| Artículos | 01 FEB 2005

Sony HDR-FX1E

Cámara HDV y DV

Compartir

Javier R. Menéndez.
Una de las principales novedades de este año en la industria del vídeo es sin duda la producida por la presentación de esta cámara de vídeo. Con características que rozan las encontradas en modelos profesionales, y muy orientada a calidad semi-profesional e industrial, su principal fuerte radica en que se trata de la primera cámara capaz de grabar tanto en formato HDV como DV sobre cintas convencionales MiniDV como las utilizadas en las cámaras digitales de vídeo de consumo. De hecho se pueden ir alternando las grabaciones en uno u otro modo sobre la misma cinta y adicionalmente realizar una conversión automática de HDV a DV en la salida por los puertos incorporados FireWire o de salida por componentes.
Características técnicas. La cámara incorpora 3 CCD de 1/3 de pulgada ofreciendo cada uno de ellos un total de 1,07 megapíxeles efectivos que permiten realizar grabaciones en formato 16:9 en modo HDV y 16:9 o 4:3 en modo DV. El objetivo es de tipo fijo Carl Zeiss Vario-Sonnar T* f1.6-2.8 con un rango óptico de 4,5 a 54 mm y una luminosidad bastante buena. Dicho objetivo incorpora anillos de enfoque y zoom (12x) manuales de fácil recorrido; especialmente destacable es el anillo de zoom que incorpora una pequeña palanca con la que se facilitan la transición progresiva entre los diferentes aumentos.
Como en otros modelos también encontramos características disponibles hasta hace poco en las cámaras profesionales más caras, como por ejemplo el patrón zebra mediante el que se muestra en tiempo real las zonas sobreexpuestas de la imagen, ajustes de ganancia para la señal, con la posibilidad de definir los valores para las tres posiciones seleccionables con el control de palanca, en un rango comprendido entre 0 y +18 y, una opción menos frecuente, la posibilidad de ajustar el iris de la cámara (la apertura de diafragma) mediante un control de tornillo de fácil acceso aunque con una acción no demasiado rápida, en un rango comprendido entre F2,8 y F11.
Además del patrón Zebra también se puede activar la función Peak, consistente en acentuar los contornos de los sujetos de la escena para facilitar el enfoque. Mediante otros controles también podremos crear dos preajustes de balance de blanco personalizados, entre los que se puede cambiar muy rápidamente, tres preajustes completamente personalizados, tomar la medida de una exposición determinada y bloquearla o ajustar la ganancia para la entrada de audio, ya sea mediante el micrófono estéreo incorporado situado justo encima del objetivo o bien uno externo conectado a la toma Jack, siendo una lástima que no incorpore entrada de sonido balanceada (conector XLR).
Cambio rápido para diferentes escenarios. Otra característica particularmente importante en este tipo de cámaras es la que proporciona la posibilidad de crear varios preajustes para agilizar e igualar las grabaciones en condiciones de luz similares. En la HDR-FX1E es posible guardar un máximo de 6 de estas configuraciones, definiendo en cada una de ellas aspectos como el límite de ganancia, límite de exposición, ajuste de color, nitidez o incluso el tono de piel entre diferentes tipos preestablecidos, sólo por citar unas cuantas de las opciones disponibles. Durante la grabación resulta muy rápido el cambio a cualquiera de los preajustes definidos mediante un botón situado en la parte posterior de la cámara.
Es en dicha zona donde también se encuentran los botones de acceso al menú, al que es necesario acudir para realizar algunos cambios como por ejemplo el ajuste de blanco para el modo de programa, en el que sólo están contempladas las opciones Interior y Exterior y también los valores para cada una de las tres modos de ganancia, el nivel Zebra o la sensibilidad de la exposición automática. Para agilizar un tanto este tipo de configuraciones, Sony a incorporado en esta cámara un segundo botón mediante al que se accede a un Menú personal, donde podemos elegir los elementos a incluir y su orden.
Los principales inconvenientes. Aunque prácticamente todo es muy positivo este modelo también presenta algunos puntos flacos; algunos de ellos en comparación con otros modelos de características similares de otros fabricantes (por ejemplo Canon o Panasonic) mientras que otros lo son debidos a su diseño. Esto último es lo que ocurre por ejemplo con el micrófono incorporado, pues debido a su posición llega a recoger el sonido producido por el servo-motor del zoom y también los ruidos producidos por nosotros mismos durante su manejo (por ejemplo cuando la utilizamos agarrada por el asa), especialmente cuando se está grabando en ambientes muy silenciosos.
También encontramos duros algunos de los controles, como el de ganancia y, particularmente, el cambio entre las tres posiciones de los filtros de densidad de neutros (mediante los que se “oscurece” la imagen en pasos de 1/12 y 1/36 respectivamente), así como la posición del botón que nos permite realizar un enfoque automático en cualquier momento sin abandonar el modo de operación manual.
Como consecuencia de que no se suministre ningún accesorio que facilite el uso de la cámara al hombro, unido al propio peso de la cámara y que el peso no está equilibrado, también hace más recomendable que se utilice la cámara montada sobre un trípode. No obstante, se puede mejorar el equilibrio de la cámara si se sustituye la batería de serie por otra de gran capacidad.
Integración con Mac. Cuando se utiliza el modo de grabación DV o el sistema de conversión incorporado de HDV a DV no existe ningún problema para utilizarla en los programas de edición de vídeo como otra cámara DV más. No obstante, el problema surge cuando se quiere utilizar el material HDV (1080i) directamente en Final Cut Pro o Final Cut Pro HD, ya que en el momento de escribir este primer contacto ninguna de dichas versiones ofrece soporte nativo a la cámara de Sony. La alternativa pasa por utilizar la nueva versión de iMovie HD o Final Cut Express HD que sí soportan de modo nativo esta cámara.
Otra opción que permite conservar la definición HD recogida en la cinta consiste en utilizar el programa Lumiere HD (www.lumierehd.com), lo que supone un desembolso adicional de 142,45 EUR además de tener instalado como mínimo FinalCut Pro 4.1 y el codec MPEG-2 de Apple. En cuanto a la definición, hay que tener en cuenta que para guardar la mayor cantidad de información del formato HD en el mismo ancho de banda proporcionado por la cinta MiniDV, la cámara de Sony utiliza una variante de la codificación MPEG-2 con un ratio de compresión superior al utilizado por el formato DV SD (que de por sí ya es de 5:1).

Conclusión
No cabe duda de que este modelo supone un avance notable al poner en manos de cineastas o productoras con pocos recursos las prestaciones de cámaras que hasta hace poco tiempo eran inalcanzables. La calidad de ambos modos (HD y DV) son excelentes, especialmente si se tiene en cuenta la óptica o el uso de 3 CCD independientes y el control que ofrece en todo momento para ajustar la velocidad, iris, temperatura de color y otros parámetros. En definitiva, y aunque aún seguimos hablando de varios miles de Euros, la FX-1E supone una opción muy interesante para pequeñas productoras o realizadores independientes.


Sony HDR-FX1E
---------------------
Calificación: ****/8,5
Lo mejor: Calidad HD1080i. Óptica. Anillos

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información