| Artículos | 01 MAY 2010

Tecnología nueva? y tecnología vieja

Compartir

Daniel de Blas.
Tras un mes en quetodavía estábamos a la espera de ver cómo reaccionaba el público, ahora, ya es oficial: el iPad es un éxito rotundo en ventas, que deja a Apple sin stock y, en tiempo récord, acaba de redefinir una categoría de productos que navegaba a la deriva entre reproductores multimedia, ordenadores tableta y portátiles tipo netbook. Apple ya tiene el eslabón perdido, esa máquina que no es un smartphone (un iPhone, vamos) ni un portátil, pero que te sirve para todas esas ocasiones en las que no necesitas toda la potencia y aplicaciones de un ordenador convencional y necesitas algo cómodo para navegar por Internet, jugar, contestar tu correo, disfrutar de música o películas (y usar las miles de aplicaciones que están por venir). Esto último, significa además que el iPad será cada vez un mejor sustituto de los portátiles a medida que los desarrolladores encuentren formas más inteligentes de llevar a dispositivo programas de creación, o de cualquier otro tipo que sustituyan y mejoren a los ordenadores convencionales. La nota triste, si cabe, es que Apple no da abasto para entregar unidades del iPad y que fuera de EEUU haya que esperar un mes más para tener uno, salvo que quieras acudir al mercado “gris” y pagar cerca de 750 EUR por el iPad que puedes comprar en Estados Unidos por menos de 500 dólares.

Sin “iPad killers” a la vista
El segundo punto menos alegre del iPad es que, a pesar de que el mundo PC se apresuró a anunciar sus “Slate PC” antes que la propia Apple presentase el iPad, de momento no hemos visto uno sólo que le haga la más mínima sombra. Microsoft ha cancelado su proyecto de ordenador tableta con doble pantalla (el llamado Courier), HP no acaba de poner en el mercado su Slate, y tampoco acabamos de ver los productos y proyectos de Fujitsu, Lenovo, Asus y toda la lista de fabricantes que iba a inundar el mercado de tabletas para competir con el iPad. Sin competencia, los que perdemos somos los usuarios porque tendremos menos donde elegir y Apple no tendrá prisa en poner la deseada cámara al iPad o en poner el precio más asequible todavía.

¿Bye Bye Flash?
Otra noticia que nos ha asaltado este mes es la carta de Steve Jobs explicando por qué no habrá Flash en sus dispositivos móviles y el porqué de la prohibición de Apple de usar otras herramientas (como Flash) que no sea su kit de desarrollo y el lenguaje Objective-C. Apple afirma que Flash es el pasado y es además una tecnología propietaria, al contrario que el HTML5. La carta de Jobs no tiene desperdicio y los argumentos son sin duda muy acertados. Aunque Flash es una parte importante de la web, y también son útiles e interesantes tecnologías como el entorno AIR (basado en Flash) de Adobe, no dejan de ser tecnologías de Adobe y parece que Apple no quiere poner una sola línea de código al servicio de esta compañía. Por si fuera poco, Microsoft ha afirmado también que el futuro de la web es HTML5 (aunque también es parte interesada porque lleva tiempo intentando desplazar a Flash con su Silverlight). Quizá Adobe pueda hacer algo como liberar la tecnología de Flash y así centrarse en las herramientas de creación, que en el fondo es su negocio, o adaptarlas a los nuevos estándares (como aconseja Jobs), pero lo que parece claro es que la tecnología de Adobe tiene ahora dos heridas de las que difícilmente se va a recuperar, y por mucho que se refugie en Android, parece que Flash, tal y como hoy lo conocemos, es historia.

Gizmodo y el lío del prototipo
Si embargo, de todo lo sucedido este mes, sin duda lo más interesante y curioso para cualquier seguidor del mundo Apple, ha sido el “culebrón” del prototipo perdido de iPhone “4G”. Uno no sabe realmente qué opinar de toda la historia (puedes encontrar un resumen en la página 12) entre Gizmodo, Apple, el programador que perdió su prototipo y el joven que lo encontró y lo cedió por un módico precio, que se estima entre 5.000 y 10.000 dólares. En la parte informativa, nos descubrimos el sombrero porque está claro que el sitio web ha conseguido una de las exclusivas más importantes de los últimos años en el mundo Mac, pero ¿es ético que un medio de comunicación pague por algo si sabe que es robado o que no se ha hecho lo posible para devolverlo?
La pena es que, dado que el terminal fue borrado de forma remota, Gizmodo sólo sabe algunas cosas nuevas sobre el hardware (que no dejan de ser importantes). Sin embargo, no ha podido revelar nada sobre las novedades del software que es lo que hace que el iPhone sea tan especial. Así, aunque Apple monte en cólera por la dudosa moralidad de las acciones de quien encontró el prototipo o incluso de Gizmodo, debería ser más inteligente y no buscarse un problema de imagen pública porque un empleado atolondrado pierda un prototipo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información