| Artículos | 01 MAY 2000

Un fax en mi Mac

Compartir

Plácido Moreno.
Viene incorporado en el iMac y probablemente no le hayas prestado nunca demasiada atención. ¿Sabías que puedes enviar y recibir faxes desde tu ordenador directamente? Es posible que esta tecnología esté un poquito pasada de moda, pero la experiencia demuestra que cuando se ha caído Internet y ya no quedan más recursos para enviar una información importante, el fax puede sacarte de muchos apuros. Aprovecha al máximo FaxSTF.

Para usar FaxSTF tienes dos opciones para activarlo. Puedes definir desde el Selector el FaxPrint o bien utilizar los atajos de teclado. ¿Dónde está la diferencia? Si usas la primera opción todos los menús de impresión de tus programas te ofrecerán la opciones para trabajar con el fax de forma fija. En cambio, si optas por atajos de teclado (configurables en menú Edit, opción Settings), puedes tener tu impresora activa en el Selector del Mac y, pulsando CTRL+ALT al extender el menú Archivo en cualquier aplicación, se activarán las opciones del fax. Poner bonito tu fax
Aunque FaxSTF tiene limitaciones para crear carátulas atractivas para los faxes, es posible elegir entre tres que vienen por defecto y siete que pueden ser editadas por el usuario. La técnica es sencilla. Abre desde el menu Edit, la opción Edit Cover Page. Elige tu logo o imagen desde tu aplicación favorita de diseño gráfico y simplemente copia y pega en el espacio que muestra la cubierta del fax. Otro punto a tener en cuenta es la “traducción” de los mensajes por omisión del fax. La mancha gris atenuada rectangular que ves en la imagen en miniatura de la cubierta no es otra que la información sobre el fax y puedes definir su contenido y el tipo de letra para esta etiqueta. No olvides personalizar todos tus faxes, ya que son muchos los usuarios que hacen publicidad gratuita de los fabricantes de estos programas por no pararse cinco minutos con calma para configurar el programa correctamente.

Quick Notes o el fax económico
No siempre es necesario mandar faxes con su cubierta (recuerda que no tenemos tanto papel para malgastarlo). Para los mensajes dirigidos a aquellos que todavía no han apreciado las ventajas del correo electrónico puedes utilizar las notas rápidas desde el Fax Browser eligiendo como cubierta para el fax la que tiene por omisión.

Enviar faxes desde cualquier sitio
Si eres usuario de un PowerBook, en cuestión de minutos puedes habilitar diferentes localizaciones con la opción Smart Dialing. Esto te permite rápidamente adecuarte al entorno de trabajo en cualquier desplazamiento con los atributos de los números de teléfonos ya definidos.

Un par de consejos
Si trabajas con centralitas no olvides definir en las preferencias el digito previo al marcado (habitualmente un 0 o un 9) y la pausa de la coma, ya que aquí suelen detectarse muchos de los problemas en las conexiones. O bien se pierde la señal de marcado al ser demasiado rápida o bien, se pierde por una pausa demasiado larga entre el prefijo y el número de teléfono.
Es muy importante que no modifiques, si no estás completamente seguro (y eso pasa pocas veces) las preferencias de los comandos AT de configuración del módem. FaxSTF ofrece un sinfín de opciones de módems que configura de forma automática. Si tu módem no está en la lista, piénsalo dos veces a la hora de cambiar nada y pónte en contacto con tu distribuidor o visita la web del fabricante del módem y de FaxSTF en www .stfinc.com.
Si tienes intención de enviar gráficos vectoriales a través del fax, presta atención a que en el FaxSetup esté sin seleccionar la la opción Precision Alignment. Esta opción permite ganar calidad de reproducción en faxes de inyección de tinta.


Los tres mosqueteros de FaxSTF
-----------------------------------------------
Este pequeño programa se compone de tres partes: el Fax Browser (A) que básicamente te sirve para llevar un poco de orden en todo lo que respecta al envío y recepción de faxes. Así, puedes ver carpetas como Fax Archive (1) donde se almacenan todos los faxes, y a donde es recomendable que arrastres los faxes que van entrando a la carpeta Fax In (3) para no perder ninguno de ellos. Fax Hold (2), es la carpeta donde se quedan los faxes enviados que por cualquier motivo o error no han podido salir. Un detalle: sólo desde la carpeta Fax Out (4), es decir aquellos faxes que esperan orden de salida, se activarán el resto de los botones de la parte superior del Fax Browser. Con ellos puedes cambiar opciones como el destinatario del fax (5), cambiar la cubierta del fax (6), programar la hora de salida del fax (7), enviar el fax elegido (8) o simplemente deshacerte del fax en la papelera (9).
A la ventana Destination puedes arrastrar directamente los números de fax desde la ventana Fax Numbers (B), con una importante limitación ya que esta versión “light” de FaxSTF sólo te permitirá incorporar tres números de fax para realizar envíos múltiples. Existe otra ventana más, Log File (C) que muestra un informe detallado sobre el uso del fax y de los posibles errores producidos durante las transmisiones.


Importando teléfonos
-------------------------------
Es muy probable que acabes cansado de teclear a mano los números de fax de los destinatarios. Si dispones de una base de datos generada con FileMaker o trabajas con ClarisWorks (ahora AppleWorks) y tienes almacenados los faxes de clientes o amigos, verás qué bien se entienden con Fax STF.
De hecho, es posible, sin ningún problema, elegir un número determinado de registros de tu base de datos favorita en FileMaker (A), como pueden ser el nombre de la empresa, nombre del destinatario, cargo, número de teléfono, número de fax (B) y preparar un documento de texto separado por espacios (C) que será importado sin mayores problemas desde FaxSTF, desde la ventana Fax Numbers, menú Action, opción Import Phonebook. Como verás, también es posible compartir los números de faxes con cualquier usuario con la opción de exportación que puedes encontrar en el mismo menú. FaxSTF es una pequeña herramienta, pero desde luego con gran potencia y facilidad de manejo.


¡Cuidado! Antes de enviar...
---------------------------------------
A veces puede interesarTE que el envío de un fax sea instantáneo o puede que te interese dejarlo almacenado para enviarlo más tarde o incluso automatizar el envío. Una vez que das el visto bueno a la vista previa del fax (tranquilo, siempre se ve en blanco y negro) (A), es posible definir la hora de salida, fecha y tipo de cubierta a utilizar (B). Cuando envías el fax, una pequeña ventana (C) te mantendrá informado del proceso. Por supuesto, que puedes cerrar esta ventana si te resulta molesta, ya que FaxSTF trabaja en modo subordinado y, al final, un aviso desde el Finder te indicará si el proceso se ha llevado con éxito. Del mismo modo, sólo debes tener el Mac en uso o incluso en reposo para que empiece a recibir faxes: la aplicación se “despierta” de forma automática y comienza el proceso de recepción de mensajes (D).

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información