ANÁLISIS | Artículos | 01 MAY 2010

Sony CyberShot DSC-HX5V

Cámara fotográfica digital con GPS integrado

Compartir

Javier Rodríguez.

No se trata de la más compacta de las cámaras digitales, para eso tanto Sony como otros fabricantes disponen de otras gamas de producto. Donde sobresale el modelo que evaluamos en este primer contacto es en ofrecer tanto un GPS como brújula integrados que permiten geoetiquetar directamente las fotografías capturadas, sin que debamos recurrir a ningún otro tipo de elemento o adaptador externos. A ello hay que sumar una resolución de 10 megapíxeles efectivos para lo que hace uso de la tecnología CMOS, y si bien no se trate de una cifra que iguale los 14 megapíxeles proporcionados por otras opciones lo cierto es que resultan más que suficientes para obtener unas imágenes de calidad y tamaño realmente buenos, más aun si tenemos en cuenta que la DSC-HX5V también tiene la virtud la grabar vídeos en resolución Full HD (1080i) tanto en formatos AVCHD como MPEG-4 (ambos compatibles directamente con el Mac), sobrepasando así las capacidades ofrecidas por otros modelos similares.

En cuanto al resto de características técnicas cabe destacar un excelente objetivo con uno de los mejores gran angulares que hemos visto y que ofrece un zoom óptico 10x; así como el micrófono estéreo, cuya ubicación en la parte superior del cuerpo no es desde nuestro punto de vista la mejor de todas (y es que resulta demasiado fácil taparlo al sujetar la cámara); y el soporte de tarjetas SD y MemoryStick como medios de almacenamiento, teniendo en cuenta que Sony no incluye de serie ninguna tarjeta de memoria y que los 45 MB de memoria interna sólo ofrecen espacio para albergar un máximo de nueve imágenes a la máxima resolución soportada. En este sentido, hay que señalar que la DSC-HX5V soporta las tarjetas MeoryStick con TransferJet, tecnología que permite enviar directamente y de forma inalámbrica las imágenes a otros dispositivos compatibles sin que deba realizarse un enlace físico, aunque no es tan rápido como el uso del USB.

También destacan entre las prestaciones de este modelo algunas que ya empiezan a ser comunes a todas las cámaras fotográficas digitales, como es el caso de la detección de caras y también de sonrisas. Además, en ambos casos podremos establecer la sensibilidad y prioridad de detección mediante las opciones disponibles en el excelentemente estructurado menú en pantalla. Ambas características funcionaron correctamente, aunque la detección de caras no siempre entró en funcionamiento en condiciones de luz escasas.

En cuanto a la construcción del cuerpo, Sony ha empleado el plástico en la mayoría de su superficie con algunas partes metálicas. Sin embargo, y si bien la sensación general es que se trata de un modelo suficientemente robusto, algunas partes como el selector de modo se nos antojan quizá un tanto frágiles.

La ubicación de los controles y algunos elementos, como el micrófono estéreo comentado, también admiten mejora desde nuestro punto de vista. Por ejemplo es bastante probable que al sujetar la cámara podamos cubrir el Flash, y el botón de disparo que también incluye el anillo de zoom se encuentra situado inmediatamente a la izquierda del selector de modo.

Tal y como hemos comprobado durante las pruebas (por varias personas), el movimiento natural consiste en intentar disparar el obturador pulsando sobre el selector de modo, momento en el que nos damos cuenta de que hemos de mover el dedo hasta el segundo control. Hubiese sido preferible que Sony hubiese optado por integrar las funciones de selección de modo, disparo y zoom en el mismo control tal y como hacen otros fabricantes.

Dejando de un lado estas cuestiones de usabilidad, lo cierto es que los modos especialmente interesantes son los denominados Ajuste Automático Inteligente y Toma fácil. Especialmente este último convierte a la DSC-HX5V en el modelo perfecto para quien sólo quiere preocuparse de capturar el encuadre deseado y dejar que sea la cámara quien se encargue del resto, conmutando automáticamente incluso entre los modos de macro, paisaje o los diferentes preajustes de escena además de los valores típicos de obturación, apertura, valor ISO, etc.; en definitiva, una modalidad realmente espectacular y con unos resultados con una calidad impresionante incluso en modo macro.

Precisamente donde también destaca el este modelo de Sony es en la velocidad del enfoque automático, y de hecho quizá sea uno de los más rápidos que hayamos visto últimamente, aunque para nuestro gusto presenta una pequeña contrapartida a la hora de reflejar fielmente algunos colores.

De la cámara al Mac

Cuando conectamos la cámara al puerto USB mediante la manguera de conexiones suministrada, algo bastante incómodo por cierto, la Sony DSC-HX5V se encarga de montar no sólo el volúmen que contiene las imágenes y vídeos que hayamos grabado, sino también una segunda unidad que contiene un software propietario de Sony y que permite no sólo descargar las imágenes sino también subirlas automáticamente a diferentes servicios web como por ejemplo Picassa o YouTube (al estilo de la cámara Bloggie analizada el mes pasado en esta misma sección).

En nuestra opinión es muy preferible conservar la batería de la cámara y utilizar un lector de tarjetas estándar, dado que podremos importar las imágenes y vídeos directamente desde iPhoto o Aperture e iMovie. De hecho, tanto iPhoto como la última versión de Aperture importarán las imágenes conservando los metadatos de geoetiquetado incrustados por el GPS de la cámara, lo que significa que podrás utilizar perfectamente la característica de Lugares (Places en Aperture) siempre y cuando tengas una conexión de Internet activa.

En la importación de vídeo con formato AVCHD tampoco tendrás ningún problema utilizando iMovie o bien Final Cut Express (o Studio). En estos casos, has de tener en cuenta las limitaciones de calidad en el procesado existentes entre usar la aplicación de consumo o el editor de vídeo más avanzado de Apple. Por otra parte, en el caso de que se haya configurado la cámara para grabar el vídeo con formato MPEG-4 será preciso realizar un paso de conversión intermedio utilizando para ello algunas de las múltiples utilidades gratuitas disponibles, como por ejemplo HandBrake.

Conclusiones
La DSC-HX5V de Sony destaca especialmente por su excelente velocidad de enfoque, una velocidad bastante buena de disparo y unos modos que permiten obtener buenas imágenes con la única preocupación de pulsar el botón. Sin embargo, para nuestro gusto tiende a utilizar en exceso el flash en situaciones en las que no sería del todo preciso y como resultado se obtienen imágenes ligeramente sobreexpuestas. La solución es sencilla: utilizar los controles para desactivarlo temporalmente. En cuanto al uso del GPS es ciertamente un añadido muy interesante para la catalogación de nuestras imágenes (especialmente con Aperture), aunque la contrapartida es que agotará rápidamente la ba

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información