| Artículos | 01 ABR 2010

Tecnologías en vía muerta

Compartir

Fran Iglesias.
A veces, el mundo de la informática es tremendamente conservador y le resulta difícil vencer ciertas inercias y decir adiós a tecnologías que han dejado de ser eficaces.
No es que sea una negativa caprichosa. En muchos casos las razones son económicas, como la necesidad de rentabilizar inversiones o mantener ecosistemas de productos relacionados. En otros casos es simple prudencia: comprobar que las innovaciones merecen la pena antes de lanzarse a por ellas.
Pero, por supuesto, es necesario que alguien dé el primer paso, apostando por lo nuevo y retirando lo viejo. Una de las empresas que destaca en este papel es, cómo no, Apple.
Eso no quiere decir que haya sido siempre la primera compañía en introducir una novedad o prescindir de alguna característica. Pero normalmente es la primera en hacerlo de forma masiva, lanzando líneas de productos que establecen nuevas reglas de juego. De este modo consigue tirón mediático, gracias a la controversia que genera, y provoca la reacción de la industria.
Quizá esto tampoco sea bueno. En ocasiones parece como si el sector se detuviese esperando noticias de Cupertino antes de arriesgarse a efectuar cualquier movimiento. Esto ha sido especialmente llamativo en los meses anteriores al iPad, hasta el punto de convertir a un producto inexistente en el principal tema de la feria CES… Pero estoy divagando.

El adiós del disquete
Lo malo de ser la empresa que lidera estos cambios es que al principio te llueven palos de todas partes, sobre todo cuando el mercado aún no ha comenzado a hacerse consciente de la necesidad de llevar a cabo los cambios.
En 1998, con la presentación del iMac, Apple decidió prescindir de la disquetera de 3,5 pulgadas, junto con la totalidad de conectores que había venido usando hasta el momento en sus equipos, lo que provocó un gran revuelo. Por supuesto, muchos comentaristas señalaron que, sin duda, era una mala idea: ¿cómo transportaría la gente sus archivos de un ordenador a otro? ¿Dónde se guardarían las copias de seguridad?
En fin, la liturgia habitual en estos casos: Apple toma una decisión equivocada, ergo, Apple está condenada.
Sencillamente no pasó nada. El USB recibió el empujón que necesitaba para implantarse de forma generalizada y hoy poca gente se acuerda del disquete como soporte. De todos modos, es raro que cualquiera de los archivos actuales cupiese en uno de ellos.

Adiós al teclado físico
Otro de los grandes cambios protagonizados por Apple fue la supresión del teclado físico al crear el iPhone.
Como cabía esperar, muchos comentaristas auguraron la debacle del iPhone en el mercado por carecer de este tipo de teclado, limitación que lo convertiría en un dispositivo inútil, un capricho de diseño y alto precio.
No hace falta que diga que no ocurrió precisamente así. El iPhone disfruta de buena salud frente a una competencia fragmentada que, básicamente, se inspira en las mismas ideas.

Adiós a Flash, o casi
Aunque ya el iPhone no podía mostrar contenidos Flash (algo que ocurre, por cierto, con otros smartphones), la gran controversia de estos primeros meses de 2010 es la ausencia de soporte para Flash en el iPad y la firme actitud de Apple en ese terreno.
Flash es una herramienta para crear animaciones y ejecutables interactivos, y es la ideal para los juegos distribuidos a través de Internet. Sin embargo, las limitaciones del HTML en esos aspectos han provocado que se utilice como solución para sitios web de gran interactividad y contenido gráfico, así como para mostrar vídeo en la web. El principal, y grave problema, es que Flash es una tecnología privada, controlada por una única empresa, algo que no es bueno para Internet, ni para sus competidores. Resulta curioso que algunas personas puedan criticar a la vez que el iPad es cerrado y el no poder ver Flash.
Por otro lado, la necesidad de dotar a la web de mayor riqueza visual e interactividad ha provocado que los estándares evoluciones también. Desde hace tiempo se trabaja en la especificación HTML 5 y CCS 3 que, en conjunto, proporcionan nuevas soluciones, esta vez abiertas, al problema. En particular, la etiqueta “video” para incrustar este tipo de contenido en las páginas sin necesidad de recurrir a módulos específicos. El estándar aún no está completamente definido, ya que no hay acuerdo en la definición del tipo de archivo de vídeo. Pero Apple, Google, Mozilla Foundation y otras compañías ya están dando soporte a todas las novedades aprobadas, además de investigar en la aceleración del lenguaje JavaScript, que es la otra gran pieza necesaria para construir aplicaciones web.
A la hora de escribir esto, los grandes sitios de vídeo como YouTube, Vimeo y otros, están empezando a ofrecer sus contenidos sobre HTML 5, quizá preparándose para cuando miles de iPad empiecen a acceder a sus páginas. Este movimiento hará que el problema de no poder mostrar contenido Flash no sea tan importante.
En ese sentido, Flash es una tecnología en vía muerta en lo que respecta al vídeo por Internet y en lo que se refiere a la construcción de sitios web interactivos. Es posible que tenga que volver a sus límites, que tampoco son tan estrechos. Quién sabe, quizá entonces, Apple decida darle soporte de nuevo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información