| Artículos | 01 MAR 2000

Música en clave de USB

Sintonice su estudio MIDI c

Compartir

Jim Heid.
Los Macintosh siempre han sido unos excelentes compañeros musicales. Conecte un Macintosh a un sintetizador a través de una interfaz MIDI (Musical Instrument Digital Interface; Interfaz Musical para Instrumentos Digitales) y podrá crear complejas composiciones musicales, editar las notas desafinadas e incluso imprimir partituras con su música. Conecte una fuente de sonido, como por ejemplo un micrófono o una mesa de mezclas al conector de entrada de audio del Macintosh y podrá añadir voces e instrumentos acústicos a su composición. Por último, incluya algunos CD con ritmos músicales pregrabados y el compositor con menos experiencia novel será capaz de crear canciones que suenen bien. (Si no tiene conocimientos sobre la música por ordenador, lea “Conocer MIDI” para adquirir algunos conocimientos básicos).
Gracias a sus potentes procesadores y sus discos duros de alta velocidad, la nueva generación de ordenadores Power Macintosh de Apple está bien equipada para manejar las demanas del sistema MIDI y de la producción de sonido digital. Desafortunadamente su carencia de disqueteras, puertos serie e interfaces SCSI significa que no siempre pueden armonizar bien con el resto de sus herramientas de produción musical, haciendo que muchos músicos MIDI canten el blues: estoy triste y solo, mi chica me ha dejado y no puedo usar el MIDI con mi nuevo G3.
Pero esta canción tiene un final feliz. Ya se trate de crear un estudio de producción desde cero o de actualizar un Macintosh beige a algo más potente y colorido, hay soluciones y alternativas a cada uno de estos problemas.

La conexión MIDI
Hasta hace poco, las interfaces MIDI (que permiten conectar un instrumento musical MIDI al Macintosh) se conectaban al ordenador mediante el puerto serie, puerto que Apple ha abandonado por el USB. Además de ser más rápido, más flexible y más fiable, el USB ofrece otras ventajas sobre sus predecesores. Por ejemplo, le permite conectar varios interfaces simultáneamente, pudiendo mezclar marcas y modelos. ¿Qué necesita más entradas y salidas MIDI? basta con conectar una segunda interfaz. Además, las velocidades de comunicación del USB, mucho más rápidas que las del puerto serie, son ideales para sistemas MIDI complejos en los que intervengan varios sintetizadores y módulos de sonido. Pero ¿cómo se conjugan las herramientas de sonido con el USB? La respuesta varía en función de si empieza desde cero o si está actualizando su Macintosh no USB.
Empezar de cero. Si está creando un nuevo estudio MIDI, su mejor opción es adquirir uno de los interfaces MIDI con conexión USB que ya están disponibles. Las pruebas realizadas fueron con el Midisport 2X2 de Midiman (www.midiman.com) y FastLane USB de Mark of the Unicorn (www.motu.com) disponible en los cinco colores del iMac. Ambos se instalan en un momento y funcionan sin problemas. La interfaz Midisport incluye además software para Macintosh y Windows, convirtiéndolo en la opción favorita de los desarrolladores multiplataforma.
Actualización. Si ya dispone de una interfaz MIDI barata para el puerto serie, lo mejor es que adquiera una interfaz USB, le costará menos que alguno de los adaptadores que se mencionan a continuación y, como valor añadido, se obtienen las ventajas ya mencionadas del USB.
Pero si dispone de una interfaz MIDI de altas prestaciones (por ejemplo, una que soporte centenares de canales MIDI y que también maneje sincronización), la adquisición de un adaptador de puerto serie puede ser más lógica desde el punto de vista económico. Una opción es la instalación de una tarjeta serie PC, como la Remus/2 o la Romulus/4 de MegaWolf (www.megawolf.com) que proporcionan respectivamente dos o cuatro puertos serie en su nuevo ordenador y, al contrario que algunos otros adaptadores serie, éstos soportan las interfaces MIDI.
Si no dispone de un conector PCI libre pero está dispuesto a prescindir del módem interno, puede emplear el gPort para los G3 y G4 de Griffin Technology (www.griffintechnology.com) o el Stealth Serial Port de GeeThree Technology (www.geethree.com) que funciona con todos los ordenadores Macintosh de sobremesa con USB. Ambos son compatibles con las interfaces MIDI y se instalan en el conector de módem del Macintosh.
Una alternativa que no requiere un conector de expansión (atentos, propietarios de iBook) es el USB Twin Serial Adapter de Keyspan (www.keyspan.com), un pequeño aparato translúcido con dos puertos serie que es compatible con diversas interfaces MIDI de Mark of the Unicorn. La lista completa de dispositivos compatibles se puede encontrar en la página web de Keyspan.
Debe tener cuidado en no adquirir un adaptador serie hasta que no se asegure que funciona con una interfaz MIDI específica. También es posible que necesite descargar una versión actualizada de los controladores software de su interfaz MIDI.

Problema de protección contra copia
Los programas de música y audio son uno de los pocos bastiones de la protección contra copia. En el pasado la mayoría de las aplicaciones requerían un disquete llave para la instalación, mientras otras buscaban llaves hardware conectadas al puerto ADB del Macintosh para restringir el uso del programa a una sola persona. Ambos sistemas de protección plantean problemas para los nuevos Macintosh, la mayoría de los cuales carecen de puertos ADB y que carecen en todos los casos de disquetera.
Afortunadamente, la mayoría de los desarrolladores de software han desechado los disquetes llave sustituyéndolos por esquemas de protección pregunta-respuesta: se contacta con el fabricante por medio de correo electrónico o teléfono, se proporciona el número de serie y, a cambio, se recibe un segundo número de serie o una frase que debe introducirse en un cuadro de diálogo.
En el caso de los paquetes más antiguos o los que todavía no han cambiado a este sistema, hay que esforzarse un poco más.
Problemas con las disqueteras. Si necesita instalar un programa protegido por disco llave, su mejor opción puede ser instalar una disquetera USB, como la SuperDisk de Imation (www.imation.com) o el uDrive de NewerTech (www .newertech.com). También necesitará una extensión gratuita, USB Floppy Enabler de Pace Anti-Piracy (www.paceap.com), desarrolladores del sistema de protección por disco llave. (Midiman ha informado que la extensión USB Floppy Enabler tiene problemas con la interfaz MIDI Midisport USB de Midiman; y los usuarios deberán desactivar la extensión de Pace después de instalar el software protegido).
Trabajar con llaves hardware. Los Macintosh G3 minitorre tienen puertos ADB y, por tanto, no plantean ningún problema con las protecciones ADB. Para el resto de los Macintosh USB, el iMate de Griffin Technology es un convertidor de USB a ADB que funcionará con la mayoría de las protecciones.

Hablando de discos y SCSI
La grabación y reprodución de varias pistas de sonido digital requiere un disco duro rápido y los Macintosh de hoy en día suelen estár al nivel que se les exige, pero para tareas de sonido realmente exigentes, como por ejemplo reproducir decenas de pistas simultáneamente, es posible que el disco estándar que viene con el ordenador no sea suficiente. Si su software de audio digital da mensajes de error, puede que sea el momento de mejorar el sistema de almacenamiento de su Macintosh.
En los Macintosh USB que tienen ranuras de expansión PCI, la mejor soluc

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información