| Artículos | 01 DIC 2000

Procesos fotográficos con PhotoShop

Compartir

Fernando Suárez.
En fotografía hay procesos en los que intervienen una serie de “manualidades” para que la imagen final tenga el aspecto y el efecto deseado. Esos procesos son químicos en algunos casos, como en el virado, y en otros son puramente manuales. Se trata de las máscaras que se utilizan para el positivado de un negativo con zonas de densidad muy diferentes entre sí, interponiéndolas durante un cierto periodo de tiempo entre la fuente de luz y la copia fotográfica.

Si emplea Photoshop desde hace tan sólo algunos años (o meses), y nunca ha sido aficionado a la fotografía, es posible que se pregunte cuál es la relación entre las selecciones de una parte de la imagen y las llamadas máscaras. Antes de que hubiese nada parecido a Photoshop o un Macintosh, los fotógrafos habían aprendido que podían aislar partes de una fotografía con una máscara de cartulina o acetato rojo, que impedía que, en la ampliadora, la luz impresionase una zona del papel fotográfico. Esto se hace muy a menudo cuando se desea que una parte de una imagen demasiado oscura se corrija con respecto al resto de la fotografía: esto es lo que se llama positivado por zonas o “tapados”.

Para equilibrar la copia y que no presente zonas sin detalle, tanto en las zonas de altas luces como en las de bajas, lo que se suele hacer es preparar una serie de máscaras de cartulina, con la forma de la zona que se va a tratar, de manera que durante un cierto tiempo se interponga la máscara entre la fuente de luz (la ampliadora) y el material sensible, moviendo levemente la máscara para evitar que se marquen los bordes. Lo que se consigue de esta manera es aclarar las zonas oscuras sin que las zonas medias y claras queden con un aspecto “lavado”.
Este es uno de los primeros procesos que puede probar un fotógrafo que quiera descubrir la “magia de la imagen digital”. Partiendo de la teoría de lo que en fotografía tradicional es un proceso tedioso, con un escáner (o una cámara digital) y una herramienta como Photoshop puede recrearse fácilmente y con una mayor precisión que en el sistema tradicional.
Así, lo que se va a mostrar a continuación es cómo pueden crearse estas máscaras en Photoshop  y cómo, trabajando con los ajustes de Niveles se pueden corregir áreas muy precisas (o difusas) de una imagen para conseguir equilibrarla o para añadir distintos efectos.
Se ha elegido la corrección mediante los ajustes de Niveles ya que permite un mayor control sobre las áreas de luz, las de sombra y las tonalidades intermedias, que si se acudiese a correcciones más drásticas mediante el empleo de las opciones de Brillo/contraste.

Los preparativos
Lo único que necesita es la imagen que vamos a corregir y Photoshop. Como puede observar en la imagen (1), la zona del terreno en primer plano tiene exceso de luz (sobreexpuestas) y el muro en ruinas esta bastante oscuro (subexpuestas), podría decirse que el resto de la imagen está correcta, aunque si se aumentase la densidad del cielo, es decir se oscureciese, la fotografía ganaría en dramatismo (3).
Conviene puntualizar que el detalle que se obtenga, tanto en las partes muy claras, como en las más oscuras, dependerá del grado de sobre o subexposición de las mismas. Si los valores están muy alejados de los valores promedios, seguramente se haya perdido gran parte de la información, y será practicamente imposible obtener detalle, ya que en las altas luces estará “quemado” y en las bajas “empastado”, por lo que solamente se obtendrán valores cercanos a los blancos o los negros.
Seleccionar las zonas a corregir. Lo primero que será necesario hacer son las diferentes selecciones de las zonas que se quieren tratar, y guardar independientemente cada una de ellas. De esta manera siempre tendremos la selección de origen a nuestra disposición. Estas selecciones pueden realizarse de muchas maneras: con las herramientas de Lazo y Pluma, con la Varita mágica o utilizando las funciones de selección por gama de color (que se encuentran en el menú Selección/Gama de color).
Guardar las selecciones en canales. Para guardar una selección se suele crear un nuevo canal, lo que permite después recuperarla. Una vez tenga su selección creada seleccione en el menú principal Selección/Guardar selección y, en la ventana de diálogo ponga un nombre al nuevo canal. Para recuperar la selección, en el mismo menú seleccione Cargar selección.
Suavizar los bordes de la selección. Si con la selección en “bruto”, tal y como queda después de emplear alguna de las herramientas citadas, se realizase un cambio en alguno de los valores de luz quedaría totalmente marcada la línea de separación entre esos valores.
Para evitar esa “brusquedad” se emplea la función de calado o suavizado de selecciones (accesible desde el menú Selección/Calar) realizando el proceso de corrección de cada zona en tres pasos y cambiando los valores de calado en incrementos de 10 píxeles.
El calado desenfoca los bordes de la selección construyendo una frontera de transición entre la selección y los píxeles circundantes para que no se aprecien los bordes. Si el calado se realiza de una sola vez con un valor alto (50 píxeles por ejemplo), se consigue una gran uniformidad en la transición de la luz. Sin embargo si se hacen cinco selecciones aumentando de diez en diez píxeles el calado (ver imágenes 1 y 2 en la página anterior), se puede disponer de un mayor control sobre la transición, ya que en cada paso se pueden corregir los tres valores (blancos, medios y negros).

El ajuste
Para oscurecer la zona del cielo, lo primero que se hizo fue una selección con la herramienta de Lazo y se guardó en un canal. Posteriormente se crearon distintas variaciones de esta selección con distintos radios de calado (en las que cada una tenía un radio de diez píxeles sobre la máscara anterior) y, cada una de las selecciones se fue guardando también en un canal independiente. Este proceso se repitió con las tres zonas principales: el cielo, el muro y sus sombras y el terreno en primer plano.
A continuación se crearon capas de ajuste de Niveles de cada una de las zonas, con las distintas selecciones que se habían guardado en los canales anteriores. Los canales que corresponden a la zona del cielo se modificaron con capas de ajuste sucesivas para oscurecerlo gradualmente y dotarlo de una mayor intensidad. La zona del muro y su sombra se aclaró utilizando el mismo método, pero elevando la luminosidad de los medios tonos y sombras.
La parte más delicada se encuentra en el terreno en primer plano ya que en el original está muy sobreexpuesto. Al igual que en los casos anteriores se crearon capas de ajuste para oscurecerlo, aunque sin forzar el ajuste para evitar hacerlo demasiado evidente.

Fernando Suárez es colaborador de Macworld

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información