| Artículos | 01 OCT 2005

Podcast

La radio del siglo XXI en tu bolsillo

Compartir

Fernando García.
Probablemente ya sabrás lo que es un podcast, la nueva revolución mediática que sacude al mundo de Internet y que Apple rápidamente ha abrazado incluyendo el soporte para este tipo de emisiones “en diferido” en iTunes y el iPod.

Gracias a los podcast, prácticamente cualquier usuario de ordenador puede tener su propio programa de radio. Sólo se necesitan unos pocos medios técnicos como un Mac con entrada de sonido o una interfaz de sonido, un micrófono, una conexión a Internet permanente o un hospedaje en un servidor (una línea ADSL y una cuenta .Mac pueden valer) y algunos programas en su mayoría gratuitos para poder emular a tu locutor de radio favorito.

¿Qué es un Podcast?
El podcast en sí es un archivo MP3 como cualquier canción (también podría comprimirse con otro formato como AAC o WMA, pero MP3 es el más universal) y técnicamente puede contener cualquier sonido, desde una recopilación de grandes éxitos hasta la grabación de los primeros llantos de un niño, aunque en la práctica la mayoría de estos documentos tienen un formato similar al de cualquier programa de radio.
Pero este no es el único componente del Podcast. La diferencia más significativa con respecto a cualquier otra grabación es que los podcast son periódicos, como cualquier programa de radio, y además de los documentos sonoros tienen un mecanismo que le permite al usuario recibir automáticamente la última versión cuando aparezca y sin tener que estar mirándolo manualmente. Ese mecanismo se basa en un archivo RSS con contenidos que le indican a iTunes, o al programa de Podcast que utilice el usuario, las diversas ediciones de tu programa que hay y de donde se pueden descargar.
Estos archivos RSS son similares a los usados por los servidores de noticias para que podamos leer automáticamente los titulares de las últimas, pero adaptados para la distribución de estos archivos de audio.

El contenido del podcast
A la mayoría de la gente no le interesarán los primeros llantos de tu hijo, salvo a posiblemente a sus abuelos pero hacer un podcast sólo para ellos no es muy práctico, por lo que conviene que tus contenidos tengan un interés más general.
Por otra parte, debes tener en cuenta que no es posible usar cualquier canción para su uso público y el podcast es uso publico. Si lees la letra pequeña de los discos o CD que compras en cualquier comercio, al igual que los que compras en iTunes, son sólo para uso privado. Pero no te desesperes, existen otras formas totalmente legales de incluir música en tus podcast, como puedes leer en el recuadro “Música legal en tu podcast”.

Grabación
La primera fase de creación de cualquier Podcast es la planificación, en la mayoría de las situaciones tienes que detallar los contenidos que vas a expresar y hacerte un guión, aunque no siempre es así: algunos de los podcast con gran difusión en Estados Unidos son grabaciones de los sermones de las iglesias que los fieles se descargan para volverlos a escuchar y en España uno de los más leídos es monólogos desde el catre (www.pubelcatre.com/paginas/inicio/index.asp) y es simplemente la grabación de las actuaciones de humoristas que se producen en el local. En estos casos, el podcast no tiene un guión, pero en la mayoría de los casos será una buena ayuda.
Para grabar la voz necesitarás un Macintosh con entrada de audio y dicho micrófono.
Los Power Macintosh G5 modernos disponen de esta entrada de audio pero el nivel de señal que aceptan es conocido como “línea” y requiere un volumen mucho mayor que el que puede entregar un micrófono. Por tanto necesitas utilizar también una pequeña mesa de mezclas con entrada de micrófono y conectar la salida de línea o amplificador de esta mesa de mezclas a la entrada de línea de tu ordenador (Line In).
Si tienes un iBook, PowerBook o iMac, en algunos modelos no tendrás esta entrada de línea. Estos ordenadores tienen en cambio un micrófono incorporado que puedes usar, aunque su calidad no es muy buena y, muy importante, para grabar con buena calidad tendrás que acercarte mucho al micrófono para grabar la voz bien, lo que puede ser incómodo.
Una alternativa para ambos casos es la adquisición de lo que se conoce como interfaz de sonido USB o FireWire, que es un dispositivo externo con entradas y salidas de audio, normalmente con entradas y salidas de línea, entrada de micrófono y salida de auricular, y conexión al ordenador por USB o FireWire. Estos dispositivos son reconocidos directamente por Mac OS X que los muestra en el panel de preferencias de sonido como entradas y salidas de audio selecionables.
Si vas a grabar con una interfaz de sonido con entrada para micrófonos, lo tienes muy fácil ya que solo tendrás que conectar el micrófono a dichas entradas (normalmente en formato jack o XLR), ajustar la ganancia y comenzar a grabar con la aplicación que vayas a utilizar. Puedes encontrar estas interfaces con entradas para micrófonos a partir de unos 120 EUR, como la M-Audio Fast Track (Microfusa. Tel.: 93 455 36 95. Web: www.m-audio.com). Si sólo tienes una entrada de línea, necesitas conectar el micrófono mediante una mesa de mezclas o un preamplificador que eleve la señal para hacerla adecuada a la entrada de tu Mac (puedes encontrar una pequeña mesa de mezclas o un previo para micrófonos desde unos 90 EUR en una tienda de instrumentos musicales o de hardware para sonido).
El software. En cuanto al software, necesitarás un programa que te permita grabar sonido y mezclarlo. Si tu ordenador incluía iLife 05 o lo has comprado y es lo suficientemente potente puedes emplear la aplicación GarageBand, no te aconsejo intentarlo con un ordenador con procesador G3 o un G4 poco potente ya que los requisitos de potencia de este programa son bastante elevados.
Otro programa que puedes emplear es Audacity, un editor de sonido que está disponible para diversas plataformas y que se ha convertido en uno de los preferidos por los creadores de podcast. El programa es gratuito y se puede descargar de http://audacity.sourceforge.net. Aunque no es tan intuitivo como GarageBand, permite realizar prácticamente las mismas operaciones. Esta aplicación sí permite grabar a 44,1 y a 48 kHz, pero si incluyes canciones en tu podcast, es casi seguro que estarán grabadas a 44,1 kHz y debes grabar la voz también a la misma frecuencia (todo el material que se usa en una sesión tiene que tener la misma frecuencia de muestreo).

Grabar el podcast con GarageBand
La forma más sencilla de crear un podcast con calidad profesional es mediante la aplicación GarageBand.
El primer paso para crear un podcast es arrancar GarageBand y seleccionar la opción Nuevo en el menú Archivo. Esto te mostrará una ventana con una sola pista con el instrumento “Grand Piano”, ahora en el menú Pista elige Eliminar Pista. Con esto lograrás tener la ventana de edición vacía y lista para añadir los elementos que necesitas.
Por un lado están las canciones que actúan de sintonía de entrada y salida y las que vas utilizar a lo largo de programa. Estas canciones pueden estar en formato AIFF, MP3 o incluso en AAC de Apple y para incluirlas en GarageBand lo más sencillo es arrastrar el icono de dicha canción encima de la ven

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información