IPHONE | Noticias | 14 JUL 2008

Análisis: iPhone 3G

Cuando apareció la versión original del iPhone en enero de 2007 fue recibido con gran entusiasmo y también colas en las tiendas de Apple y de AT&T en los Estados Unidos. Pero también fueron muchas las personas que decidieron esperar, guiados por uno de los principios fundamentales de la tecnología: ?No compres nunca la versión 1.0?.

Compartir

Macworld

Con el lanzamiento del iPhone 3G y de su nuevo software iPhone 2.0, también ha regresado el entusiasmo renovado y las largas filas, pero también ha concluido oficialmente la era del iPhone 1.0. Aquellos que hayan esperado por la segunda edición del iPhone apreciarán el espectacular aumento en el acceso de datos y la impresionante actualización de software, así como el acceso a la primera tanda de aplicaciones de terceras partes. Para los usuarios del iPhone original, sin embargo, el iPhone 3G supone una actualización imprescindible sólo para aquellos que quieran obtener provecho de las mayores velocidades de acceso proporcionadas por la red 3G.

Hardware

A primera vista, puede dar la impresión de que el iPhone 3G tiene el mismo diseño que el iPhone original. En primer plano, la excelente pantalla táctil de 3,5 pulgadas de diagonal que ofrece una resolución de 480 x 320 píxeles. Es sólo cuando pones ambos modelos, uno al lado del otro, cuando adviertes que la parte frontal del iPhone 3G es ligeramente más ancha, proporcionando algo más de espacio entre los laterales de la pantalla y el marco cromado del teléfono.

En la parte inferior, las rejillas negras del altavoz y del micrófono han sido sustituidas por dos rebajes ovales y con rejillas plateadas. Entre las rejillas y el conector del iPhone 3G se encuentran dos tornillos Philips hendidos. No es habitual que encuentres un producto Apple en el que puedas ver los tornillos, especialmente un producto de electrónica de consumo tan elegante.

En la parte superior, el cambio más obvio es el cambio del conector hendido de los auriculares utilizado en el iPhone original, y que requería el uso de un adaptador en el caso de que quisieras utilizar unos auriculares distintos a los proporcionados de serie por Apple, por un conector que se encuentra a ras del contorno. Dicho conector hendido en la anterior generación del producto fue una de las decisiones de diseño más absurdas, y resulta grato comprobar que Apple ha resuelto el problema permitiendo que en el iPhone 3G se pueda utilizar cualquier auricular estándar.

La parte izquierda del iPhone 3G incorpora los controles de volumen así como un botón deslizante que permite poner el teléfono en el modo de vibración/silencio, tal y como ocurría también en su predecesor. Dichos botones, así como el botón de apagado situado en la parte superior del teléfono, son de un material metálico en comparación con los botones de plástico utilizados en la versión original del producto. Además de utilizar un bonito color plateado, dichos botones también tienen un contorno más pronunciado en comparación con los del iPhone original, y por tanto también ofrecen un uso más cómodo. Lo que también me ha parecido es que resulta algo más difícil deslizar el botón de silencio en comparación con el utilizado en el modelo original, aunque esa resistencia adicional también significa que será menos probable que tu teléfono se ponga en el modo de silencio (o salga de dicho modo) accidentalmente.

iPhone 3G

Aunque es más curvado (y también más delgado) que el iPhone en sus esquinas, también es algo más grueso en la parte central. Sin embargo, tu mano se curva para coger el teléfono (salvo que tengas unas manos realmente pequeñas), y dicha curvatura es la explicación para el grosor adicional, haciendo que resulte prácticamente inapreciable. Apple ha diseñado el iPhone 3G para que ofrezca una impresión prácticamente idéntica al del iPhone original.

La parte posterior del iPhone 3G es de plástico brillante (disponible en color negro o, en el modelo de 16 GB, en blanco o negro), en comparación con el acabado de aluminio mate utilizado en el modelo original. Si se trata de algo mejor o peor es más una cuestión personal de estética, aunque la tapa de plástico no bloqueará tanto las señales de radio en comparación con el aluminio utilizado en el iPhone original. Sin embargo, el plástico brillante refleja mucho más las huellas y la suciedad en comparación con el aluminio.

La parte posterior curvada también hace que el iPhone 3G sea ligeramente más inestable cuando se deja sobre una superficie plana, pero sólo se balancea ligeramente y me parece que ofrece una estabilidad aceptable para escribir y hacer tap sobre él. existe una pequeña distancia entre los laterales de la pantalla del iPhone y el contorno del propio teléfono, reduciendo por tanto la posibilidad de que le teléfono se balancee cuando toques cerca de los extremos de la pantalla. La anchura adicional también hace que resulte ligeramente más confortable utilizar dos dedos para la escritura, ya que deja un poco más de espacio para cada uno de los dedos. No sé si mi escritura fue más precisa en el nuevo teléfono, pero desde luego ha resultado mucho más confortable escribir en el nuevo iPhone 3G en comparación con el iPhone original.

Si bien los cambios físicos del nuevo teléfono son sutiles, tan sutiles que si no has utilizado el iPhone original durante mucho tiempo tampoco los advertirás, son los suficientes como para que no puedas utilizar las fundas, cunas y otros accesorios creados por los fabricantes para el iPhone original. Si compras un iPhone 3G para sustituir un iPhone de primera generación, probablemente deberás renovar también las fundas y cunas de tu antiguo iPhone, e invertir por tanto algo de dinero adicional en nuevos accesorios. (Sin embargo, algunas fundas que no eran tan perfectas para el iPhone original sí te servirán en el iPhone 3G.)

Siempre es difícil juzgar un producto recién lanzado sobre cuestiones como la resistencia, dado que sólo hemos podido probar el producto durante un par de días. Sin embargo, nuestros colegas de PC World decidieron sacrificar un iPhone 3G para comprobar su resistencia. Aunque el iPhone 3G de PC World no terminó destrozado, los redactores que lo torturaron se mostraron impresionados con su resistencia. El iPhone 3G sobrevivió a varios viajes simulados en un bolsillo repleto de llaves y otros objetos, soportó la inmersión en un bol con cereales y leche, y continuó funcionando después de dejarlo caer sobre una superficie de cemento desde una altura de 1,5 metros. La pantalla de cristal del iPhone 3G se rompió después de dejarlo caer por quinta vez. La moraleja: el iPhone 3G tiene una buena resistencia, pero conviene no abusar.

Software

Si bien este análisis pretende centrarse en el iPhone 3G como un producto de hardware, resulta imposible separarlo por completo del software que ejecuta.

El iPhone 3G se suministra con la versión 2.0 del software que hace funcionar tanto el iPhone como su hermano pequeño, el iPod touch. Esta nueva versión añade una buena cantidad de características que no estaban presentes en el anterior iPhone hasta ahora, incluyendo el soporte "push" para el correo electrónico, los contactos y los calendarios mediante Exchange o el servicio MobileMe de Apple. La característica m&

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información