| Artículos | 01 DIC 2008

Todo sobre los nuevos MacBook

Los nuevos guerreros de la carretera cambian su armadura

Compartir

Javier Rodríguez.
Apple ha renovado por completo su gama de equipos portátiles dirigida a los usuarios más viajeros. En ellos, no destaca tanto el incremento en la velocidad del procesador, sino especialmente el nuevo proceso de fabricación en las carcasas del MacBook y MacBook Pro, así como un espectacular aumento de rendimiento gráfico en los modelos MacBook Air y MacBook.

Apple tiene una línea de portátiles realmente clara, con los modelos MacBook dirigidos a usuarios domésticos, los MacBook Pro a los profesionales y los MacBook Air para los más viajeros y que además están dispuestos a pagar un coste adicional sacrificando por el camino parte del rendimiento y algunas características que se ofrecen de serie en el resto de opciones. ¿El beneficio? menos peso en el equipaje. Pues bien, con la última actualización de la gama de producto Apple aun ha reforzado aun más la orientación de cada uno de sus productos; si bien los más claros beneficiado de todos ellos son sin lugar a dudas los nuevos MacBook.

El MacBook se gradúa
Apple llevó a cabo un importante rediseño sobre este producto en el 2006, donde no sólo se ofrecía la posibilidad de adquirir el modelo alto de gama en color negro, sino utilizando por primera vez una nueva plantilla de teclado que, con el paso del tiempo, acabaría por extenderse también a los MacBook Air y ahora también a los MacBook Pro. Además en aquellos modelos también se mejoró considerablemente la capacidad de actualizar no sólo la memoria del equipo sino también el disco duro interno.
Sin embargo, y debido principalmente a su orientación al mercado de consumo, los usuarios de MacBook siempre han tenido que sufrir una serie de restricciones en comparación con quienes optaban por cualquiera de los modelos más caros de la gama profesional. La más importante de dichas limitaciones era el rendimiento gráfico, aunque también había que sumar la menor resistencia de los materiales empleados en la construcción de la carcasa del equipo: plástico frente al aluminio.

Diseño general
Ahora, Apple ha decidido recortar muchas de las limitaciones que separan al MacBook de los modelos MacBook Pro, y la primera de ellas se encuentra en el proceso de fabricación y material empleado para la construcción de la carcasa.
La nueva carcasa de los nuevos MacBook se fabrica a partir de una única pieza de aluminio consiguiendo que el producto no sólo gane en resistencia frente a pequeños golpes, sino ofreciendo también un acabado mucho más pulido en comparación con los anteriores modelos. Por ejemplo, la rigidez que proporciona el aluminio en comparación con la carcasa de plástico empleada en los anteriores modelos se nota desde el primer momento no sólo cuando cogemos el portátil con nuestras manos, sino especialmente en la propia pantalla. (si quieres ver el proceso de diseño completo, puedes ver el vídeo en http://tinyurl.com/4ob2ln).
Como parte del proceso, los nuevos modelos también ofrecen un contorno más redondeado y una línea más estilizada que ha permitido dejar por el camino un total de 250 gr. de peso en comparación con los modelos de la generación anterior.
Adicionalmente, el hecho de que la carcasa sea de una sola pieza ha modificado por completo el acceso al compartimento de la batería, disco duro y también ampliación de la memoria. A diferencia de las anteriores generaciones en las que necesitábamos utilizar un destornillador o bien una moneda para girar la muesca que liberaba la batería en la parte inferior del portátil, dando de este modo acceso a la sustitución del disco duro o la ampliación de la memoria, ahora sólo tendremos que utilizar una palanca incorporada directamente sobre la base del MacBook. Al hacerlo quedará a la vista tanto el disco duro (que se puede sustituir con bastante sencillez) como la batería cuyo formato y autonomía ha variado sobre las empleadas en los anteriores modelos. Ahora bien, si lo que deseamos es ampliar la memoria suministrada de serie (2 GB en dos módulos de 1 GB cada uno), entonces aún tendremos que continuar usando el destornillador para quitar la otra placa que cubre el resto de la base del portátil.
Si bien dicho sistema de ampliación mejora el acceso a otros componentes que podríamos desear sustituir en el futuro, como por ejemplo la unidad óptica, añade algo más de dificultad en la ampliación de la memoria, aunque es una operación que sólo necesitarás hacer una vez.
Otra mejora introducida con el nuevo diseño es que ahora sólo tendremos que pulsar un pequeño botón situado a continuación de los puertos para consultar visualmente el nivel de carga de la batería gracias a unas microperforaciones láser practicadas en el costado izquierdo del equipo.

Pantalla LED
Pero lo que llama la atención desde el primer momento que abrimos el portátil es su aspecto “iMac aluminio”, debido a que ahora el panel LED del MacBook está protegida por un cristal de extremo a extremo, en vez de quedar ligeramente hendido sobre el marco tal y como ocurría en las anteriores revisiones del producto. Además, en este caso Apple también rodea el panel de 13 pulgadas con un generoso margen de color negro, y aunque es probable que lo primero que esperes sea la molestia producida por una buena cantidad de huellas sobre la pantalla, lo cierto es realmente no es así. No obstante, Apple suministra junto con el producto un paño que te permitirá limpiar la pantalla del MacBook siempre que lo necesites, tal y como también venía haciendo con los portátiles de las anteriores generaciones.
Pero si estás acostumbrado a las pantallas mate, te sentirás muy incómodo con los reflejos y brillos producidos por el nuevo panel y que son incluso más evidentes en comparación con las pantallas brillantes utilizadas en los anteriores MacBook.
Durante nuestras pruebas y uso del MacBook hemos comprobado que la apertura máxima de la pantalla también es ligeramente superior a lo que podíamos aplicar con el anterior MacBook, algo que agradecerás a la hora de reducir los reflejos de la pantalla especialmente en entornos de oficina con iluminación fluorescente. En otras situaciones, como por ejemplo bajo iluminación incandescente o con luz día, los brillos y reflejos no fueron tan molestos.
Adicionalmente, los MacBook incorporan por primera vez un sensor de luz ambiente (junto a la cámara iSight) y que permite ajustar automáticamente si así lo deseas el nivel de brillo utilizado por el panel LED. En este sentido, durante nuestras pruebas también hemos podido comprobar como el panel ofrece un mayor nivel de luminosidad, y también calidad, en comparación con el utilizado por Apple en las anteriores generaciones MacBook. De hecho, y aunque sigamos contando con la misma resolución de 1280 x 800 píxeles, lo cierto es que en el nuevo panel también se ha ganado en definición.
Y si lo que te interesa conocer es el gamut que permite reproducir este nuevo panel, por ejemplo para tareas de retoque fotográfico o edición de vídeo, entonces nuestro consejo es que conectes un buen monitor externo si buscas la máxima calidad, pues el panel incorporado ofrece una reproducción de gama de colores algo inferior al espacio de color sRGB, tal y como ocurría ya con los modelos MacBook y también MacBook Pro de las ante

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información