| Artículos | 01 FEB 2005

Metamorfosis en Cupertino

Compartir

Claudia de Guerra.
Como una oruga que se torna en mariposa, Apple continúa reinventando cada temporada nuestra vida tecnológica

Todavía me estoy limpiando la baba tras la presentación de los últimos productos de Apple. No cabe duda que el fabricante lo tiene claro. Recuerdo en una presentación de Jobs, recién presentado el iPod, donde se analizaban las ventas de producto. Allí, un gráfico de tarta mostraba como el iPod iba ganando cuota de mercado pero que existía un sector denominado “Otros” al que Jobs no hizo demasiado caso e incluso se permitió hacer alguna broma. Como siempre han vuelto a sorprendernos y, ocupado el mercado de alta gama de los reproductores multimedia, se han lanzado a la conquista del mercado de los dispositivos con memoria Flash con el iPod Shuffle compitiendo en la banda de los 100 EUR. Así continúan con su estrategia para hacerse con el mercado que les negó la informática personal ya hace algunos años. Ahora más que nunca veo manzanas en todas partes. Cables que salen de maletines de elegantes profesionales, pantalones de adolescentes gemelas de ortodoncia que pierden su forma con el iPod en el bolsillo trasero, jóvenes “heavies” o con rastas… Todo sabe a iPod, incluso en España. Preguntas y ahora todo el mundo conoce Apple. ¡Ah,sí, son los que fabrican el iPod! ¿no? Y te dices, sí, y alguna cosita más. Pero bueno, por algo se empieza.

Todo es mini, pues yo también
Aunque también, el mensaje de la compañía con el lanzamiento del Mac Mini me parece con un gancho tremendo. ¿Quién se resiste ahora a probar un Mac de esas características? En un mundo que nos toca vivir en formato “mini” con mini pisos, con mini coches, con mini envases, mini compresas, mini tiempos para disfrutar con tus amigos y familia, mini vidas en suma… ¿Cómo no voy a plantearme la adquisición de esta maravilla tecnológica? Si les sirve de ejemplo, yo vivo en un modesto apartamento en Madrid y la optimización del espacio para mi es vital. Desde que vivo sin cables, con portátiles y periferia muy pequeña he ganado en espacio para vivir y menos quebraderos de cabeza para mantener mi casa limpia. ¡Todavía recuerdo las odiseas para limpiar la zona de cableado de mis anteriores Macintosh! Con todo esto, quiero decir que Apple lo vuelve a hacer bien. Con criterio y visión. Ni que decir tiene que para este 2005 el aburrido mercado de los PC no va a aportar ninguna mejora tecnológica destacable, según un estudio de una prestigiosa consultora. Así que ya va siendo hora de que me publiquen esto en una revista de PC para que los ojos de los usuarios Windows pasen sus ávidas miradas por estas líneas y hipnotizados por los efluvios del mundo Apple se pasen por Apple Store.

La pena de ser los primeros
Por otro lado, el otro día leía con cierta pena la carta de un lector que ponía a caer de un burro el trabajo de un extraordinario profesional de esta revista, mi compañero Fernando García. La polémica no se hizo esperar cuando nuestro director lanzó algunos mensajes en un editorial que posteriormente se inflaron en foros dándole matices que a un lector con criterio no se le escapan de una lectura atenta del original. Estoy convencida de que muchos usuarios de las listas que se reconocen no lectores de Macworld hablan por hablar. Por supuesto que todo es mejorable, pero una revista que lleva tantos años en el mercado, algo bueno ha de tener, porque del aire y sin lectores, les garantizo señores gurús de las listas, que no se mantiene una publicación en papel. A todos aquellos, que hacen tanto ruido con que si la revista es mala, les invito a que aporten sus ideas en formas de colaboración de crítica constructiva. Quiero hacer una llamada a los lectores que consideran que Internet es la panacea del ámbito de la comunicación. Tal vez haya que revisar los criterios de publicación de noticias de actualidad, incluso eliminarlas o enfocar mas el contenido de la revista a artículos en profundidad, ¡quién sabe! Pero de ahí, a considerar que como siga en “esta línea” a Macworld le quedan “dos días”, pues me parece exagerado.

Que ladren, yo cabalgo
Las cosas que tiene uno que leer. Torres más altas han caído y muchos han querido competir con Macworld. Tratar de adoptar criterios de excelencia en el tema del diseño editorial, cuidar la ilustración, el tono y el contenido informativo junto a un compensación estudiada al milímetro de la publicidad es lo que ofrece Macworld por 6 EUR (no sé por qué enfadarse con un encarte de HP que por primera vez trae toda la familia de productos compatibles con Mac OS X, ojala entrase algo así todos los meses, oiga). Ojala el mercado editorial en este país fuese más dinámico y pudiésemos ver un digno competidor de Macworld, pero hacer falta valor, conocimiento e inversiones.
Es cierto también que mucha gente nos quiere. Por ello, estoy esperando que algún valiente se ponga manos a la obra y que, ahorrando al máximo, lance un producto en Internet rentable, que perdure en el tiempo y que genere empleo, ¿será fácil, no?. Macworld ha pasado mil y una batallas por la supervivencia de un medio. Es muy fácil no reconocer nunca el trabajo constante, que a veces sale mejor y otras peor, pero es como todo en la vida, en sus vidas ¿no? ¿Dónde están, señores gurús del Macintosh?

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información