IPHONE | Artículos | 08 MAR 2016

Cómo ahorrar energía con tu Apple iPhone 6s

Es inevitable consumir capacidad de batería al utilizar un Smartphone como el iPhone 6S, iPhone 6S Plus u otras generaciones del móvil de Apple. ¿Existe alguna forma para minimizar el impacto? Sí, unos sencillos ajustes ayudarán a impulsar la autonomía.

Compartir

iphone bateria

El Apple iPhone es uno de los Smartphones que mejor experiencia de usuario es capaz de proporcionar, aunque también sufrirá el desgaste de energía derivado de las actividades diarias a las que lo somete su propietario. ¿Tiene una gran autonomía? No, aunque todo depende de para qué se utilice. Ahí reside el gran dilema. 

Por supuesto, para poder frenar o retrasar la necesidad de recargar la batería integrada del teléfono, el usuario puede llevar a cabo unos sencillos ajustes para contribuir positivamente a que se llegue más holgadamente al final del día. ¿Cuáles son? 

 

1. Ajustar el brillo de la pantalla. Una de las formas más evidentes de reducir el consumo energético en nuestro iPhone será con el simple hecho de adaptar manualmente la intensidad de brillo de la pantalla, acorde a las condiciones de iluminación del lugar en el que estemos.

¿Crees que es conveniente tener siempre el brillo al máximo de capacidad? En recintos de interior, o cuando comienza a anochecer, no necesitaremos la mitad de brillo que quizás podría ser preciso para ver correctamente el contenido en exteriores, en un día soleado y bajo el impacto directo del Sol.

No se trata de perder capacidad visual, todo lo contrario, sino reducir el nivel de brillo hasta el punto idóneo con el que uno se sienta cómodo y, al mismo tiempo, también ahorrar energía. Yo utilizo mucho el celular en recintos de interior, no siendo hasta que salgo a la calle cuando me veo en la obligación de aumentar la intensidad de iluminación del panel.

2. Modo avión y modo bajo consumo. De noche tengo la costumbre de activar el modo avión, lo que me ayuda a evitar el desgaste energético correspondiente al constante intercambio de datos que tiene lugar tanto si el iPhone usa una red móvil 4G o permanece conectado al router Wi-Fi.

En mi opinión, si no se va a utilizar el móvil mientras se duerme, no tiene mucho sentido tenerlo operativo: a la mañana siguiente siempre se podrán recuperar las notificaciones que no hayamos recibido aún. 

Si no quieres optar por el modo avión, el modo bajo consumo es la otra buena alternativa para contener el desgaste de energía. ¿Qué efectos tiene? Se detiene la comprobación automática de nuevo correo electrónico, se desactivan las actualizaciones de las apps que están corriendo en segundo plano y también se desactivar "Oye Siri". 

El modo bajo consumo puede ser una alternativa muy convincente en caso de estar viajando en trenes de alta velocidad, trayecto en el que la cobertura de red se pierde y se recupera constantemente y, por tanto, la disponibilidad de datos móviles es tremendamente inestable. 

3. Periodos de actualización. ¿Necesitas que las apps de redes sociales y correo electrónico te manden alertas con frecuencia? Si no es así, ve a los ajustes de IOS y determina cuáles de ellas pueden o no actualizar datos en segundo plano. Si, por ejemplo, no marcamos la opción correspondiente a Facebook, solamente recibiremos las alertas una vez se abra la aplicación. 

Tener sincronizaciones en segundo plano puede no tener mucho sentido mientras estamos trabajando, viajando en coche (somos los conductores), o en caso de estar haciendo trekking en plena montaña. ¿Por qué no arañar algo de porcentaje de batería?

4. Cambiar las opciones en redes móviles. Al menos en mi caso, y a pesar de que vivo en una capital de provincia, no siempre tengo una cobertura 4G suficientemente estable. ¿Qué significa esto? El teléfono consumirá más energía especialmente en aquellos casos en los que el cambio de red 3G a 4G, y viceversa, sea frecuente. De hecho, mayormente utilizo las redes 3G para la mayoría de actividades.

Mi recomendación es que se cambie manualmente el tipo de red móvil a utilizar si se viaja a zonas donde haya una pobre o inexistente red 4G, para que nuestro iPhone únicamente pueda detectar redes 2G/3G (las más extendidas en la mayoría de regiones).

5. Desactivar el GPS y las conexiones inalámbricas. Aplicaciones como Instagram, Facebook, Twitter, o las propias de mapas y cámara, pueden requerir unas coordenadas GPS para enriquecer los contenidos que compartimos. ¿Sueles cargar fotos en Instagram y mencionar el lugar en el que te encuentras? Mi recomendación es activar los servicios de localización cuando sea preciso utilizarlos. 

Por otro lado, resultará muy lógico desactivar la conectividad Bluetooth y Wi-Fi si, por ejemplo, no tenemos un altavoz o wearable conectados, o si andando de un lado a otro solamente empleamos la red móvil para sincronizar datos. También es cierto que la tecnología Bluetooth apenas consume energía, por mucho que la tengamos activa todo el día. 

No podemos evitar que nuestro iPhone 6S o iPhone 6S Plus consuma energía, pero siempre se pueden tomar unas sencillas medidas para que, al final del día, no hayamos tenido que cargar el teléfono antes de llegar a casa. Por otro lado, siempre podremos apagar el teléfono o comprar una decente batería externa. Tú decides. 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información