Reciclar está bien. Y si no que se lo pregunten a Apple.

Después de que Greenpeace denunciara repetidamente la mala actuación de la compañía en cuestiones medioambientales, esta inició un proceso para detallar todas las formas en las que estaba siendo ecológica, incluida esa diapositiva que que aparece en la presentación de cada producto de Apple en la que se detalla que ha sido fabricado con materiales reciclados, no contiene subproductos tóxicos, etc. Ya sabéis de lo que hablamos.

Pero, en los últimos años, Apple también se ha convertido en un experto en otro tipo de reciclaje. La empresa ha visto las ventajas estratégicas que tiene diseñar cada vez más hardware internamente, y luego, para sacarle el máximo partido, utiliza ese hardware una y otra vez en diferentes productos.

El ejemplo más evidente, al menos este mes, es el Studio Display. Tiene el mismo sistema de cámaras Encuadre centrado que encontramos en todos los modelos actuales de iPad, el mismo procesador A13 que numerosos iPhones y iPads, e incluso ejecuta una versión de iOS en su interior.

No solo el aluminio de la pantalla es 100 % reciclado, ¡sino también la mayor parte de su tecnología!

Receta para un producto

Si fueras Apple y estuvieras construyendo una pantalla de 5K desde cero, ¿harías un producto como el Studio Display? ¡Casi seguro que no! Incorporar un SoC de smartphone (con 64 GB de almacenamiento a bordo, nada menos) es una exageración, al igual que ejecutar un sistema operativo móvil completo.

Pero la Apple moderna no construye sus productos desde cero. En su lugar, utiliza la tecnología que tiene a mano para construir lo que necesita. Aunque los ingredientes de Apple son inventados a menudo para construir iPhones y iPads, también se utilizan en otros contextos.

Piensa en los últimos modelos de Mac de Intel, muchos de los cuales incluían el coprocesador T2. Ese T2 era, en realidad, un Apple Silicon, basado en la serie A.

Apple aun no estaba preparada para pasar a los Macs con sus propios chips, pero podía recortar muchos gastos incluyendo su propio procesador, reutilizando un montón de software y sensores de iOS (¡Touch ID!) y utilizando técnicas de hardware del iPhone para que los Macs funcionaran mejor.

Reciclaje Apple

Apple lleva tiempo reciclando su tecnología (el iPhone y el iPad son un ejemplo claro), pero la era del Apple Silicon lo ha llevado al extremo. El M1 es el chip más versátil, habiendo aparecido en cuatro Macs y tres iPads hasta ahora. El M1 Max ha aparecido ahora en el Mac Studio, tras su aparición en el MacBook Pro.

Sin embargo, la apuesta de Apple por el reciclaje no debe interpretarse como que la empresa es tacaña. Diseñar hardware a medida es caro, sobre todo cuando la competencia se dedica a juntar componentes ampliamente disponibles para fabricar sus dispositivos.

Apple tiene que alcanzar ciertos márgenes de beneficio, y es mucho más fácil hacerlo cuando construyes hardware a medida sabiendo que podrás encajarlo en media docena de productos.

Además, Apple tiene un número limitado de ingenieros, y cada momento que dedican a construir una pieza de tecnología única es tiempo que no dedican a otra cosa. Es eficiente e inteligente.

Excepto cuando no lo es.

Siendo demasiado ecológicos

Cuando el Studio Display fue lanzado hace unos días, la mayoría de los analistas criticaron la cámara con Encuadre centrado de la pantalla.

(Para que conste, yo no lo hice; con la iluminación de mi oficina, parecía hacer un trabajo perfectamente decente. Y Roman Loyola, de Macworld, tuvo una experiencia similar).

Apple ha dicho que algunos de los problemas de calidad de imagen de la cámara se solucionarán con una actualización de software, pero no creo que eso cambie muchas cosas. La raíz de este problema es el reciclaje de Apple.

Habiendo utilizado un iPad Pro con Encuadre centrado para hacer llamadas de Zoom y FaceTime semanalmente durante casi un año, me he acostumbrado a esta cámara y sus peculiaridades.

Lo que vi en el Studio Display fue, para bien o para mal, una experiencia Encuadre centrado auténtica: se veía bien y me seguía cuando me movía. No me pareció especialmente peor que la cámara de 1080p de mi iMac Pro.

Pero todo hay que ponerlo en su contexto. Muchos críticos (muchos de los cuales han pasado poco tiempo usando Encuadre centrado) compararon la cámara de Studio Display con una cámara web 4K externa, o con una imagen fija tomada por la cámara de un smartphone. No son comparaciones en las que esta cámara vaya a ganar.

Aunque soy fan del Encuadre centrado (y espero que Apple pueda mejorar el rendimiento de la cámara con una actualización de software) reconozco que este fue uno de los casos en los que Apple dio por hecho que su sistema Encuadre centrado iba a encajar en el Studio Display tan bien como en un iPad.

Y, sin duda, las expectativas que muchos críticos tenían puestas sobre la cámara eran superiores a la que Apple proporcionó finalmente.

Reciclaje Apple

Aquí es donde la tendencia de Apple a reutilizar su propia tecnología puede ser un lastre. Quizá Apple estaba tan orgullosa de lo que podía hacer la cámara Encuadre centrado que nunca se planteó si era lo suficientemente buena como para ponerla en una pantalla de escritorio.

Es difícil dar la espalda a una tecnología tan avanzada (y de nuevo, me encanta) y limitarse a lanzar una simple y aburrida cámara web 4K. ¿Qué componente va a entusiasmar más a Apple: la fusión de la cámara de pantalla ancha de 12 MP y el software inteligente creado por ellos, o una cámara web 4K fuera de serie? La respuesta es obvia. Y, al menos, podría decirse que es un error.

Vamos un paso más allá. Este fin de semana, cené con un amigo que me dijo que había cancelado su pedido del Studio Display, no por los informes sobre los problemas de calidad de la cámara, sino porque el Studio Display ejecuta esencialmente una versión de iOS.

Era más que reacio a comprar lo que es esencialmente un producto sencillo (una pantalla) que en realidad es muy complejo, que requiere sus propias actualizaciones de software y que, de vez en cuando, necesita ser reiniciado.

No cabe duda de que la pantalla Studio Display es un producto inteligente, gracias a la incorporación de tanta tecnología creada por Apple. La verdadera pregunta es: ¿toda esa tecnología reciclada lo ha convertido en un producto demasiado inteligente?

Artículo original publicado en Macworld.com.