| Artículos | 01 DIC 2000

Tecnología e imaginación

Compartir

Olga Colombo.
Decía Arthur C. Clarke que “cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Los creadores de la legendaria aplicación Anarchie se han tomado este lema muy en serio y ahora nos ofrecen una nueva edición de la misma, corregida y aumentada hasta tal punto que han considerado oportuno cambiar por completo de nombre y de imagen. Ha llegado Interarchy 3.8, y está aquí para quedarse.

La principal función de Anarchie era ser un cliente FTP. Interarchy es mucho más que eso: permite transacciones HTTP (es decir, que se pueden descargar elementos directamente de páginas web sin pasar por el navegador), o servirlos en su caso; es una alternativa a Sherlock como buscador; es una herramienta de diagnóstico acerca de la conexión a la Red; proporciona servidores para varios servicios de Internet; y, por si fuera poco, es posible personalizar la interfaz de la aplicación a su gusto. Esto se logra mediante el concepto de wands, o “varitas” (mágicas, por supuesto). Una “varita” es un conjunto de ajustes visuales personalizados para la apariencia de la aplicación, poco más o menos como las skins empleadas en muchos programas, pero el usuario tiene gran control sobre la creación de las mismas.
Interarchy 3.8 proporciona servicios (“daemons”, en la jerga) para telnet, que además permiten la ejecución remota de comandos AppleScript (funcionando como servidor); finger (cliente y servidor); whois (cliente); y servidores para ident, time, daytime y ntp (un protocolo de sincronización horaria). Soporta los protocolos SOCKS4 y SOCKS5, de modo que funcionar desde detrás de firewalls (cortafuegos) y proxies no tiene por qué ser un problema, y sus opciones de configuración son lo suficientemente flexibles para que el usuario experto haga sus ajustes a medida, pero lo suficientemente sencillas para que pueda olvidarse de ellas y comenzar a usar Interarchy nada más instalarlo.
Las tres opciones que seguramente se usarán con mayor frecuencia con Interarchy son las de Servidor/Cliente FTP, cliente HTTP y buscador. Como servidor, Interarchy permite un sencillo mantenimiento de todo un sitio FTP en el Mac. Posee opciones para gestionar mirrors de su sitio y sincronizar el material con ellos desde la propia máquina. La interfaz de cliente es de lo más intuitiva, como lo era con Anarchie, y no hay grandes cambios con respecto a ella. La ventana de descargas HTTP es muy similar a la de FTP, admitiendo esta vez direcciones URL como medio de especificación de  archivos. Interarchy incluye una opción para descargar un directorio Web completo, siempre, por supuesto, que tengamos permisos para ello en el servidor correspondiente. La opción de búsquedas, por último, es similar a Sherlock: el usuario introduce palabras clave e Interarchy se encarga de realizar una búsqueda global. Se le puede indicar qué está buscando. Así, por ejemplo, si se desea encontrar un determinado software para Mac, Interarchy mirará primero en los índices de sitios como Info-Mac, Tucows, etc. Por otra parte es compatible con Sherlock, de modo que si descubre un sitio interesante que tenga un módulo para Sherlock, el mismo módulo actualizará las capacidades de Interarchy. De este modo Interarchy se convierte, efectivamente, en un sustituto de Sherlock.
Hay capacidades de Interarchy que la mayor parte de usuarios no utilizará nunca, pero que atraerán a los sectores más técnicos: una de ellas es la capacidad de enviar paquetes TCP, UDP o ICMP indistintamente a un servidor y comprobar si éste responde a cada uno de ellos y con qué tiempos de respuesta. Esto es una generalización del viejo comando ping de Unix. Asimismo Interarchy incorpora la funcionalidad de otros comandos tradicionales de diagnóstico, como traceroute (para ver las máquinas por las que pasa una petición) o nslookup (para resolver nombres de dominio a direcciones IP y viceversa).
El servidor telnet es una novedad en el mundo Macintosh. ¿Cómo se puede hacer telnet a un Mac, si el protocolo se basa en una línea de comandos y el Mac no tiene ninguna? La respuesta es ingeniosa y simple: mediante comandos AppleScript. La ventana de telnet se abre y podemos introducir comandos que se ejecutarán en el Mac remoto. De esta manera nosotros podemos dejar configurada una serie de scripts para realizar algunas tareas automáticamente, y remotamente conectarnos mediante telnet y ejecutarlos.
Interarchy tiene pocos requerimientos de sistema: exige Open Transport 1.1 .1, de modo que siempre que se tenga instalada esta extensión se podrá funcionar con cualquier versión, desde la 7.6.1. Se puede descargar una copia de evaluación de Interarchy desde www.interarchy.com. y su registro por una licencia individual cuesta 50 dólares.

¿Seguro que no ha estado jugando?
AppTracker 2.5 es una pequeña aplicación que sirve para el propósito de llevar una cuenta del tiempo que se emplea en usar cada programa. Así descrito, parece una cuestión de poca utilidad, pero en realidad viene que ni pintada a administradores o jefes de proyecto que tengan unos cuantos Mac a su disposición. AppTracker se configura dándole un intervalo de tiempo (entre dos fechas, y especificando horas) para que vigile toda la actividad en el Mac en el cual se encuentra instalado. Así, si AppTracker está corriendo, y un usuario se pone a trabajar con la ficticia aplicación Malabarist, el archivo de log registrará el tiempo exacto durante el cual ha estado corriendo Malabarist. De esta manera es sencillo llevar un apunte de las horas de trabajo que han sido necesarias para llevar a cabo un proyecto determinado. AppTracker también informa de los intervalos horarios durante los cuales una aplicación ha estado abierta, y los resultados pueden exportarse fácilmente a una hoja de cálculo. Obviamente, AppTracker servirá también para monitorizar el uso de una estación de trabajo Macintosh por un empleado, medir rendimientos, o simplemente comprobar que los tiempos asignados en la gestión de un proyecto se ajustan a la realidad.
AppTracker es muy sencillo de instalar y utilizar, y podemos descargar una versión completamente funcional (pero limitada a 30 días de uso) de www.cyberkare.com. Registrar la versión individual cuesta 35 dólares.

Cariño, he ocultado las carpetas
OneApp Secret Folder 1.4.2 es una pequeña utilidad que sirve para esconder una carpeta y todo su contenido de la vista del usuario. Una tarea simple incorporada en la práctica totalidad de sistemas operativos del mercado, pero que de alguna manera se halla ausente en el Mac. Con Secret Folder podremos hacer literalmente invisible una carpeta cuyo contenido no queremos que sea conocido por usuarios ocasionales del ordenador.
Secret Folder es una aplicación independiente. Basta con abrirla y escoger la carpeta a ocultar. Podemos indicar que cada vez que alguien ejecute Secret Folder se exija una contraseña, de modo que solamente un administrador pueda ocultar o hacer visibles los ítems a voluntad. Eso sí, por omisión no es posible ocultar ciertas carpetas necesarias para el buen funcionamiento del Mac, como la Carpeta del Sistema, Extensiones, o similares. El programa no permite hacerlo ya que hacerlas invisibles podría alterar en ciertos casos el buen funcionamiento del Macintosh. Sin embargo, si realmente sabe lo que está haciendo, con Mayúsculas-clic t

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información