| Artículos | 01 MAY 2009

Superar la crisis

Con sentido común

Compartir

José C. Daganzo.
Es posible que, en estos momentos de recesión, tú también te encuentres en una situación laboral incierta. Ni por asomo, estos consejos son el remedio para salir de esta crisis, simplemente pretendo darte mi opinión sobre algunas cosas que quizá puedan servirte en estos tiempos para rentabilizar mejor tu esfuerzo y ahorrar algunos gastos.
Si eres una persona poco organizada, has de considerar si realmente aprovechas el tiempo, por ello un primer paso sería aplicar el método GTD “Gettings Things Done” de David Allen (www.davidco.com). Puedes valerte del libro de “Organízate con eficacia de David Allen, donde se describe este método de productividad personal (editorial Empresa Activa) y aplicarlo con aplicaciones como Omnifocus (www.omnigroup.com), Things (www.culturedcode.com) o Journler (http://journler.com). Quizá no ganes más, pero es posible que consigas tener más tiempo libre para tu ocio o para algún trabajo “extra”.

Trabajar por cuenta propia
Si eres autónomo, tu premisa será muy sencilla: no perder clientes que te resulten rentables e intentar tragar con los menos rentables. Siempre es mejor tener clientes rentables, pero los clientes menos rentables, te servirán para seguir captando trabajos (quizá son los encargos en los que mejor luces tus habilidades y talento o que sirven para “prestigiar” tu currículum).
Es importante que no intentes escatimar en la calidad de lo que ofreces, la gente se acuerda siempre de tus errores y no de tus aciertos. Como ayuda extra, puedes intentar recortar alargando la vida de tu Mac con algo más de memoria o un disco duro en lugar comprar uno nuevo, y aprovecha los recursos gratuitos que se ofrecen en Internet como vectores (www.vectorart.org), código (www.oswd.org), etc.
Amplía tu menú. Una buena técnica para captar nuevos trabajos es ofertar un mayor número de servicios a los que hasta ahora das: si eres fotógrafo, con un poco de aprendizaje podrás ofrecerte a hacer una página web sencilla para tu cliente (con iWeb es posible), o puedes crear tú mismo los álbumes para ofrecer el producto final (te sirven los mismos de iPhoto, Aperture, etc). Además, en tu tiempo libre puedes intentar añadir conocimientos que puedas aprovechar para reciclarte o para añadir servicios a tu oferta (si eres diseñador en papel, aprende diseño Web, o aprende a hacer fotos y retocarlas: en poco tiempo, si eres “listo” y tienes ojo puedes estar ofreciendo servicios complementarios de fotografía para tus clientes).

Trabajando por cuenta ajena
Probablemente no puedas controlar el destino que marquen tus superiores o tu departamento de personal. Pero sí que hay algunas cosas que puedes hacer (además de hacer la pelota al jefe, diciéndole lo guapo y listo que es) para mejorar las posibilidades de mantener tu empleo.
Si te es posible, asume más responsabilidades e intenta hacer más cosas valiosas en tu trabajo. En una hipotética reducción de personal, tus jefes verán que les haces falta para muchas cosas. Intenta proponer ideas para ahorrar o para mejorar los ingresos de tu empresa, o para mejorar la eficacia de tu departamento. Tus jefes verán que te interesa tu trabajo y que te esfuerzas por hacerlo mejor y que te preocupa el destino de la empresa.
Cuando discutas con tus compañeros o tus jefes, intenta dar argumentos centrados en el valor real para la empresa y su situación económica. Intenta no mostrar tu postura en función de lo que a ti te pasa o tus circunstancias, o de lo que a ti te afecta sino en el conjunto de la empresa y de cómo puede afectar a sus resultados.
Intenta enterarte de lo que vale en otras empresas lo que sabes hacer. Quizá estás siendo mal pagado y merece la pena centrarte en encontrar otro empleo. Intenta mejorar tus conocimientos con cursos de reciclaje, etc. Intenta buscar formación en áreas que son importantes para tu empresa ahora o en el futuro: por ejemplo, es posible que tu empresa te pague o ayude a pagar un curso de diseño web si te ofreces a crear o a colaborar en la elaboración de la página web de la empresa. En definitiva, intenta ser más valioso en tu trabajo.

La empresa
A veces, las empresas piensan en sus empleados como en sus ordenadores o sus impresoras, cuando funcionan y no hacen ruido son geniales, pero si van mal o hacen ruido son un estorbo del que deshacerse lo antes posible y con el menor gasto. No me gustaría dejar de recordar a las empresas, que la formación y reciclaje de los trabajadores es algo que beneficia a ambas partes. Con ello, la empresa cuenta con personal más cualificado, experto y flexible, mientras que el trabajador adquiere conocimientos que aumentan su valor como trabajador y que pueden renovar su ilusión por trabajar al hacer cosas nuevas.
Como empresario, puedes pensar que tus trabajadores deben estar contentos únicamente por llevarse un salario a casa, pero la gente espera algo más de su trabajo que una nómina a fin de mes. Así, intenta que tus empleados estén contentos, motivados y que trabajen en el mejor ambiente posible. Las cantidades de felicidad, motivación, ilusión y respeto que pongas en tus trabajadores se añadirán a su nómina a la hora de valorarte como empresa y de esforzarse en su trabajo, si lo que añades es lo contrario, serán puntos que restarán de sus sueldos a la hora de valorar su empleo o de hacer bien su trabajo.
Quiero anteponer que estas no son apreciaciones científicas pues no tengo de una Licenciatura en Económicas o Empresariales ni un “MBA” de una escuela de negocios. Sencillamente, he trabajado en casi una docena de empresas y es mi apreciación personal. Ah, recuerda que puedes corregirme o indicarme tu percepción de esto por correo electrónico.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información