| Artículos | 01 ABR 1999

Vivir al margen

No utilizar los estándares puede s

Compartir

Fernando García.

El gran fiasco nacional que hace unas semanas acaparó el interés de todo el mundo y las páginas de muchos medios de comunicación fue el bulo de lo que había aparecido en el programa de televisión ?Sorpresa, Sorpresa?, relatado por muchos con gran lujo de detalles . Si bien a mucha gente le sorprende cómo ha podido expandirse una falsedad de tal modo, los que nos consideramos profesionales de Internet conocemos esta situación desde hace mucho e incluso existe un nombre para ella: leyendas urbanas, y hay páginas web dedicadas a recopilar las más interesantes, divertidas o amenas . La causa es que estamos acostumbrados a creer todo lo que un medio de comunicación publica, incluso en la sección de informática, en la que los periódicos de información general suelen publicar burradas dignas de los Monty Python, y se le atribuye a una página web el mismo don de infabilidad . Una de las grandes ventajas de Internet, la libertad total de información y expresión, tiene también una desventaja: se pueden anunciar las tonterías más grandes, ya sea porque se trate de una broma ( y el lector se la crea a pies juntillas ) , una falta de información del autor o simplemente interés en tergiversar la realidad . Tenga, por tanto, cuidado de lo que lea y practique el buen hacer de la duda metódica .

Internet ha provocado otros efectos de masas no calculados ni por los más brillantes sociólogos . Uno de ellos es el conocido como ?efecto slashdot? ( slash-dot es ?/ . ?, una combinación de caracteres conocida por los usuarios de Unix ) , nombre de una popular página web http://slashdot . org en la que su autor publica noticias, cotilleos y rumores dentro del mundo Unix, Open Source y de la libertad de expresión en Internet . Cada vez que esta página hace referencia a otra página web, esta última se ve inundada por decenas de miles de visitas en horas, lo que ha provocado que muchas páginas personales hayan cerrado debido a que ni ellos ni las empresas que los albergan puedan soportar este tráfico .

Pero el efecto slashdot no es único . Si Slashdot es visitado principalmente por amantes de Linux todos los grupos de interés tienen sus páginas que actúan de ?líder de opinión? . Páginas que en la mayoría de los casos surgieron por la iniciativa entusiasta de algún particular y que sólo con el paso del tiempo han conseguido soporte o publicidad para poder seguir funcionando . Una de ellas, para usuarios del Macintosh, es www . macosrumors . com, si quiere estar a la última, o también http://welcome . to/macuarium si le intimida el inglés y quiere conocer las últimas noticias del Mac en castellano . Aunque ignorados por los grandes grupos editoriales, estos espacios web adquieren cada vez mayor relevancia y no sería de extrañar que pronto muchos de ellos fueran adquiridos o participados de una u otra forma por alguna compañía de comunicación .

Todos a una

Como ya he comentado alguna vez, Linux empieza a ser respetado y apreciado por las grandes compañías . Al contrario que los usuarios de este sistema operativo, que lo adoran por sus cualidades técnicas, estas empresas ven en él una base sobre la que poder trabajar . La ventaja que ofrece Linux es que al no ser propietario de una de las compañías, no existen reticencias de las otras por participar . De esta forma se ha visto cómo recientemente RedHat, una de las empresas que fabrica distribuciones de Linux en CD y las vende a bajo precio, recibía inversiones de IBM, Oracle y otros gigantes de la industria .

Algo parecido sucedió con la venta del dominio ?linux . com?, a la que acudieron la ya indicada RedHat, VA Research, Compaq, HP y, lo más curioso, Microsoft . Parece ser que los inversores han descubierto que pese a que Linux es gratuito, se puede mover mucho dinero a su alrededor .

Altos vuelos

Al preguntar si se puede utilizar un portátil en un vuelo nacional, la respuesta invariable será no . En vuelos internacionales las respuestas son más variopintas, pero quizás la más curiosa me la dieron volando a Holanda ?si tiene CD-ROM no se puede? . Afortunadamente mi portátil, un ya anciano PowerBook 1400, tiene el lector de CD extraíble .

Otra opción que utilizo y me funciona en todos los vuelos es un Psion Series 5 ( los palmtop que no tienen teclado no son para mi, escribo más rápido pulsando teclas que esperando a que el ordenador reconozca mi caligrafía ) , que pese a tener 8 MB de memoria, procesador de textos, hoja de cálculo y otras aplicaciones aparenta como una ?inofensiva? agenda electrónica para los instrumentos del avión y me dejan usarlo en cualquier vuelo .

Drama familiar

Un amigo mío quería comprarse un ordenador para casa con el objeto de aprender más informática para mejorar su condición laboral y en general para trabajar y divertirse . Mis argumentos a favor del iMac fueron tan convincentes y los de un tercer amigo común a favor del PC tan endebles ( Virtual PC 2 . 0 jugó una gran baza de ni parte ) que al final se decidió por mi propuesta, fue a una tienda de informática, lo reservó y a continuación se lo contó a su familia . La reacción fue inesperada, su hermana ( que trabaja en la administración pública ) se horrorizó afirmando que es incompatible con todo, su otra hermana le dijo tres cuartos de lo mismo, pero el colmo fue su madre, bastante mayor, que le llamó expresamente a casa para decirle que se lo había contado a su tío y que este casi le deshereda . Afortunadamente mi amigo ha podido usar un Mac y un PC y tiene las ideas muy claras .

Actualmente tiene un iMac en su casa y está esperando a que vaya a visitarle su familia para, con una diabólica sonrisa, enseñarles su Macintosh funcionando con Windows 95 .

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información