| Artículos | 01 ENE 2005

Todo lo que necesitas saber sobre gestión de color

Compartir

Pedro Arconada.
La gestión de color es una de las claves para el éxito de un diseñador, aunque también para el fracaso si se ignora. Para evitar costosos errores y promover la satisfacción del cliente es vital asegurar que lo que se ve en la pantalla sea lo que se imprima. Capítulo I. Conceptos básicos La gestión de color es la ventaja en los negocios de la industria gráfica. Si las pruebas se ajustan a la impresión conseguimos tres efectos: un color controlado, un proceso productivo más ágil, y una disminución de costes. Lo que también sucede es que la gestión de color no es ni fácil, ni automática, pero es posible y es cuestión de oficio y de perseverancia. Cada vez hay más ejemplos de gestión de color y empiezan a surgir por todos los lados, donde tanto clientes como usuarios se sienten más satisfechos. 1. ¿Qué es un sistema de gestión de color? Es un método que transforma los datos específicos para cada dispositivo (como un escáner RGB o una imprenta CMYK) con objeto de reproducir los colores de manera precisa para otros dispositivos. En general la definición de sistema de gestión de color se reserva a aquellos que usan como referencia el sistema de medida de color CIE (Comisión Internacional de Iluminación) utilizando perfiles ICC, aceptados internacionalmente. La gestión de color une el aspecto de un color específico con los valores RGB y CMYK, que de otro modo serían ambiguos. Para mantener el aspecto modifica los valores para que se asemejen en el dispositivo de destino y producir el color especificado. 2. Evitar una situación fuera de control Una buena gestión de color usa tres elementos de información: las características de la imagen de entrada (esto es el perfil de entrada), el perfil del monitor en el que será editada, y cómo será reproducida la imagen (el perfil de destino). ColorSync es la tecnología de gestión de color que viene con el sistema operativo del Mac desde hace más de una década y usa los perfiles para ajustar el color de la imagen de entrada al monitor, y luego del monitor a su dispositivo de destino. Ajusta las características del color y las limitaciones de cada dispositivo en el flujo de trabajo. Con buenos perfiles y dispositivos consistentes se puede conseguir excelente color. 3. Cada imagen con su perfil En la gestión del color el ordenador interviene de manera primordial para realizar el procesamiento digital del color de forma coherente y predecible entre los diversos dispositivos. El color de una imagen en el ordenador es el conjunto de números que la forman. ¿Qué significado habrá que darle a esos números? ¿Qué color debe mostrar un píxel que tenga los valores Rojo:151, Verde:90 y Azul:1? Como se ha dicho antes los dispositivos representan el color de forma distinta, y por ello para solucionar esta problemática hay que medir los comportamientos de los mismos a modo de referencias. A esta referencia se la denomina perfil ICC y debe incorporarse a la imagen. 4. Conversión de colores Cuando la imagen se ve en el monitor junto con la referencia o perfil, los colores serán los precisos. Cuando la imagen se vea en otro monitor, u otro dispositivo con otras características, los números de la referencia tendrán que modificarse. De hecho los mismos números producirían distintos colores. Luego hay que modificar los números para producir los colores que originalmente se pretendían. A esta última operación (cambiar los números) se la llama ?conversión de color? que se puede realizar de distintas formas, ya sea durante la fase de impresión o incluso dentro de la misma impresora. La conversión la realiza un programa o software denominado motor de color (colour engine), como ColorSync o Adobe Color Engine, que son los más usados. 5. La clave del problema En algún momento de todo el proceso los colores del monitor (expresados en RGB) deben convertirse a los colores de la imprenta (CMYK). Es lo que se conoce como conversión a cuatricromía. El monitor y la imprenta producen colores diferentes, hasta cierto punto. El hecho de que los colores se formen por procedimientos diferentes (emisión en el monitor y reflexión en el papel) no es un problema difícil de afrontar. El verdadero problema es otro: la gama de colores que la imprenta es capaz de producir no es tan amplia como la gama del monitor. Es decir, hay colores que se pueden ver en el monitor que no se pueden imprimir. Por consiguiente, se debe aceptar como solución una simple aproximación a dichos colores. Es lo que se conoce como propósitos de conversión. Y este es el núcleo de la gestión del color digital. 6. El espacio de color Se puede centrar más el problema partiendo del concepto de gama, es decir, los colores reproducibles por un dispositivo y que se representa en una especie de ?media suela? que se conoce como diagrama de cromaticidad CIE. Este diagrama representa todos los colores que puede ver el ojo humano, y hay que tener en cuenta que cada dispositivo (monitor, impresora, escáner, cámara digital, etc) sólo es capaz de reproducir una parte o subconjunto de esta gama. Esto es lo que se conoce como rango de colores reproducible. Los distintos espacios de color (RGB, CMYK, LAB) se superponen en el diagrama de cromaticidad CIE. Esto quiere decir que, por ejemplo, habrá colores que se podrán ver en un monitor concreto que no podrán imprimirse en una impresora determinada y que habrá otros que se podrán imprimir pero que no se podrán representar en ese monitor. Habrá colores que se podrán ver en un monitor y en otro no, etc. Adicionalmente, hay que considerar el hecho de que en las impresoras el color también variará en función de que se alteren cualquiera de los parámetros que intervienen en el proceso, como el papel, las tintas, los cabezales, etc. Por otra parte, las impresoras de chorro de tinta se alimentan generalmente de datos RGB, y por eso se las considera dispositivos RGB, a pesar que sus cartuchos de tinta son CMYK. 7. El perfil ICC ICC es el Consorcio Internacional del Color (www.color.org), una institución fundada inicialmente en 1993 por cinco empresas, entre las que estaban Adobe y Apple. Dicho consorcio definió un método común de interpretación del color entre diferentes dispositivos. ColorSync de Apple adopta esta tecnología. En un flujo de gestión de color basado en perfiles ICC, lo que se ve en el monitor es siempre una previsualización corregida del color. No se esta viendo el dato del archivo real. A esto se le llama color independiente del dispositivo. En una imagen que se está viendo en el espacio de trabajo Adobe RGB, y está activada la gestión del color, lo que se ve es la previsualización de la imagen convertida al monitor perfilado. La estructura de un perfil es como dos conjuntos de tablas de valores a las que se les incorpora un algoritmo para obtener unos valores más amplios. Esta es la forma de describir su rango de color en términos de coordenadas del espacio absoluto de color, o sea el conjunto de colores que el ojo humano es capaz de ver. Este conjunto de informaciones guardadas en un archivo permite situar el espectro propio del dispositivo dentro del espacio absoluto de color indicando las relaciones entre las coordenadas del dispositivo y algún tipo de coordenadas absolutas. 8. Conversión de Perfiles Una conversión siempre tiene lugar del perfil de origen al de destino. En la práctica, la conversión la realiza un ?motor de color? o Módulo de Ajuste de Color (CMM), como Apple ColorSync o Adobe Colour Engine. 1. Las coordenadas Lab (también se le denomina PCS, eSpacio de Conexión de Perfiles) que se corresponden con ese color RGB concreto se hallan en el perfil del monitor. 2. Esas coordenadas Lab se localizan en el perfil del dispositivo de impresión, junto con su correspondencia en porcentajes CMYK. 9. Los propósitos de conversión Las posibilidades de interpretación aproximada son cuatro, denominadas propósitos de conversión y se pueden usar según situaciones tipificadas. La interpretación que seleccione depende de si los colores

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información