ANÁLISIS | Noticias | 28 ENE 2013

Análisis: Logitech Speaker System Z553

Sistema de altavoces 2x1 con control de graves. Ofrece una calidad suficiente para la mayoría de los aficionados al buen sonido, pero quizá no para los más exigentes.

Compartir

Macworld

Si te gusta que el suelo retumbe bajo tus pies, y que el sonido de los altavoces satélite se transmita por la superficie de tu mesa hasta llegar a la palma de tus manos, entonces no tendrás que buscar mucho más. Esto es lo que hace el sistema de altavoces para ordenador (y no sólo para ordenador) que analizamos en esta ocasión, y lo cierto es que lo hace con una calidad que quita el hipo aunque no sea suficiente para audiófilos.

El sistema es sencillo de configurar, con una gran pieza central cilíndrica con el cono del altavoz orientado hacia bajo el suelo y que es el encargado de centralizar todas las conexiones, tanto las de los satélites como de la conexión correspondiente al control. Además de las conexiones RCA de los satélites, el potenciador de graves también admite entradas RCA y minijack estéreo (la que probablemente quieras utilizar con tu Mac). Lástima que no admita conexiones de mayor calidad como la óptica Tosslink que actualmente está presente en prácticamente todos los Mac.

No obstante, incluso con la conexión minijack la reproducción es contundente, ya sea como consumidor de contenidos (música, vídeo, películas), como a la hora de utilizar este sistema de audio para la monitorización de tus ediciones de audio y/o vídeo, aunque teniendo en cuenta que no bajo la etiqueta “profesional” al carecer de respuesta plana. Los cables utilizados para enlazar la pieza central con el control remoto y con los satélites tiene un apantallado que garantiza la transmisión de la señal analógica de un punto a otro sin que se vea afectada por cualquier interferencia.

Sobre los satélites no hay mucho que decir salvo que su peana metálica permite regular la inclinación de los dos transductores de 5 cm, lástima que no permita girar también sobre su eje para orientarlos en horizontal. Las tres patas le otorgan una estabilidad más que suficiente y el hecho de que sean fijas es un handicap si lo que decides es montar los satélites en posición mural.

Por último, el controlador es una pieza de un tamaño bastante respetable aunque no excesiva para tener encima de nuestra mesa. A diferencia de otros sistemas similares donde el encendido y apagado se realiza pulsando la pieza (algo que personalmente prefiero), en el caso de este conjunto de Logitech se realiza de izquierda a derecha, recorrido durante el cual también estaremos ajustando el volumen de salida. Esta pieza también incluye en la parte posterior un par de conectores minijack estéreo, el primero de ellos es una toma de auriculares, mientras que la segunda es una entrada adicional que podemos utilizar por ejemplo para conectar un teléfono móvil, iPod, etc; y entre ambos el control de tipo rueda que podemos utilizar para ajustar la potencia en el refuerzo de graves. Poco accesible este último y en una posición cuya acción hace que el dedo choque contra el cable de comunicación.



Cuestión de calidad

El manejo del conjunto está pensado de principio a fin para que lo utilicemos desde la mesa de nuestro equipo o, como mucho, desde una distancia máxima correspondiente a los dos metros que tiene la longitud del cable de la pieza de control. Hubiese sido perfecto si además se hubiese incluido un control remoto de modo que los ajustes se pudiesen realizar desde la comodidad de cualquier distancia (por ejemplo en presentaciones o si lo vamos a utilizar en una estancia para ver una película desde la comodidad del sofá.)

Me ha sorprendido muy gratamente la calidad que proporciona en el visionado de películas o, precisamente, cuando tenemos que ajustar los niveles de nuestras propias mezclas de vídeo o composiciones de audio.

Si te decides por la reproducción de música desde tu ordenador no hay nada que objetar, aunque probablemente en más de una ocasión prefieras ajustar el refuerzo de graves para que no suenen muy sucios en la música más potente, mientras que la acústica, clásica o pop el sonido es excelente aunque quizá no deberías de forzar los altavoces llevándolos hasta la máxima potencia de salida (en total 40 varios RMS).

Otros aspectos del sonido, como la panorámica, también nos han encantado y más aun teniendo en cuenta la comodidad de dirigir la dirección en su altura, mientras que para el vértice tendremos que mover toda la peana. Sobre la respuesta de frecuencia, esta comprende desde los 55 Hz hasta los 17 kHz.



Conclusiones

La estética siempre es cuestión de gustos, aunque probablemente encuentres los cables de color rojo poco discretos como para que pasen desapercibidos en la instalación. Sobre el precio, no podemos considerarlo como económico teniendo en cuenta lo que cuestan otros conjuntos de altavoces 2.1, pero si lo que buscas es calidad tanto por la construcción como por los resultados, entonces queda justificado. Eso sí, quizá la altura del potenciador de graves podría haber sido más corta sin afectar la calidad, facilitando así su ubicación o resultando también más discreto.


Logitech Speaker Z553

Calificación
: 8,0

Lo mejor: Calidad de sonido. Ajuste fino del volumen y graves. Conexión de dispositivos externos.

Lo peor: Tamaño excesivo del realce de graves. Ubicación de la rueda de control de graves.

Fabricante: Logitech.

Precio: 129 EUR.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información