| Artículos | 01 OCT 2005

Videocast

Emite tus propios programas de vídeo

Compartir

Javier Rodríguez.
Apple cuenta ya con soporte para vídeo en iTunes y, quién sabe, puede que en un futuro no muy lejano aparezca un reproductor iPod que también sincronice el vídeo con iTunes y no sólo música y fotografías. Hasta entonces, te mostramos una forma sencilla en la que puedes preparar y distribuir tus “videocast” o podcast de vídeo.

Aunque en el número de Octubre de 2002 de Macworld ya te contamos cómo podías montar tus emisiones de vídeo utilizando la solución gratuita de streaming de Apple Broadcaster, en este artículo nos centraremos en mostrarte las herramientas y algunos consejos para crear tus programas “enlatados”; programas de vídeo que, una vez hayas concluido su montaje, podrás copiar por FTP a tu servidor de Internet (incluyendo la carpeta iDisk de tu cuenta .Mac) para que cualquiera pueda acceder a él introduciendo el URL desde iTunes 3.9 o posterior.

Graba con buena imagen
A la hora de plantearte tu programa de vídeo tienes dos opciones: grabar de modo autónomo con tu cámara de vídeo o bien “en tiempo real”, grabando directamente con una cámara de vídeo o tu iSight conectadas al Mac y utilizando iMovie o bien la característica de grabación de QuickTime Pro 7 (29,99 EUR).
Cámara. Si quieres la máxima calidad nuestra recomendación es que elijas la primera opción. De este modo podrás grabar en exteriores utilizando una buena iluminación natural y podrás utilizar el Mac simultáneamente para otras funciones que veremos un poco más adelante. Por tanto recuerda que contar con una buena iluminación resulta fundamental cuando se trata de obtener la mejor calidad en las grabaciones de vídeo.
Pero si tu programa y recursos van en otra dirección y te tienes que ceñir a los interiores, entonces dedica un poco de tiempo a escoger un lugar cuyo fondo no te reste contraste ni distraiga la atención; además de que deberá estar bien iluminado.
En cuanto a qué tipo de cámara puedes utilizar, recuerda que la grabación de vídeo y su conversión al formato digital es como cualquiera de los otros ámbitos que ya te resultan conocidos, incluyendo el sonido: si utilizas una mala calidad como punto de partida no podrás hacer mucho para obtener un resultado con calidad. Esto significa que aunque actualmente puedes utilizar la capacidad de grabación de una inmensa variedad de cámaras fotográficas, cámaras de vídeo que graban en soporte sólido (tarjetas de memoria) o incluso teléfonos móviles, si quieres hacer algo con buena calidad nuestro consejo es que emplees una cámara DV y grabes en cinta sin utilizar el modo de larga duración (lo que implica mayor compresión de los datos y por tanto peor calidad).
Ahora bien, si no tienes demasiado presupuesto y tienes pensado grabar tus programas en interiores (por ejemplo en una sala de tu casa o en un despacho de tu estudio), entonces la mejor opción es que utilices una iSight conectada directamente a tu Mac. Otra opción es que utilices tu cámara de vídeo situada justo por detrás y centrada sobre la pantalla del Mac. En este caso, ajusta el balance de blancos, el encuadre y asegúrate de conectar el adaptador de alimentación a la cámara de vídeo y de que no tenga ninguna cinta dentro, ya que de lo contrario la mayoría de las cámaras de vídeo se apagan automáticamente al detectar que han transcurrido más de 5 minutos sin grabar.
Graba tu pantalla. Una buena cantidad de los Videocast que se pueden encontrar actualmente en Internet son tutoriales en los que se explica de forma práctica cómo sacar más provecho de las aplicaciones y recursos del Mac. Una de las visitas que te recomendamos (en inglés) es macTV Videocast (http://live.watchmactv.com).
Si tienes previsto que tus Videocast vayan en esta línea, o bien necesitas incluir en alguna ocasión la grabación de las imágenes de tu monitor, entonces nuestra recomendación es que utilices Snapz Pro X (69 dólares; www.ambrosiasw.com). No es barato, pero de todos los programas que he probado para capturar la pantalla del Mac siempre he regresado al de AmbrosiaSW. Simplemente, es fácil y proporciona unos resultados perfectos.
Esta utilidad te permite realizar bastantes ajustes sobre el modo de grabar la pantalla: toda la pantalla o sólo la zona seleccionada, seguimiento del cursor, velocidad de fotogramas, incluir el sonido “clic” de acción del ratón, añadir una pista de audio adicional, profundidad de color y por supuesto los ajustes relacionados con la calidad de compresión tanto para el audio como el vídeo.
La imagen… estable. Igual que sucede en el caso de los Podcast seguramente no quieras que tu programa de vídeo se convierta en un monólogo, sin embargo es bastante probable que quieras intervenir como hilo conductor entre cada uno de los cortes o secciones del programa. Cuando vayas a grabar las presentaciones de cada uno de los cortes monta la cámara de vídeo sobre un trípode. Si aun no lo tienes, procura comprar uno que incorpore indicador de nivel y que sea firme en la base y en la junta formada por la plataforma que soporta la cámara y el brazo. Puedes encontrar buenos trípodes con estas características por un precio inferior a los 50 EUR.
En cuanto al uso del trípode en la grabación de las diferentes secciones ya dependerá en mayor medida del tipo de programa que desees realizar.
Si utilizas la iSight comprueba la inclinación de plano (que esté perpendicular) y el encuadre de la imagen para asegurarte de que esté recto y centrado o ligeramente hacia un lateral, ya que si tuvieses que retocarlo posteriormente (girando la imagen), perderías tamaño de cuadro o definición al ampliarlo para completar los píxeles recortados como consecuencia de la operación de enderezado de la imagen.

Sonido y locución
Todas las cámaras que permiten grabar vídeo, incluyendo las más modestas, también incluyen un micrófono para la captación de audio. El problema si utilizas esta opción es que no sólo estarás grabando tu voz sino que, y probablemente al mismo nivel de volumen, el micrófono también estará recogiendo cualquier otro ruido ambiente e incluso en los modelos más económicos algunos ruidos producidos por la mecánica de la propia cámara.
La forma más elegante de solucionarlo, y que no supone un desembolso excesivo, consiste en utilizar un micrófono de corbata conectado a la entrada de audio de la cámara. Servirá incluso con los micrófonos de corbata más económicos que puedes encontrar por 24 EUR en las tiendas de electrónica. También es recomendable que utilices esta opción para capturar el sonido aunque vayas a capturar el vídeo con la iSight.
Cuando vayas a grabar las locuciones hazlo en una única sesión. Si por ejemplo grabas una a primera hora, la siguiente a medio día y otra avanzada la tarde, te darás cuenta de que tu voz no suena igual a lo largo del día.

No te atasques
Si contar con un guión (o planificación) resulta fundamental para lograr un buen Podcast, en las locuciones de una grabación de vídeo se trata de un aspecto vital. Sin embargo, aquí es donde se puede echar mano del Mac para emplear uno de los recursos utilizados por los mismos profesionales del mundo de la televisión: el Te

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información