VIDA MAC | Noticias | 23 MAY 2014

Surface Pro 3 frente a MacBook Pro: una comparativa desacertada

Surface Pro 3 ha sido lanzada recientemente por Microsoft como una nueva categoría de producto que compagina el uso de tableta y de portátil en un mismo dispositivo. Desde Microsoft ya la comparan con los equipos MacBook Pro de Apple, hasta tal punto que la compañía incita a los profesionales a que prueben a cambiar sus herramientas de trabajo. Microsoft no deja de apuntar muy alto con un dispositivo que todavía tiene mucho que demostrar.

Compartir

Surface Pro 3 frente a MacBook Pro: una comparativa desacertada
Alfonso Casas

La inmensa mayoría de usuarios de equipos de Apple tiene claro a estas alturas el posicionamiento de los portátiles MacBook, y más si tenemos en cuenta el recorrido de los últimos años, dotando a la versión MacBook Pro de todas las novedades tecnológicas que es posible encontrar en el mercado. A pesar de que la versión con pantalla extra larga de 17 pulgadas se quedó en el camino, los modelos actuales de 13 y 15 pulgadas disponen de los procesadores Intel Core más potentes, acompañados de la pantalla Retina que ya se hizo extensible a casi toda la gama, a excepción del MacBook Air, con unos valores de resolución nativa de 2.560 x 1.600 píxeles.

Pues bien, no sorprende tanto el hecho de que con la llegada de la nueva Surface Pro 3, Microsoft pretenda crear una nueva categoría de producto para que el usuario, con necesidades de movilidad, pueda compaginar el modo de uso de tableta junto a la de portátil, todo en un mismo dispositivo con pantalla de 12,1 pulgadas. Lo que realmente sorprende es que Microsoft incita a que sustituyas tu MacBook Pro con el uso que le estés dando, y lo reemplaces por la nueva Surface Pro 3. Incluso Panos Panay, vicepresidente de Microsoft y responsable de Microsoft Surface, invitó durante su presentación del pasado martes a varios periodistas a que cambiaran su Macbook Pro por el nuevo modelo Surface que estaba en el escenario. Es evidente que para ciertas tareas, la Surface mejora la experiencia de uso, como pueda ser el uso que realizamos muchos los periodistas a la hora de tomar notas en su dispositivo. Sin embargo, el MacBook Pro ha demostrado mucho a lo largo de todos estos años, y a pesar de no contemplar el manejo táctil de su pantalla, y de no contar con un lápiz digital para poder dibujar o escribir a mano alzada, los usuarios profesionales tienen claras las posibilidades de uso que les ofrece, algo que la Surface Pro 3 tendrá que demostrar con el tiempo.

Estoy de acuerdo en que la Surface Pro 3 se abrirá paso en ciertos mercados verticales y profesionales, como pueda ser la enseñanza, a pesar de que llega algo tarde. Vemos como muchos colegios están adoptando el uso de tabletas, y en especial la del iPad, cuando varios estudios corroboran como los niños retienen mejor los conocimientos cuando los apuntes son tomados de forma natural, como siempre lo hemos hecho las generaciones anteriores, con un bolígrafo y bloc de notas. Esto es algo que puede emular a la perfección la nueva Surface. Sin embargo, pretender suplantar al equipamiento por excelencia que es utilizado por miles de profesionales allá donde vas, parece otro cantar.

Estos días, consultando la página web de Microsoft Store, donde ya es posible realizar el pedido anticipado de la nueva Surface Pro 3, compruebo estupefacto como Microsoft ofrece una tabla de comparación entre su nuevo producto y el MacBook Pro típico. Indica como el equipo de Apple no tiene pantalla táctil para desplegar gestos táctiles; que el teclado no es extraíble; que no dispone de lápiz digital; que su cámara frontal HD es de 720p frente a los 5 megapíxeles de las dos cámaras de la Surface Pro 3; y por último, que el MacBook Pro de 13 pulgadas pesa 1,57 kilogramos frente a los 800 gramos de la Surface para todo aquel que viaja.

Verdaderamente, resulta sorprendente esta comparación, y considero que totalmente desacertada. Igual podría haber considerado otra serie de equipos híbridos de formato 2 en 1, transformables, e incluso separables con todos los que actualmente podemos encontrar bajo el paraguas de Windows. Los fabricantes están haciendo grandes esfuerzos por mejorar la experiencia de usuario y está claro que los usuarios lo valoran. Este es el caso de los modelos Yoga de Lenovo, y muchos otros equipos Ultrabook de fabricantes como HP, Dell, Toshiba, Acer o Asus, entre otros. Pero tratar de competir con el que actualmente es considerado por muchos profesionales como la herramienta clave para sus negocios y el desarrollo de sus proyectos, francamente es apuntar muy alto. Habrá que ver, cuando hagamos el análisis de la nueva Surface Pro 3, si la autonomía es comparable a la del MacBook Pro actual, si la pantalla puede competir con la calidad Retina de la de Apple, si la aceleración de gráficos con tarjeta integrada puede competir con la dedicada que acompaña al MacBook Pro, y si Windows 8.1 con Surface Pro 3 pueden hacer sombra a la simbiosis demostrada por los MacBook Pro y el sistema operativo OS X de Apple. 

Puede que los periodistas encontremos un nuevo uso a OneNote y Surface Pro 3 en la forma de capturar anotaciones en las presentaciones, o a la hora de escribir nuestra crónica. Pero pienso que pocos creativos estarán dispuestos a cambiar su herramienta maestra por un nuevo producto que por el momento tiene mucho que demostrar, a pesar de la evolución que Microsoft ha conseguido plasmar en esta tercera generación de Surface. Solo el tiempo nos dirá.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información