| Artículos | 01 MAY 2000

Vídeo digital, herramientas de autor DVD: creación

Compartir

Javier R. Menéndez.
En el mes de diciembre comentaba la futura evolución anunciada por los representantes oficiales del USB hacia la norma 2.0 y del FireWire hacia una velocidad máxima de 800 Mb por segundo. Después de cinco meses, y con independencia en la consecución de los objetivos que se marcaban ambos organismos, hay un aspecto claro: la mayor convergencia entre la plataforma Mac y los medios y dispositivos electrónicos ha sido posible precisamente gracias a la incorporación de ambos buses en los equipos de Apple.
También a lo largo de diversos números hemos ido viendo la clara apuesta de Apple en el mundo del vídeo digital: conferencias, productos y optimización de sus equipos, siendo los portátiles profesionales los últimos en incorporarse como herramientas de edición de vídeo.
Ahora, la última edición del NAB (National Association of Broadcasters) nos ha traido importantes anuncios en el terreno del vídeo digital: Pinnacle, Matrox y Apple van de la mano para ampliar el abanico de opciones en la parcela del vídeo profesional. Apple y Matrox han trabajado juntos en la primera tarjeta PCI para edición DV: edición, efectos y composición en tiempo real, sin necesidad de tener que esperar para comprobar cuáles son los resultados. Pinnacle, por su parte, también ha anunciado en el mismo evento dos soluciones exclusivas para Mac mediante la tarjeta TARGA Ciné, disponible el próximo verano según el anuncio oficial. Con ella, en combinación con el Power Mac G4 y Finnal Cut, los usuarios podrán trabajar con calidad estándar y de alta definición, también en tiempo real.
Final Cut Pro, software que supone el eje central en la estrategia de Apple en el terreno del vídeo digital, sufrirá un nuevo cambio de versión hacia la 1.2.5. Dicha actualización será gratuita, si bien sólo estará disponible a través de la web de Apple, siguiendo de este modo la filosofia de actualizaciones inaugurada con QuickTime 4.
Si bien la más reciente Final Cut Pro 1.2.1 tuvo como principal misión mejorar la compatibilidad con el Power Mac G4 y Mac OS 9 (así como la más importante de todas: soporte PAL); la anunciada FinalCut Pro 1.2.5 ampliará realmente las capacidades de la aplicación al proporcionar soporte de formato 16:9 y trabajo con señal YUV; en definitiva, opciones destinadas a un mercado profesional. Otra característica que hará su estreno en la próxima versión del software de edición de vídeo profesional de Apple es la que nos permitirá trabajar con películas de referencia, permitiendo economizar espacio en disco duro y tiempo de renderizado.
El último anuncio de Apple en la NAB fue la adquisición del software de autoría DVD de Astarte, y no sólo de las herramientas sino también del equipo de ingenieros encargados de su desarrollo.

Apple, DVD y FinalCut Pro
En 1997 Macromedia presentaba en su I Conferencia Europea de Desarrolladores (www.idg.es/macworld/content.asp?idart=30599) una versión previa del producto Video Vortex. Posteriormente, Apple adquirió a dicho fabricante el desarrollo y también el equipo relacionado con este. Si el fruto de aquella adquisición es Final Cut Pro y si este producto supone uno de los pilares en la estrategia del vídeo profesional de Apple, parece bastante claro que ahora puede inaugurar el comienzo en la conquista de una nueva parcela en el mundo de la imagen, y la convergencia con otra tecnología a la que ya es posible referirse como realidad: la cada vez mayor implantación de reproductores domésticos para títulos DVD (amén de la inclusión de este tipo de unidades tanto en los equipos de Apple como en los PC).
Evidentemente, han tenido que pasar varios años desde entonces y no sólo ha tenido que evolucionar FinalCut Pro. Tengamos en cuenta que los procesadores PowerPC también han mejorado sustancialmente, y el bus FireWire también ha sido determinante.
Tal y como se ha desarrollado, o quizá sea más correcto decir tal y como se está desarrollando, la estrategia en el campo del vídeo digital, en la actualidad Apple proporciona una solución de vídeo orientada a usuarios domésticos (iMovie y los equipos iMac), al mercado profesional (FinalCut Pro, Power Mac G4 y PowerBook G3) e Internet gracias a QuickTime TV y su solución para la distribución de contenidos (QuickTime Server, basado en Mac OS X).
Quizá lo más “curioso” de los anuncios realizados en el NAB sea la adquisición del software de autoría para DVD, ya que puede suponer el modo en el que Apple abrirá y potenciará un nuevo mercado sumamente interesante, más allá de su relación con el resto de productos destinados a arropar el software Final Cut.
En definitiva: la apuesta de Apple es la creación de contenidos. Si en los años 80 basó su estrategia para hacer de la marca un pilar líder en el terreno de la autoedición, en la actualidad también está llegando a acuerdos similares para asegurar, de forma exclusiva, su liderazgo en la multimedia del siglo XXI. Quien sabe, ¿después del vídeo se producirá el mismo enfoque en el terreno del audio y de las aplicaciones 3-D?

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información