VIDA MAC | Noticias | 06 OCT 2006

Análisis: Apple TimeMachine

Una de las características más comentadas de la próxima versión del sistema operativo de Apple, Mac OS X 10.5 (también conocido como Leopard), es la herramienta que incorpora con el objeto de crear copias de seguridad, denominada Time Machine. Para los usuarios de Mac Time Machine supone una buena noticia: es la primera vez que Apple incluirá algún tipo de solución para crear copias de respaldo como parte del sistema operativo. (Cierto que el servicio .Mac de Apple incluye una herramienta de backup básica, pero este servicio sólo está disponible a los miembros que paguen la cuota anual próxima a los 100 EUR.)

Compartir

Macworld
Su función como utilidad para realizar copias de seguridad no es el principal motivo por el que Time Machine resulta tan importante. Siempre ha existido una buena cantidad de herramientas gratuitas, shareware y comerciales para realizar este tipo de operaciones; pero Time Machine supone un avance importante sobre sus competidores porque ha sido diseñado por Apple como una herramienta de copia de seguridad dirigida al usuario medio, lo que significa que es sencilla de usar sin que se requiera prácticamente ningún tipo de conocimiento sobre la materia.

Interfaz singular
Cualquiera que haya observado las demos de Apple o las capturas de pantalla de Time Machine puede constatar que no se trata de la típica aplicación para crear copias de seguridad. Cuando necesitas acceder al backup de cualquier archivo, carpeta o elemento borrada en cualquier aplicación compatible con Time Machine simplemente hay que seleccionar la ventana apropiada (como por ejemplo la ventana del Finder o la carpeta que contenga los elementos que necesites recuperar) y hacer clic en el icono de Time Machine sobre el dock.

La ventana seleccionada inicialmente permanece en la pantalla pero con dos flechas próximas a él (avance y retroceso) y con imágenes translúcidas de la ventana desvaneciéndose en el fondo de la pantalla. Cada ventana translúcida señala una generación anterior de la copia de seguridad para la carpeta seleccionada. Mediante el uso de las flechas se puede avanzar o retroceder por cada copia. Como se infiere de la interfaz, el avance o retroceso por los archivos está basado en la fecha.



Esta filosofía de uso no sólo resulta sorprendente (parece como recién salido de una película de ciencia ficción), sino que también es increíblemente intuitivo ofreciendo una navegación sencilla. En la mayoría de las aplicaciones para la creación de copias de seguridad es necesario ubicar el set correcto en primer lugar, cargar su archivo catálogo y buscar a continuación el nombre del archivo o navegar por las diferentes generaciones de la copia basándose en la fecha. Por lo general esta operación implica la búsqueda a través de diferentes representaciones de rutas de archivo para ubicar el grupo correcto y navegar por él. Incluso la mejor solución de este tipo emplea una interfaz que no está integrada con el sistema operativo.

Al incluir Time Machine en Leopard, cuya disponibilidad se espera para la próxima primavera, Apple retiene la misma interfaz básica ya sea desde el Finder o desde cualquier aplicación compatible con Time Machine. Esto significa que el usuario no tiene que navegar a través de una estructura de archivos extraña. Para reiterar el ingenio de Time Machine: selecciona un archivo, haz clic en un icono del Dock y enseguida te encontrarás frente a pasadas encarnaciones del ítem original al tiempo que lo estás viendo. No se precisa ninguna navegación adicional salvo Avanzar y Retroceder.

Más allá de los archivos
Uno de los conceptos más inteligentes de Time Machine al nivel del sistema operativo es que Apple ha sido capaz de crear varias API de Time Machine que pueden ser utilizadas por los desarrolladores en sus propias aplicaciones. Esto significa que cualquier aplicación puede tener acceso a archivos antiguos, configuraciones o porciones de datos, sin que los usuarios tengan que abandonar la aplicación para acceder a los elementos borrados, modificados o perdidos; sólo tendrán que pulsar el icono de Time Machine desde la aplicación y utilizar la misma interfaz para revisar las diferentes encarnaciones de la información mostrada.

Pongamos por caso que estás utilizando iPhoto para hacer cambios en un álbum (o borrar un álbum) y posteriormente te das cuenta de que necesitas una imágen de dicho álbum. Simplemente tendrás que utilizar Time Machine para ver el álbum como si fuese ayer o el día anterior (o el último mes). Con sólo unos pocos clic podrás recuperar tus fotos o álbumes perdidos.

Esto mismo se puede aplicar con la información de los contactos de la Agenda. Si borras el número de teléfono de alguien y necesitas recuperarlo (o si borras al completo un contacto), podrás utilizar Time Machine para recuperar la información. Esta caracerística ofrecerá a los usuarios una gestión de contactos que va más allá de lo que se obtiene con cualquier otro gestor de contactos.

No requiere configuración
Time Machine funcionará de forma parecida a Spotlight en el sentido de que los usuarios no necesitarán preocuparse sobre cómo funciona, sólo saber cómo han de acceder a dicha característica. Al igual que en Spotlight, Time Machine indexará los contenidos del disco duro la primera vez que estén disponibles en el sistema de archivos. Sin embargo, en vez de mantener una base de datos orientada a la búsqueda de contenidos, Time Machine creará una copia de seguridad de dichos contenidos y utilizará la base de datos para realizar un seguimiento de las modificaciones realizadas sobre los archivos. Al igual que en Spotlight, Time Machine también será informado de los cambios realizados sobre los archivos, creando una copia de seguridad en consecuencia e indexando dichos cambios. Todo esto ocurrirá automáticamente, sin necesidad de que el usuario necesite configurar ningún tipo de perfil (más allá de identificar dónde se guardarán las copias de seguridad, como por ejemplo en un disco duro externo).

Como en Spotlight, Time Machine también permitirá que los usuarios puedan excluir determinados directorios o carpetas. Algunas de estas exclusiones serán automáticas (como por ejemplo en el caso de los archivos de caché utilizados por los navegadores Web y otras tecnologías de Internet o de redes).
<

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información