| Artículos | 01 DIC 2008

Recupera tus datos

Cómo actuar cuando tu ordenador falla

Compartir

Fernando García.
Es inevitable, los ordenadores antes o después terminan por fallar. Pero lo realmente peligroso es que lo hagan en un momento crítico de nuestro trabajo. Si a esto le añadimos que la mayoría de los usuarios no hacen copias de seguridad, incluso a pesar de contar con herramientas tan sencillas y cómodas como Time Machine, entonces es muy probable que los problemas lleguen cuando más necesites acceder a tu ordenador.

En este artículo no insistiremos más en la necesidad de hacer copias de seguridad. En cambio, vamos a explicarte como actuar cuando tu ordenador falla y tienes que recuperar la mayor cantidad de datos para poder seguir trabajando, tengas o no tengas copia de seguridad.

Material necesario
Dependiendo del problema que hayas tenido necesitarás contar con diferentes tipos de utilidades y herramientas en tu maletín de emergencias, pero la lista más genérica para prevenir cualquier caso es la siguiente:
Un disco duro externo. Dicho disco debe tener como mínimo, la misma capacidad que el disco duro de tu ordenador. Si quieres puedes usarlo como disco de almacenamiento general, pero ten en cuenta que en algunos casos hay que borrar todo el contenido de dicho disco.
Una carcasa para discos duros. Se trata de una caja similar a un disco externo pero sin el disco propiamente dicho, sólo la caja, la fuente de alimentación y la interfaz para que lo podamos conectar al ordenador. Esta caja nos permitirá extraer el disco del ordenador y conectarlo en ella para las tareas de recuperación. En el mercado existen diversos modelos, la mayoría de los cuales ofrecen como mínimo una interfaz USB. En estas cajas hay dos parámetros a considerar: hay cajas que soportan discos de 2,5 pulgadas y otras para discos de 3,5 pulgadas y además estos discos pueden tener interfaces IDE o SATA, debiendo coincidir con el tipo de conexión que tenga el disco duro propiamente dicho. Por tanto la caja a elegir tiene que tener el tamaño e interfaz adecuada para nuestro disco.
Soporte para discos. Una alternativa interesante, sobre todo si trabajamos en una oficina haciendo copias de seguridad de varios ordenadores, es emplear una base de conexión para discos duros. Funciona como una de las carcasas mencionadas anteriormente, pero en lugar de tener que abrir la caja y conectar el disco duro, éste se introduce sobre un dock y queda listo para funcionar inmediatamente. Otra ventaja de estos soportes es que suelen admitir discos SATA de 2,5 pulgadas y 3,5 pulgadas, sirviendo por tanto para los discos de portátiles y de sobremesa.
Un cable FireWire. Elige un cable que disponga de dos conectores de seis contactos, para conectar dos ordenadores entre sí (algo que no te servirá con los nuevos MacBook y MacBook Pro).
El CD de instalación del sistema. Dicho disco ha de tener la misma versión básica que la instalada en el sistema. Si has instalado Leopard, necesitarás también el CD de instalación de Mac OS X 10.5, no te valdrá el de Tiger.
Herramientas de rescate. Existen múltiples herramientas para la recuperación de datos y otras tareas de mantenimiento. Entre ellas te recomendamos la utilidad Data Rescue II (100 EUR, www.prosofteng.com). disponible en diversas tiendas físicas y en línea, incluyendo Apple Store.
El programa Carbon Copy Cloner (Admite donativos; www.bombich.com) permite clonar las particiones de tu disco duro sobre cualquier otro que elijas.

Consejos previos
Aunque parezca una contradicción, cuando te falle un Mac y necesites recuperar la información contenida en él, no lo lleves inmediatamente al servicio técnico oficial. La garantía de Apple y de cualquier otro fabricante de ordenadores se limita a reparar el hardware, pero sin asegurar el contenido que tengamos guardado en él.
Es decir, si el problema está relacionado con el disco duro, lo más normal es que en el servicio técnico lo sustituyan por otro y vuelvan a instalar el sistema operativo. Esto no quiere decir que no lo lleves al servicio técnico, sino que primero debes asegurarte que tienes copia del contenido, o al menos de todo lo que puede recuperarse de él.
Haz caso de los avisos. Otro consejo importante es no esperar a que el ordenador falle por completo. Muchas veces los ordenadores no fallan de repente, sino que dan avisos: empiezan a funcionar mal o lentamente, se cuelga esporádicamente, algún archivo da error al intentar abrirlo o copiarlo etc. Ese es el momento en el que debemos tomar medidas, ya que resultará mucho más sencillo recuperar los datos en esta situación que cuando el ordenador deje de funcionar definitivamente.
Si tenemos copia de Time Machine. Si eres una persona precavida, habrás comprado un disco duro para las copias de seguridad, preferiblemente usando Time Machine, y habrás enchufado el ordenador periódicamente para que se realicen las copias automáticas.

Recuperarse con Time Machine
Si estás seguro de que la copia de Time Machine está actualizada, entonces sí puedes llevar el ordenador al servicio técnico cuando se estropee.
Cuando te lo devuelvan reparado hay que recuperar toda la información, configuración y aplicaciones tal como estaban antes del fallo, para lo cual se usa la copia en Time Machine.
Para ello y con independencia de si el sistema está instalado o no, arranca del disco de instalación de Mac OS X. Esto se puede hacer de dos formas:
Si el ordenador está apagado, enciéndelo y rápidamente inserta el DVD de instalación y pulsa la tecla C. Mantén pulsada esta tecla hasta que aparezca en pantalla el dibujo de la manzana. Si has sido suficientemente rápido el ordenador arrancará desde dicho DVD en lugar de desde el disco duro.
Si no has sido rápido o el ordenador ya estaba arrancado, inserta el CD y verás en el Finder una nueva ventana con un icono llamada Instalar Mac OS X. Haz clic en dicho icono, en el diálogo siguiente confirma que deseas reiniciar, introduce la contraseña del administrador y seguidamente el equipo arrancará desde el DVD.
Después de seleccionar el idioma en el que vas a trabajar aparece el primer diálogo de instalación del sistema. Pero en lugar de continuar con este proceso ve a la barra superior de menú, despliega Utilidades y selecciona Restaurar el sistema de la copia de seguridad.
Lo primero que aparece es un diálogo indicando que este proceso borrará todo el disco duro seguida de otra pantalla que muestra todos los discos con copias de seguridad de Time Machine disponibles. Normalmente sólo verás uno que es el contiene tus copias de seguridad (si aparecen varios tendrás que seleccionar el correspondiente a tu copia), selecciónalo y pulsa continuar.
Una de las ventajas de Time Machine es que puedes seleccionar qué versión de la copia de seguridad utilizas para recuperar los datos, pudiendo ser la última o alguna anterior. Esta elección se hace en la pantalla siguiente, que muestra una lista de todas las copias que hubiera almacenadas. Basta con elegir la fecha deseada y pulsar continuar. Salvo situaciones especiales que comentamos a continuación, la opción más recomendable es recuperar a partir de la última versión.
Finalmente aparece una lista de los discos duros disponibles para seleccionar en cual de ellos se recuperan los datos y la configuración. En el caso de un ordenador reparado o nuevo este es el disco interno de la máquina, que seleccionaremos después de que el

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información