IPAD | Noticias | 22 ENE 2013

Análisis iPad mini

Tras estos meses de uso en nuestra revista Macworld, ya hemos podido sacar conclusiones en base a la convivencia diaria con el iPad Mini. A continuación, te contamos la propuesta de iPad que compite con el segmento de tabletas económicas en el que mejor y más variada oferta existe por parte de otros fabricantes como Google, Samsung o Amazon.

Compartir

iPad Mini Blanco
Daniel de Blas

La historia del iPad de 7 pulgadas viene ya desde que se afianzó el éxito del iPad original y el resto de fabricantes entendieron que el mejor modo de competir con la tableta de Apple era hacerlo en formatos alternativos y, sobre todo buscando a quienes necesitan algo más pequeño y económico que el iPad aunque sea centrado en consumir contenidos, navegar por Internet y para un uso esporádico del correo. Apple, todavía entonces comandada por Steve Jobs, no dio muestras de estar interesada en formatos más pequeños que las 10 pulgadas del iPad y el CEO de Apple llegó a comentar que "con las tabletas de 7 pulgadas deberían regalar una lija para afilar los dedos".

Sin embargo, la realidad es que el mercado de tabletas pequeñas y económicas se empezó a desarrollar y junto con los lectores de libros electrónicos comenzaron a hacerse dispositivos muy populares. Por un precio de 100 euros tenías a tu lectores de libros con alguna capacidad extra como reproducción de música o navegación web, y por 200 euros en adelante podías encontrar tabletas que servían como reproductor multimedia, navegación web, etc; sin la eficacia y posibilidades del iPad, pero que para muchos consumidores "ávidos de tabletas" más baratas eran suficiente para darse un capricho. Así, las cifras empezaron a ser importantes y en Apple se dieron cuenta de que el formato de 7 pulgadas tenía ya un mercado importante. El propio Steve Jobs, en su última etapa al frente de Apple, ante la presión de otros ejecutivos como Eddy Cue o Scott Forstall, parecía cada vez más receptivo al iPad de 7 pulgadas hasta que por fin, hoy podemos decir que el nuevo iPad mini es "tan iPad como el de 10 pulgadas y hasta el mejor iPad para una gran parte de los usuarios".

 

Hecho para tu mano
La primera sensación con el iPad mini en la mano es algo confusa. Estéticamente es un cruce entre un iPod touch y un iPad convencional: es muy delgado, con sólo 7,2 mm de grosor, cabe en tu mano (aunque si tus manos son pequeñas, te será algo incómodo de abarcar). Además es tremendamente ligero ya que con 300 gramos, pesa la mitad que un iPad normal y es más ligero que muchos de sus rivales como el Samsung Galaxy Tab 2 de 7 pulgadas (345 gramos) o el Nexus 7 de Google (338 gramos). Esta ligereza hace que puedas sujetar el iPad mini de muchas maneras con una mano sin que resulte incómodo y, el tamaño es también los suficientemente pequeño para que apetezca llevarlo encima mucho más que el iPad de 10 pulgadas (cabe en un bolsillo grande se una chaqueta y puede caber hasta en el bolsillo trasero de un pantalón tejano).

Como decíamos, físicamente es como un iPod touch gigante con la parte posterior de aluminio y con el mismo bisel brillante en el frontal que tienen el iPod touch y el iPhone 5. La curva del borde no es tan afilada como en el iPad convencional y, aunque no transmite tanta sensación de delgadez, la verdad es que es algo que otorga más seguridad a la hora de cogerlo con una mano. Quizá Apple debería tomar esta idea también para el iPad de 10 pulgadas ya que su bisel tan afilado no sólo sirve para que la tableta se escurra más de los dedos sino para que pueda causar más daño en sí mismo o a su alrededor ante una caída.




 


La disposición de botones y conectores es la ya conocida de otros iPad. En la parte superior de la tableta se encuentra la toma de auriculares con soporte para auriculares con micrófono y mando, el propio micrófono externo y el botón de encendido. En lateral derecho los controles de volumen, en este caso son dos botones separados en lugar de una única pieza, y el conmutador de silencio o bloqueo de la orientación. En la parte inferior se encuentran el conector Lightning y dos rejillas de salida de los altavoces estéreo (sí, estéreo, por si alguien lo dudaba, aunque para percibir el efecto estéreo dos pequeños altavoces separados por apenas unos centímetros no es lo óptimo). En la parte posterior se encuentra una cámara iSight de 5MP con óptica de 5 lentes que, según Apple, son las mismas que puedes encontrar en el iPad de 4 generación, el nuevo iPod touch y en el iPhone 5 (aunque este tiene un sensor de 8 MP), aunque como es habitual en los iPad, carece de flash LED. En el frontal se encuentra el botón de inicio y la cámara FaceTime HD con 1,2 MP de resolución y que permite capturar películas en HD 720p (la posterior captura vídeos HD 1.080p).

 

 

Menos marco, casi la misma comodidad
Un detalle que llama la atención del iPad mini, es que Apple ha reducido el marco en los laterales del frontal para hacer más estrecho el dispositivo y que pueda caber en una mano. Esto hace que uno se pregunte si nuestros dedos no interferirán con la pantalla al coger el iPad en modo retrato con una mano. La respuesta es no, ya que Apple ha dotado al software del iPad mini de un sistema que discierne si estás tocando el lateral de la pantalla con un pulgar (es decir sujetando el dispositivo) o interactuando con él con otros dedos. Y lo cierto es que en nuestras pruebas el sistema funciona y, si bien es cierto que tu mano puede tapar mínimamente el borde de la pantalla, lo que no hará es molestarte en su manejo.

Otra de las cosas que te estarás preguntando es si el manejo de los elementos de la interfaz será igual de fácil que con el iPad "normal". En nuestra experiencia hemos comprobado que, en general, el iPad mini se maneja con la misma comodidad que el convencional, salvo por un par de excepciones. La primera es el teclado en pantalla, que aunque sigue siendo sorprendentemente cómodo de usar, sobre todo en apaisado, se nos hace una pizca más estrecho que el del modelo de 9,7 pulgadas (no en vano tienes unos dos centímetros menos de anchura en el teclado). La segunda viene cuando usas apps que tienen una interfaz con los elementos muy concentrados como sucede, por ejemplo, con el navegador Safari cuando tienes una barra superior muy poblada de favoritos o tienes muchas pestañas abiertas. Más allá de esto, el iPad mini, sencillamente exige algo más de precisión a la hora de hacer tap o manejar cualquier elemento táctil, pero si te estabas temiendo que los iconos o la interfaz se redujesen en exceso, puedes estar tranquilo (como referencia, piensa que los iconos del escritorio, aunque más pequeños que los del iPad de 10" son significativamente más grandes que los del iPhone).
En conclusión, sobre el aspecto físico y la construcción del iPad mini, puede decirse que Apple ha hecho un genial malabarismo para mantener la resolución del iPad original y el iPad 2 (1.024 x 768 píxeles), lo que significa que las apps funcionan exactamente igual, y reducir lo suficiente el tamaño y el peso para que sea una tableta “de las de una mano”. El resultado, sin duda es excelente y van a ser muchos los que prefieran renunciar a la pantalla retina o la amplitud de las 10 pulgadas a cambio de llevar su iPad “prácticamente en el bolsillo”.

 

Su pantalla
Una de los aspectos más importantes de un dispositivo como el iPad mini, y sobre el que se han hecho infinitos comentarios, es evidentemente la pantalla. No en vano, el iPad es en definitiva una pantalla, y de la calidad de ésta depende en gran parte la experiencia que vas a percibir de la tableta. En el iPad mini, Apple ha usado la misma tecnología de panel que en otros iPad, la llamada IPS, que proporciona un extraordinario brillo y saturación, además de un excelente ángulo de visión. Lo único que se queda “fuera” del iPad mini, al igual que sucede en el iPad 2 (que Apple mantiene en su catálogo) es la tecnología Retina que consigue una nitidez similar a la de una fotografía, sin que sea posible distinguir los puntos en pantalla.

¿Y esto en que se traduce? Pues sencillamente en que. si estás acostumbrado a la pantalla Retina del nuevo iPad o de las últimas generaciones de iPhone, en un primer vistazo te darás cuenta de que los textos y líneas muy marcadas no tienen la misma suavidad que en una pantalla Retina y, si te fijas muy de cerca, puedes percibir los puntos o la rejilla que forma el panel… Sin embargo, en el uso normal, a los pocos minutos, te olvidarás del “efecto retina” y seguirás disfrutando de todo el resto de bondades de su pantalla (y más si no tienes una gran agudeza visual). Los colores del iPad mini tienen una excelente saturación, con un tono algo más cálido que en el nuevo iPad, pero con el mismo brillo y contraste. Además, en contra de lo que se ha comentado en algunos sitios web, la propensión a mostrar reflejos no es mayor que en otros iPad y es tan sólo mínimamente superior a la de competidores como el Nexus 7 de Google. A cambio, el iPad tiene más luminosidad que la pantalla del Nexus 7 y un ángulo de visión muy superior. Así, en definitiva, por si alguien lo dudaba, el iPad mini, aunque no tiene la elevada densidad de puntos de las pantallas Retina, tiene una de de las mejores pantallas que una tableta puede equipar.

Pequeña… pero espaciosa
Otra de las cuestiones sobre la que han corrido ríos de caracteres, es la referida a la resolución y la relación de aspecto del iPad mini.  En la presentación de la tableta, Apple mostró como la pantalla del iPad mini con 1.024 x 768 píxeles y 7,8 pulgadas, muestra sustancialmente más información en un navegador  por ejemplo, que otras tabletas de 7 pulgadas como el Nexus 7. Curiosamente, esta tableta Android presume de una resolución de 800 x 1.280 x 800 píxeles (con una densidad de 216 píxeles por pulgada, frente a los 163 del iPad mini) superior a la del iPad mini. En nuestras pruebas, hemos podido corroborar que si bien es verdad que el Nexus 7 tiene una mayor densidad de puntos (aunque sin llegar a la densidad de las pantallas Retina que alcanzan los 264 ppp), el iPad hace casi siempre un mejor aprovechamiento del espacio y la sensación es de una amplitud bastante mayor. Esto se percibe de manera muy llamativa al ver una misma página web en el navegador Chrome (de Google) y en Safari (Apple).

En cuanto a la relación de aspecto de 4:3 del iPad mini, al igual que sucede en el iPad de 9,7 pulgadas, está claro que es una cuestión de gustos y de necesidades. A la hora de ver películas, el formato 16:9 es habitualmente una mejor opción y a la hora de sujetar la tableta en una mano, el que sea más estrecha es también una ventaja: sin embargo, todo lo demás suelen ser desventajas, tanto a la hora de usar la tableta para ver fotos, como para leer, navegar, y para usar cualquier tipo de aplicación. El iPad mini, tiene además la ventaja añadida de ser, dentro de las tabletas pequeñas, una de las más grandes, de manera que la sensación es de mucha más amplitud que en rivales como el Nexus 7.

En definitiva, además de lo comentado sobre la usabilidad de las aplicaciones con el tamaño de pantalla más pequeño de este iPad mini, puede decirse que la única renuncia que haces es la tecnología Retina, que le da a los iPad que la incorporan un grado superior de calidad y nitidez para ver fotografías, para leer libros y revistas digitales o para disfrutar de juegos y otros programas que explotan al máximo las capacidades gráficas de las tabletas.

 

 

Cámaras
Aunque sin mucho convencimiento, Apple ha integrado cámaras en sus tabletas desde el iPad 2. La primera inclusión de cámaras podía considerarse casi testimonial ya que la calidad obtenida era ciertamente regular y parecía que Apple no veía el iPad como un dispositivo que necesitase ser capaz de hacer fotos, sino en todo caso, servir como dispositivo para llamadas de vídeo. Sin embargo, parece que el mercado convenció a Apple y a partir del primer iPad Retina, las tabletas de Apple han incorporado cámaras posterior y frontal de una calidad cercana a la que equipan los iPhone. El iPad mini cuenta con el mismo conjunto de cámaras que los iPod touch presentados hace un mes y el nuevo iPad Retina, con una cámara frontal FaceTime HD con sensor de 1,2 MP capaz de capturar películas HD 720p y una cámara posterior con lente de cinco elementos, apertura máxima f/2.4, sensor de 5 MP, autoenfoque y detección de rostros. Esta cámara es capaz de grabar además películas HD con resolución 1.080p. 

En cuanto a la calidad real de las imágenes, nuestra impresión es que las cámaras y la electrónica del iPad mini hacen tan buen trabajo como el iPhone 5, pero con una menor resolución en el sensor. Esto significa que las fotografías tienen un aspecto incluso superior al que consigue el iPhone 4S con una nitidez algo mayor y con un superior contraste y saturación (a pesar de que el iPhone 4S tiene una mayor resolución, con 8 MP en su sensor). El único detalle que podrías echar de menos es la ayuda del flash Led que incluyen los iPhone, pero teniendo en cuenta lo poco que suele ayudar este flash a mejorar las fotos, no es una renuncia muy grande. La cámara frontal, con sus 1,2 MP si bien te va a dar excelentes resultados para tus llamadas de vídeo o para autorretratos de manera ocasional, tiene una calidad ciertamente inferior.

 

Vídeo
En el terreno del vídeo, aunque ya desde hace algún tiempo los dispositivos iOS como iPhone 4S o el iPad de tercera generación pueden grabar películas con calidad HD 1.080, en nuestra pruebas hemos percibido que el vídeo que captura el iPad mini es de una calidad significativamente superior a la del iPad de tercera generación e incluso superior a la que proporciona el iPhone 4S, con una imagen llena de detalle y con muy buen contraste y luminosidad. Así, si como cámara de fotos es razonablemente bueno, como cámara de vídeo, el iPad mini es excelente (con la cámara posterior), superior al que graban la mayoría de cámaras compactas de fotografía y también mejor que el de muchas cámaras de vídeo domésticas. La cámara frontal hace también un buen trabajo a la hora de grabar películas, de manera que puede ser una muy buena alternativa para grabar tus propios vídeo podcast.

En definitiva, las cámaras del iPad mini tienen la misma calidad que puedes encontrar en el iPod touch y en el iPad retina de 4 generación, y son superiores a las de un iPhone 4S, aunque tengan algo menos de resolución. Esto significa que, si bien no va a sustituir a una cámara de verdad, si lo que tienes en tus manos o en tu cartera en el momento que necesitas hacer una foto es un iPad, es una alternativa que no te va decepcionar. Si de lo que se trata es de grabar películas, lo cierto es que los iPad mini (como las últimas generaciones de iPhone e iPod touch) tienen una calidad que hace que la mayoría nos estemos olvidando de que existen cámaras que sólo sirven para grabar vídeo (por supuesto, las cámaras de vídeo tienen ópticas con zoom, estabilizador y muchas otras funciones que no vas a encontrar en un teléfono o una tableta).

Sonido
Es casi de dominio público el hecho de que el sonido de los iPad “al aire” no es una característica muy destacada. De hecho, sus hermanos mayores (tanto en edad como en tamaño) incluyen únicamente un altavoz en su parte inferior derecha con una potencia y calidad de sonido suficiente para escuchar las películas, los podcast o el sonido de aplicaciones de radio o incluso musicales, pero sin ninguna pretensión. El iPad mini, curiosamente, incluye dos altavoces a los lados del conector Lightning que le permiten dar salida a sonido en estéreo, pero es difícil percibir una sensación espacial con los altavoces tan juntos (quizá Apple podría haber intentado situar los altavoces separados en la parte superior e inferior para aumentar el efecto estéreo al ver películas con el iPad en horizontal).

Como se ha mencionado en lo relativo al vídeo, el iPad mini equipa un micrófono en su parte superior que te permite, además de capturar el sonido de tus películas, usar el iPad mini con aplicaciones que necesitan registrar sonido como aplicaciones para grabar notas de voz. En nuestras pruebas, los resultados de grabación al aire son sorprendentemente buenos y aunque quizá no te sirva para grabar conciertos, es ideal para grabar entrevistas o incluso para grabar ideas musicales si eres compositor.

Otro elemento importante con respecto al sonido se encuentra en que el iPad mini, como todos los dispositivos iOS de las últimas generaciones, además de la salida estándar para auriculares, incluye en este conector la compatibilidad con los auriculares con mando y micrófono de Apple y de muchos otros fabricantes. Por desgracia, como pasa en todos los iPad, no se incluyen auriculares con la tableta, aunque puedes usar como manos libres con micrófono cualquiera de los auriculares que Apple incluye con los iPhone o iPod touch (además de con cualquier auricular convencional).

 

 

Su rendimiento
El iPad mini, incluye el mismo procesador A5 que ya se introdujo con el iPad 2. Igualmente, el iPad mini cuenta con el mismo sistema de gráficos, resolución de pantalla y cantidad de RAM que el iPad 2 (512 MB). Como era de esperar, las pruebas de rendimiento y percepción en el uso confirman que la potencia del iPad mini es exactamente la misma que el iPad 2, a excepción de las pruebas de rendimiento en la carga de páginas web y conexión inalámbrica en la que el iPad mini saca partido de su conexión Wi-Fi más rápida con soporte para frecuencias de 5 GHz.

En las pruebas con aplicaciones “reales” no programas de test como GeekBench, el iPad mini ofrece la misma sensación de velocidad que el iPad 2, con un comportamiento fluido incluso con vídeos de alta resolución y juegos con gráficos exigentes. Tanto es así que con algunos juegos, el iPad mini (como ya hacía el iPad 2), el rendimiento es igual que con el iPad retina de la pasada generación (y la razón es que este modelo tiene que mover cuatro veces más píxeles en pantalla que el iPad mini). Por otro lado, una mala noticia para los que gustan de exagerar cualquier posible defecto de las tabletas de Apple, es que el iPad mini no se calienta ni siquiera al ejecutar las tareas más exigentes.

Una Wi-Fi más rápida




 


Apple ha anunciado también un iPad mini con conexión de datos móviles con soporte 4G (LTE) para determinados países (aunque en España nos tendremos que conformar con las conexiones HSPA+ y DC-HSDPA que proporcionan velocidades teóricas de 21 Mbps y 42 Mbps). Este modelo utiliza una tarjeta nanoSIM como el nuevo iPhone 5 y, como sucede en todos los iPad, el dispositivo se venderá libre de fábrica. A falta de poder probar este modelo (para cuando leas este artículo es probable que ya esté disponible), en los iPad mini que están ya a la venta, los que sólo cuentan con conexión Wi-Fi, también han sido actualizados para la banda de 5 GHz , que proporciona una velocidad de hasta 150 Mbps. Esto hace que, cuando estés conectado a una Wi-Fi 802.11n en esta banda de 5 GHz, experimentarás una mayor velocidad de carga de las páginas web y en el streaming de vídeo. Por otro lado, dada la memoria RAM del iPad mini (512 MB) experimentarás, por ejemplo, un mayor número de recargas de las pestañas abiertas en el navegador que en los iPad retina de las últimas generaciones.

 

 

 

Autonomía
Apple ha presumido siempre de que sus tabletas tienen autonomía para “una jornada completa” y en el caso de este iPad mini, Apple indica que, con una carga completa, puede funcionar hasta 10 horas navegando con Wi-Fi, viendo vídeos o escuchando música (igual que el iPad retina).  En las pruebas de laboratorio realizadas por Macworld que implican la reproducción de películas a pantalla completa de manera continuada, el iPad mini consiguió alcanzar una duración de 9 horas y 12 minutos, frente a las 9 horas y 20 minutos que consigue el iPad de cuarta generación. Curiosamente, en este apartado, las anteriores generaciones de iPad consiguieron mejores resultados: el iPad de tercera generación era capaz de funcionar 10 horas y el iPad 2 alcanzaba las 11 horas y media de autonomía.

En lo que respecta a la carga de la batería hay un detalle a tener en cuenta. El iPad mini se suministra con un cargador USB de 5W de potencia, en lugar de los 10 o 12W de los cargadores que usan los iPad de 9,7 pulgadas. La ventaja es que se trata de un cargador más compacto y además, el iPad mini se carga más rápido con su cargador pequeño que los iPad convencionales con el suyo, aunque eso sí, considerablemente más despacio que un iPhone 5 (la causa es que la batería del iPad mini tiene alrededor de tres veces más capacidad).

Accesorios
Como todos los nuevos dispositivos iOS, el iPad mini cuenta con el nuevo conector Lightning, mucho más compacto que el anterior conector dock de 30 contactos y que es además reversible. La noticia más importante al respecto es que Apple ya tiene en el mercado disponibles multitud de adaptadores y conectores ya actualizados al nuevo estándar, como los adaptadores para USB y para tarjetas SD (los que antes se denominaban “iPad Camera Connection Kit”) y que cuestan 29 euros cada uno (curiosamente el kit anterior que incluye los dos adaptadores cuesta también 29 euros). En nuestras pruebas, el funcionamiento de todos estos accesorios es perfecto y no hemos encontrado problemas de compatibilidad con teclados musicales o cámaras de fotografía (lo que más nos duele es que Apple cobre por separado el adaptador SD y el adaptador USB cuando antes se vendían juntos, lo que supone que cuestan el doble).

Conclusión: la experiencia iPad “para llevar”
Quizá haya quien, viendo las especificaciones del iPad mini, piense que Apple ha hecho simplemente un iPad más barato y con pantalla más pequeña. Sin embargo, el iPad mini es mucho más que todo eso: es toda la experiencia iPad pero con la portabilidad elevada a la máxima potencia. El iPad mini es el iPad que nunca te va a dar pereza llevar en el bolsillo o en tiu maletín o tu bolso, y de hecho, estamos convencidos de que para muchos usuarios, este iPad mini es el iPad que verdaderamente da respuesta a sus necesidades. Si eres, por ejemplo usuario de un ultraportátil como un MacBook Air de 11”, es probable que el iPad de 9,7 pulgadas te parezca un poco duplicar aparatos y, del mismo modo, si lo que valoras es la máxima portabilidad (para leer, ver películas, navegar, jugar y mil usos más) frente a un poco más de espacio en pantalla el iPad mini es ideal.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información