En su evento Time Flies del pasado 15 de septiembre, Apple hizo un anuncio algo controvertido. El Apple Watch ya no incluirá un adaptador de corriente USB en la caja. Hay rumores que aseguran que también será así con el iPhone 12 de este año. 

Apple anunció el cambio introducido por el Apple Watch durante un momento del evento dedicado a los progresos medioambientales de la compañía, en el que lo vendió como una buena manera de reducir los residuos medioambientales. Si esta es la opinión de la compañía, no sería correcto incluir un adaptador de corriente USB en la caja del iPhone 12. 

¿Y sabes qué? Apple tiene razón. Ya es hora de dejar de incluir un adaptador de corriente en todas las cajas. Cierto, es un rollo (¿estos productos cuestan tanto y ni siquiera nos dais un enchufe?), pero una vez consigues ver más allá de la cuestión económica, tiene mucho sentido.

No necesitas otro adaptador de corriente USB 

Cuando se empezaron a esparcir los rumores de que Apple no incluiría un adaptador de corriente USB en la caja de los iPhones de este año, la reacción más común fue algo así: 

¡Apple ya pide mucho por sus móviles y ahora quiere reducir sus gastos todavía más haciendo que seamos nosotros quienes compremos un adaptador de corriente carísimo por separado! 

En este artículo, no encontrarás ningún argumento que justifique los amplios márgenes de Apple y sus precios algo arbitrarios (¡especialmente por ciertas configuraciones de Mac!), pero todas y cada una de las personas que se queja de que la caja no vendrá con un adaptador de corriente USB tiene un cajón lleno. Los precios de Apple son otra historia.

A lo largo de los años, has ido coleccionando adaptadores de otros productos de Apple, de cualquier móvil que hayas comprado, de cámaras digitales, auriculares inalámbricos, mandos de terceros, etcétera... Puedes conectar un dispositivo con un puerto USB en un enchufe utilizando el cable de USB a Lightning. Sabes que sí.

Es perjudicial para el medio ambiente

El discurso de Apple para emocionarnos (si es que se puede decir así) con la idea de que ya no recibiríamos adaptadores de corriente USB fue bastante sencilla. 

“A veces, no es aquello que hacemos, sino lo que no hacemos que cuenta”, empezó Lisa Jackson, vicepresidenta de Apple en Medio Ambiente, Políticas e Iniciativas Sociales. “Sabemos que nuestros clientes han ido acumulando adaptadores de corriente USB, y que producir millones de adaptadores no necesarios consume recursos y contribuye a nuestra huella de carbono. Así que este año, quitaremos el adaptador de corriente USB del Apple Watch. 

Cierto, obvió convenientemente que los costes reducidos y un embalaje más compacto ahorrará a Apple decenas de millones de dólares al año, o centenares de millones si le sigue el iPhone 12. Es poco para una compañía que genera casi 300.000 millones de dólares al año, pero Jackson tiene razón. 

Su fabricación y envío resulta en un gran problema de residuos medioambientales. Si tienes en cuenta todas las otras marcas de electrónica que incluyen adaptadores de corriente que terminarán por no ser usados, la cifra es bastante considerable. 

Apple está haciendo lo correcto para el medio ambiente. Y punto. 

Apple debe reducir el precio del adaptador de corriente USB

A partir de aquí, Apple debería hacer tres cambios en sus productos para encontrar el equilibrio entre servir a sus clientes y proteger el medio ambiente.

En primer lugar, la compañía debería dejar de incluir adaptadores de corriente USB en todos sus productos con baterías pequeñas que consumen poco. Ya lo hace con los AirPods (se incluye un cable de USB a Lightning pero no un adaptador).

Los iPads pueden tener algo de prórroga, pero en un par de años Apple debería dar por hecho que sus clientes tienen como mínimo un cargador que puede ofrecer más de 5 vatios y dejar de incluir adaptadores también con ellos. Los Macs deberían incluir siempre un adaptador de corriente porque necesitan una potencia más alta para cargar. Pero no tenemos cajones llenos de adaptadores para portátiles. 

En segundo lugar, la compañía debería apostar por el USB-C. Si no es en el extremo que va al dispositivo (Lightning seguirá existiendo por un tiempo y el Apple Watch utiliza una base magnética para cargar), por lo menos sí en el extremo del adaptador de corriente. 

Esto significa que los cables de carga del Apple Watch tendrán USB-C en ambos extremos, mientras que Apple debería incluir cables de USB-C a Lightning en la caja de los AirPods (¡ya es así con los AirPods Pro!). 

En el caso de los móviles, es una mezcla: el iPhone SE y el iPhone 11 incluye cables y adaptadores USB-A, mientras que el iPhone 11 Pro incluye cables y adaptadores USB-C. Ahora que Apple deja de incluir adaptadores de corriente en sus cajas, debería incluir solo cables de USB-C a Lightning, así que el mismo adaptador servirá para todo.

En tercer lugar, la compañía necesita hacer que los adaptadores de corriente USB-C sean más económicos. En la actualidad, el adaptador de corriente USB-C de 18W cuesta 35 € / MXN$699. Puedes comprar un adaptador de corriente similar por mucho menos.

El adaptador de corriente USB-C de 18W o 20W de Apple debería costar unos 20 € / MXN$399, y debería seguir ofreciendo la opción con USB-A, pero ir apostando por una transición hacia el USB-C. Los adaptadores de corriente no deberían ayudarle a Apple a enriquecerse, y todavía más importante, no debería parecerlo. 

Puede que no nos guste que compañías como Apple, que hace productos premium muy caros, haga todavía más dinero con nosotros al no incluir adaptadores de corriente USB. Pero es hora que dejemos de pensar solo en nuestro deseo de querer más y más, incluso si no lo necesitamos, y pensar más en el planeta. 

Artículo original publicado en Macworld US.