ANÁLISIS | Noticias | 15 FEB 2013

Análisis: Matrox DualHead2Go Digital Me

Conecta de una forma sencilla dos monitores a tu portátil con conexión Mini DisplayPort, este producto ofrece una resolución máxima combinada de 3.840 x 1.200 píxeles.

Compartir

Macworld

Me encantan los productos dirigidos a ampliar las capacidades del hardware incluido de forma original con los Mac, especialmente si se trata de uno de los Mac más pequeños en la actual gama de Apple: el MacBook Air 11”. Y es que si bien el adaptador de vídeo que analizamos en este primer contacto puede funcionar a la perfección sobre cualquier modelo con tal de que ofrezca una salida de vídeo mini DisplayPort (lo que incluye también a los Thunderbolt) y un puerto USB 2.0 libre, es precisamente en el caso de aquéllos que cuentan con menos opciones externas de vídeo donde el Matrox DualHead2Go Digital Me cobra más sentido.

Por una parte se asocia bien con cualquiera de los actuales portátiles para trabajar “sobre el campo” por su reducido tamaño y también porque para su funcionamiento no requiere de alimentación externa. Toda la que necesita es la que toma del propio puerto USB. Por otra, porque si tenemos en cuenta que en las apretadas 11 pulgadas del MacBook Air 11” sólo contamos con una resolución de 1.366 x 768 píxeles, lo cierto es que probablemente nos guste añadir a la suma otros 2.560 x 1024 píxeles (lo que en otros modelos ya bien de serie bajo la etiqueta Retina) lograda mediante la conexión de dos monitores externos cualesquiera adicionales. No importa el tamaño y resoluciones máximas soportadas por cada uno de los dos monitores adicionales, dado que será el propio aparato el encargado de recomendarnos la resolución más adecuada teniendo en cuenta el mínimo común denominador y también las limitaciones de nuestro propio chip gráfico.


Ahora bien, por omisión, la combinación del hardware y del software de Matrox (este último aun en fase beta) suma la resolución de los dos monitores externos para conformar un único escritorio, de modo que sólo podremos decidir si queremos contar con el espacio adicional bien a la derecha o a la izquierda de la pantalla de nuestro propio equipo. Si lo que buscamos es contar con mayor libertad sobre la posición de cada pantalla, entonces el software de gestión (bastante completo, por cierto) también nos brindará dicha posibilidad. Es una lástima, sin embargo, que no podamos establecer una resolución independiente para cada uno de los monitores y que llevaría al máximo aprovechamiento de sus posibilidades.

La experiencia que tendremos independientemente de cuál sea la opción escogida dependerá en gran parte también por las características físicas de cada uno de los monitores conectados y, especialmente, la anchura del marco que será determinante para que realmente podamos tener una sensación real de espacio de escritorio único o bien toparnos con el inconveniente de las ventanas divididas, docks y otros elementos gráficos.

Gélido como el hielo durante su funcionamiento, este adaptador de Matrox también tiene una limitación, y es que espera que la conexión realizada sea efectivamente de dos cables DVI de principio a fin. En nuestras pruebas, y utilizando dos adaptadores de DVI a VGA diferentes no fuimos capaces de que funcionase correctamente al conectar diversos monitores que contaban únicamente con la salida VGA. Por tanto, antes de lanzarte a comprar este adaptador, conviene que sopeses con qué monitores cuentas, o tienes previsto comprar, para decidirte por aquella versión del producto que resulte más adecuada en tu caso.

Por otra parte, también debes de sopesar si te compensa todo el embrollo por la resolución obtenida teniendo en cuenta que cualquiera de los Mac, incluidos de nuevo especialmente los portátiles, soportan la conexión de monitores que requieran doble canal, como por ejemplo los de 30 pulgadas, y mediante los que conseguiremos una resolución de 2.560 x 1.600 píxeles. Por su parte, el Matrox DualHead2Go Digital Me soporta una resolución máxima de 3.840 x 1.200, y que se corresponde con la conexión de dos monitores DVI capaces de soportar una máxima resolución de 1.900 x .1200 píxeles en cada caso.


No sólo se trata del hardware, pequeño, manejable y tremendamente útil, sino también del software que acompaña al producto y en el que encontramos desde una utilidad que nos permite enviar la ventana activa a cualquiera de las pantallas mediante el simple uso de un atajo de teclado, hasta la capacidad de gestionar varios reajustes que puedan responder a diferentes combinaciones de monitores conectados al adaptador de vídeo. De este modo, con un simple clic del ratón ya estaríamos en marcha. Sobre esto, también es destacable la capacidad del producto de aceptar actualizaciones del firmware de una forma sencilla y en la que no se precisa de ningún tipo de conocimientos técnicos; cuestión que asegura la resolución de los problemas que se puedan dotar o la capacidad de afinar aun más su funcionamiento o bien dotar al hardware disponible de nuevas funciones.

Teniendo en cuenta precio y prestaciones, en nuestra opinión se trata de un producto recomendado. Por último, ten en cuenta que bajo la misma marca también encontrarás opciones para la conexión de tres monitores externos. Analizado por Javier Rodriguez.


 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información