| Artículos | 01 OCT 2006

Recupera la ayuda del sistema

Compartir

Javier Rodríguez.

Acceso a la Ayuda
No puedo acceder a la Ayuda del sistema desde el menú Ayuda del Finder; es decir, cuando quiero consultar cosas del propio sistema. Sin embargo sí accedo a la ayuda de aplicaciones como QuickTime, iPhoto, etc. El problema es que cuando hago clic en el menú ayuda y a su vez en Ayuda Mac aparece el icono de ayuda en el dock y se abre una nueva ventana en blanco y al instante desaparece sin poder hacer ninguna consulta; también desaparece del dock como cuando se cierra una aplicación. Me gustaría saber a qué se debe el problema y cómo puedo solucionarlo.

Si quieres conocer la respuesta corta: el problema se debe a que, probablemente debido a una limpieza de archivos, se ha borrado el archivo MacHelp.help (Disco duro > Librería > Documentation > Help). La solución es tan sencilla como conectar el Mac a Internet, acceder a la Ayuda del sistema y esperar una buena cantidad de tiempo (en función de cuál sea tu velocidad de conexión) para descargar el archivo de ayuda.
Si no tienes conexión a Internet o no quieres esperar la descarga de dicho archivo, entonces tienes otra opción, para lo cual deberás utilizar la utilidad Pacifist (20 dólares; www.charlessoft.com). En este caso, una vez hayas descargado y ejecutado Pacifist deberás tener a mano los CD o DVD de instalación del sistema que acompañaban a tu Mac. A continuación, pulsa el botón Open Apple Install Packages de Pacifist. Te irá solicitando los CD de instalación de tu Mac y, una vez que haya finalizado, te presentará un listado con todos los paquetes de instalación.
Despliega “Content of OSInstall.mpkg” y, a continuación, despliega “Contents of AdditionalEssentials.pkg”. Por último arrastra el archivo MacHelp.help a tu escritorio. El programa te solicitará tu contraseña de usuario.
Una vez que haya finalizado la copia en el escritorio de tu Mac, copia dicho paquete en la carpeta Disco duro > Librería > Documentation > Help.
El sistema de Ayuda del Mac OS X es bastante ingenioso, tanto para la ayuda proporcionada para el propio sistema operativo como para las aplicaciones desarrolladas por Apple o para los archivos de ayuda creados por el resto de desarrolladores. Y es que los archivos de ayuda que puedes consultar mediante el Visor de Ayuda son una especie de documentos HTML potenciados. Por un lado están todos los archivo HTML que, como si se tratase de un sitio Web, forman la jerarquía de las diferentes páginas de ayuda que puedes consultar sobre un asunto determinado, desde la página “índice”, a cada una de las páginas que resuelven una duda determinada o en la que se documenta un aspecto concreto sobre el funcionamiento de un programa o determinado dispositivo.
Pero la potencia reside en que Apple proporciona una herramienta (gratuita, suministrada entre las herramientas de desarrollo) que se encarga de crear el Tomo de ayuda en el que no sólo se incluyen las páginas HTML comentadas, sino que se encarga de generar una especie de índice que después utilizará el Visor de Ayuda (la aplicación desde la que se puede consultar cada uno de estos tomos de ayuda) para presentar el índice de relevancia y las páginas correspondientes cada vez que realizamos una búsqueda de consulta desde el campo de búsqueda disponible en el Visor.
Otra de las características inteligentes es que deja en mano de los desarrolladores la capacidad de que diseñen sus páginas de ayuda como algo estático y cerrado o bien con posibilidad de actualizarlas de forma dinámica. En este último caso, y antes de mostrar las páginas de ayuda sobre un programa o tema determinado, el Visor de Ayuda se conectará al URL que hubiese proporcionado el desarrollador de la aplicación junto con el tomo de ayuda para su aplicación, comprobará si las páginas publicadas en dicha URL son más recientes que las disponibles en el Mac y, de ser así, las descargará para mostrar al usuario la información más actualizada. Por supuesto, el Visor de Ayuda sólo podrá realizar esta consulta en el caso de que exista una conexión activa a Internet.
En definitiva, este es el principio que aplica Apple a los tomos de Ayuda del sistema como del resto de sus aplicaciones. Por tanto, cuando seleccionas la ayuda del sistema y se comprueba que no existe el tomo de ayuda local (en tu Mac), intenta conectarse a Internet y si existe una conexión activa volverá a descargar de nuevo todo el tomo de ayuda.


Conexión ADSL para Mac
Recientemente he adquirido un MacBook. Tengo una línea ADSL contratada con Telefónica mediante módem USB para un PC y me gustaría conectar el Mac a dicha línea. ¿Qué debo hacer? He llamado al 1004 de Telefónica y me han comentado que debo comprar un router inalámbrico. ¿Es correcto, o tendría problemas de configuración?
Alberto Godino Díaz

Al igual que puedes hacer con Mac OS X, en Windows también encontrarás una opción que te permite compartir la conexión a Internet con otros equipos. Así, una vez que hayas configurado tu equipo Windows para que comparta su conexión a Internet, sólo tendrás que enlazar con dicha conexión (de forma inalámbrica o a través de un router, según las opciones de conexión que tengas en ambos equipos). No obstante, aunque se trata de la opción más sencilla, también es la menos recomendable pues de esta forma será el PC quien haga las funciones de enrutado entre los equipos y por tanto también vería perjudicado su rendimiento.
Nuestra recomendación es que compres un router ADSL por tu cuenta (encontrarás muchos por un precio bastante económico). Si el PC también tiene conexión WiFi entonces puedes encontrar más interesante comprar un router ADSL que te ofrezca también conexión WiFi evitando así la necesidad de que debas tener físicamente conectados tus equipos al router cuando vayas a acceder a Internet.
En cuanto a tus dudas sobre la configuración, no tendrás mayor problema. Una vez que hayas comprado el Router, la configuración no es muy compleja e incluso podrás hacerla tanto desde el Mac como el PC, ya que todos los router actuales permiten configurarse mediante un navegador. Es decir, sólo tendrás que conectar a tu nuevo router el equipo que quieras utilizar para realizar la configuración, abrir un navegador y acceder al router utilizando los datos de acceso proporcionados (por lo general, un nombre y contraseña por omisión a una dirección del estilo 10.0.0.1 o 192.168.0.1). Una vez hayas accedido a la página de configuración del router ya sólo tendrás que introducir los datos de configuración ADSL que te haya proporcionado Telefónica.
La segunda parte de la configuración consistirá en activar la conexión al router mediante conexión WiFi (en el caso de que el router adquirido disponga de esta capacidad), indicar el rango de direcciones que se utilizará (es decir, la dirección IP que el router se encargará de asignar a cada uno de l

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información