico (10 a 20 cm). Se trata de lo siguiente: estás en una sesión y todos los asistentes quieren conectar sus grandes bloques de alimentación en la única regleta disponible. Sin embargo, tú conectarás el adaptador de alimentación a un extremo del alargador y el otro extremo a la regleta dejando más espacio para los demás.— Dori Smith.

Reproduce iTunes en un TV. ¿Quieres reproducir música en la habitación del hotel? No tienes por qué limitarte a utilizar los pequeños altavoces de tu PowerBook o cargar con una pareja de altavoces dedicados; sólo necesitas incluir en el equipaje un adaptador minijack a RCA. Cuando estés en el hotel, conecta el minijack en el puerto de auriculares de tu iPod o PowerBook y enchufa el otro extremo en los conectores RCA del TV. La mayoría de los altavoces de los actuales TV ofrecen un buen sonido. —Dave Everitt.
Consigue un cargador USB. Puedes aligerar un peso innecesario si sustituyes el actual cargador de tu teléfono móvil por un cargador USB. En vez de cargar con un pesado bloque podrás recargar tu móvil y PDA directamente desde el puerto USB de tu PowerBook. Son varios los fabricantes que venden este tipo de dispositivos, como por ejemplo Keyspan (www.keyspan.com; www.tesa.net).—Adam. C. Engst


Conéctate
Crear una red de habitación a habitación. Si estás viajando en grupo con un presupuesto ajustado, solicita en tu hospedaje que os asignen habitaciones contiguas. Entonces, la persona que utilice la habitación central puede solicitar (y pagar) el acceso a banda ancha. Ya sea usando un AirPort Express o la característica Compartir Internet del OS X, cada uno de los que ocupen las habitaciones contiguas pueden acceder a la co

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información