VIDA MAC | Artículos | 02 NOV 2016

Cómo revitalizar tu viejo MacBook Pro

¿Qué vida útil tiene un MacBook Pro? El mío de 2010 sigue funcionando, pero he comprado un par de componentes para darle alas y seguir exprimiendo sus cualidades: una batería de Newertech y una unidad SSD de Kingston.

Compartir

Autor: Marc Corredera (Twitter: @marcCEcases)

En 2010 compré mi segundo portátil Apple, un MacBook Pro 13", que a día de hoy todavía tengo operativo y en pleno funcionamiento. ¿Va como el primer día? Tras más de 6 años con él no puedo afirmarlo rotundamente, por falta de memoria, aunque con los cambios realizados últimamente sí puedo afirmar que la experiencia sigue siendo súper satisfactoria. 

¿Qué dos decisiones clave he tomado a la hora de revitalizar mi viejo MacBook Pro? Cambiar el ya lento disco duro, que hube obtenido al desmontar un disco duro externo tres años atrás; y reemplazar la batería original por otra sin innumerables ciclos de carga a sus espaldas. Claro está, podía haberme comprado un nuevo Mac, pero con los dos componentes nuevos la inversión no supera los 250 euros.

Kingston UV400, unidad SSD para impulsar los procesos

Cuando dos años después de comprar mi MacBook Pro se me cayó al suelo, me vi obligado a sustituir el maltrecho disco duro, pues el ordenador estaba encendido en el momento del "desastre": algo inevitable teniendo en cuenta que las unidades de almacenamiento tradicionales emplean, a grandes rasgos, un plato y una aguja lectora. 

Antes del verano, aprovechando unas pruebas de producto, me decidí a probar suerte reemplazando el disco SATA tradicional por una unidad SSD, en otras palabras, un disco duro en estado sólido. La elección fue fácil, decantarme por uno de los productos disponibles en el catálogo de mi marca de accesorios favorita, Kingston: me decidí por un UV400 de 480GB, que sobre el papel prometía un buen rendimiento.

¿Resulta difícil cambiar la unidad de almacenamiento de un MacBook Pro? No en el caso de mi ordenador de 2010, bastando con desatornillar la base metálica, recordar donde va cada uno de los tornillos (algunos de ellos con medidas distintas) y proceder con cuidado a la hora de intercambiar los discos. 

Por supuesto, es básico actuar con calma, evitar que los componentes metálicos tengan electricidad estática o estén magnetizados, y no rozar o arañar ninguna superficie interior con componentes electrónicos varios. En realidad, en unos pocos minutos se termina con el proceso de sustitución y ya se puede reinstalar el sistema operativo.

Con el SSD de Kingston mi MacBook Pro 13 de 2010 no ha recuperado su "juventud" si no que el sistema operativo y los procesos vuelan. Y eso sí que puedo contrastarlo con el cambio realizado de un día para otro. "¿Por qué no lo hice antes?" Es una pregunta que me hice varias veces el mismo día que llevé a cabo el reemplazo de los discos. 

Ahora más que nunca la edición de vídeo tiene más sentido, por mucho que sea una vieja computadora con 6 años de antigüedad. Son tales las ventajas de utilizar un SSD en vez de un disco duro tradicional que el inicio del MacBook Pro conlleva menos de 30 segundos desde que presiono el botón hasta que me encuentro en la pantalla de inicio (con contraseña de inicio incluida).

Desde el punto de vista técnico, el Kingston UV400 debería dar hasta 550MB/s en lectura de datos y hasta 500 MB/s en escritura de datos. Por supuesto, los límites en transferencia de datos los marca el propio hardware del equipo y, como no, los resultados a obtener en mi MacBook Pro de 2010 no serán los mismo que en un MacBook Pro de última generación: mi equipo cuenta con una interfaz SATA II de 3 Gb/s.

Batería Newetech NuPower de 65W/hora

El segundo cambio que debí realizar para ampliar la vida útil de mi MacBook Pro 13 (modelo A1278) fue el más evidente de todos, el reemplazo de la batería original. ¿Opciones disponibles? Me decidí por una batería NuPower de Newertech, pues fue una de las opciones propuestas para evaluar el rendimiento de una solución "no oficial" de Apple. 

Al igual que el caso del disco duro, la substitución de una batería no entraña ninguna dificultad, más solamente hay que actuar con cautela, con calma y sin forzar los gestos. ¿Qué sorpresa no esperaba encontrar en el paquete de venta de la batería de Newertech? Dos sólidos destornilladores, ya sea para extraer la base metálica del MacBook o retirar los tornillos a los que se ancla la batería en el interior del producto. 

¿Algún detalle más por parte de la marca? Al abrir la caja uno se encuentra una tarjeta donde se explica paso a paso qué hacer para sustituir la batería, e incluso se sugiere una página web donde se detalla la forma de proceder para calibrarla: ello garantizaría la máxima capacidad y mayor tiempo de uso posible. 

¿Qué tiempo de uso proporcionará la batería de Newertech en un MacBook Pro 13 de 2010? Como siempre, dependerá de la actividad a la que someterá cada uno su ordenador y el nivel de brillo de pantalla. No hay un valor exacto, pero puedo decir que en mi uso personal he triplicado la renqueante autonomía de mi vieja batería de 6 años.

Con el nivel de brillo al 75% de capacidad y conectado a una red Wi-Fi, estas son dos mediciones muy simples tomadas mientras realizaba tareas de cotidianas:

  • Reproducir una película de 90 minutos, con la imagen cubriendo 12,2"/13,3" del total, ha restado un 30% de autonomía.
  • Trabajar en un artículo, a nivel online y durante 60 minutos, ha restado un 20% de capacidad de batería restante. 

La verdad es que estoy contento con las prestaciones y comportamiento de la batería de Newertech, que me proporcionará todo el tiempo de uso que yo necesito para mi día a día sobretodo en simples tareas de periodista y algo de edición de fotografías. 

Valoración final

¿Comprar un nuevo MacBook o cambiar componentes clave para estirar la vida útil? Para ser franco, yo he preferido esperar a comprar un nuevo ordenador pues el precio de partida de las nuevas generales es de 1699 euros: con los cambios de disco duro y batería no se deberá invertir más de 250 euros, lo que es un ahorro considerable.

Claro está, revitalizar o no tu viejo MacBook Pro también dependerá del estado de la carcasa, de las conexiones, del teclado, del touchpad, entre otros.  Al menos mi ordenador está muy bien cuidado y no tiene nada que haga pensar que fallará a corto plazo: en el peor de los casos, podría conservar la unidad SSD de Kingston, que podría usarse en un nuevo MacBook o como unidad externa complementaria. 

Una cosa está clara, apostar por un ordenador de Apple es garantía de que podrás usarlo por muchos años y el rendimiento se verá menos afectado en comparación con otros productos similares con sistema operativo Microsoft Windows. 

Para comprar el Kingston UV400 de 480GB puedes visitar la tienda online de Amazon,

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información