Podría haber cientos de millones de suscriptores a Apple TV+ en todo el mundo. En cambio, Apple nos ha dado titulares en los que declaraba que tenía que pagar menos al personal de la productora porque hay muy poca gente haciendo uso de la plataforma. 

Desde noviembre de 2019 hasta julio de 2021 todos los que compraran un producto de Apple que cumpliera los requisitos recibieron una suscripción gratuita a Apple TV+. Ese regalo debía durar inicialmente un año, pero Apple lo prorrogó unos meses más, de modo que los que empezaron su prueba gratuita en noviembre de 2021 obtuvieron en realidad 19 meses gratis de acceso a Apple TV+.

Es difícil calcular cuántos productos aptos se vendieron en ese periodo de tiempo, pero habrían sido muchos, lo que debería significar que habría mucha gente viendo el Apple TV+, ¿verdad? Pues no, y eso que era gratis.

Se cree que Apple ha vendido 34,9 millones de iPhones en 2020, lo que hace que el hecho de que Apple solo tuviera 40 millones de suscriptores de TV+ en Estados Unidos a finales de 2020 (según las estimaciones de Statista) sea bastante decepcionante. Sobre todo si se tiene en cuenta que los que optan por la suscripción gratuita también podrían haber comprado iPads, Macs y Apple TV.

En realidad podría ser incluso peor que eso: En julio de 2021, Apple "admitió" tener sólo 20 millones de abonados a TV+ en Norteamérica. (Esto fue parte de una negociación de tarifas con un sindicato al que volveremos más adelante).

Aunque Apple no revela cuántos suscriptores tiene en todo el mundo, es justo decir que las cifras de Apple serán decepcionantes si se comparan con las de Netflix (209 millones en todo el mundo en la primavera de 2021), Prime Video (175 millones en todo el mundo en abril de 2021) o Disney+ (más de 100 millones de suscriptores en todo el mundo en mayo de 2021).

La gran mayoría de los 40 millones de suscriptores de Apple se habrían beneficiado, sin duda, de la prueba gratuita: ni siquiera estaban pagando por el contenido.

Ahora que esas suscripciones gratuitas han terminado, Apple espera, sin duda, que la llegada de varias segundas temporadas (que se habían retrasado a causa de COVID-19) y un catálogo de contenidos originales mucho más amplio que el puñado de programas que estaban disponibles en el momento del lanzamiento, sean suficientes para atraer a los clientes para que empiecen a pagar la suscripción de 4,99 dólares por el servicio.

Antes de explicar por qué Apple no ha conseguido convertir el Apple TV+ en un servicio al que la gente decida suscribirse -y, sobre todo, al que siga suscribiéndose (ya que es muy fácil terminar una suscripción a cualquier producto de Apple)-, un poco de historia:

Steve Jobs: rompiendo la televisión y transformando la música

La semana pasada recordábamos al cofundador y CEO de Apple, Steve Jobs, que murió hace diez años, en octubre de 2011. Algo que hizo Jobs antes de morir fue compartir su historia con su biógrafo Walter Isaacson. Una de las mayores revelaciones de esa biografía autorizada 'Steve Jobs' fue que respecto a la televisión, Jobs afirmó: "Por fin lo he descifrado".

Esto es lo que Jobs le dijo a Isaacson "Me gustaría crear un televisor integrado que fuera completamente fácil de usar... Se sincronizaría sin problemas con todos tus dispositivos y con iCloud... Tendrá la interfaz de usuario más sencilla que puedas imaginar. Por fin lo he conseguido".

En aquel momento todo el mundo se entusiasmó, viendo esto como una prueba de que el Apple TV iba a dejar de ser el "producto para aficionados" que Apple describía como algo mucho más grande. Diez años después, parece que la estrategia de Apple para "descifrar" la televisión era simplemente una nueva interfaz para el hardware del Apple TV.

La posibilidad de buscar contenidos en cualquier servicio al que estés suscrito en un solo lugar. Esto era sin duda parte de la visión de Jobs. Las interfaces simples e intuitivas son parte del ADN de Apple.

Sin embargo, los que saben cómo Apple salvó el mercado de la música de la piratería (sobre todo a través de Napster) se preguntarán si Jobs podría haber tenido algo a esa escala en mente cuando hablaba de la televisión. A principios de la década de 2000, Jobs y compañía negociaban acuerdos con las discográficas y hacían que la música se pudiera descargar (por un precio) en la tienda de música iTunes. Esto fue revolucionario.

El atractivo inicial de iTunes Music Store, cuando se lanzó en 2003, era la sencillez con la que se podía comprar música. Pero los tiempos cambian: con el tiempo la gente empezó a optar por suscribirse a servicios de streaming de música como Spotify (que se lanzó en 2006) y Amazon Music (que se lanzó en 2007). En 2015 Apple ya no podía ignorar el hecho de que la gente elegía el streaming en lugar de la propiedad de la música y lanzó Apple Music. Apple empezó liderando el mercado y acabó siguiéndolo.

Al mismo tiempo que Apple transformaba la industria de la música, entraba en la televisión. La empresa lanzó el descodificador Apple TV en 2007 y empezó a vender programas de televisión y películas (estas últimas también disponibles para su alquiler) en la iTunes Store junto con la música. Por aquel entonces, los rumores de que Apple iba a lanzar un televisor de verdad eran constantes, gracias a la certeza absoluta del analista de Apple Gene Munster de que Apple lanzaría un televisor en 2011.

Como sabrán, Apple nunca lanzó un televisor. De hecho, al igual que hizo con la música, Apple acabó siguiendo a su competencia -Netflix y Amazon- y lanzando un servicio de streaming de televisión.

¿Qué fue lo que falló con Apple y la televisión?

Una vez recapitulada la historia de cómo hemos llegado a donde estamos hoy con Apple y la industria de la televisión, está bastante claro que, a pesar de todo el éxito de Apple con la transformación inicial de la industria musical, ni la música ni la televisión se han convertido en algo que la gente prefiera comprar por episodio o por pista.

La estrategia inicial de Apple consistía en vendernos contenidos para que fuéramos dueños de ellos. El resto de la industria le dio a la gente todo lo que quería por una suscripción.

¿Qué habría hecho Steve Jobs de esto? Es imposible decirlo, por supuesto, pero quizás Jobs habría visto lo que había que cambiar más rápido de lo que lo hizo Apple sin él. Tanto Netflix como Amazon comenzaron a transmitir películas y televisión en 2007, pero hubo que esperar hasta 2019 para que Apple abordara el mercado del streaming. Este retraso podría haber sido perdonable si el mercado del entretenimiento no se hubiera transformado completamente durante ese tiempo.

En la década de 2010, la forma de ver la televisión cambió radicalmente. Pasamos de ver la televisión cuando se emitía (o las grabaciones de la misma) a sentarnos frente al televisor para darnos un atracón de nuestros programas favoritos durante horas a través de una conexión web.

El número de programas que se ofrecían aumentó a medida que Netflix y Amazon ampliaban sus catálogos; aquí, en el Reino Unido, la gente empezó a ver contenidos en línea a través de servicios como iPlayer (lanzado en 2007), ITV Hub (2008), 4OD (2006), etc.

Apple respondió a esto facilitando la búsqueda de estos contenidos a través de la interfaz del Apple TV, lo que muy probablemente es parte de lo que Steve Jobs tenía en mente cuando hablaba de que el Apple TV tendría "la interfaz de usuario más sencilla que puedas imaginar".

Pero, mientras Apple se enorgullecía de su interfaz que le permitía presentarnos contenidos ajenos, la competencia de Apple estaba creando extensas bibliotecas de contenidos y comenzando a crear sus propios programas.

Resulta que lo que la gente quiere es un buen contenido, no una interfaz de usuario elegante (que no es ni mucho menos tan sencilla de usar como Apple quiere hacernos creer, a tenor del número de suscriptores del Apple TV+ que se sienten confundidos por el hecho de que cuando buscan contenidos se encuentran inevitablemente con que tienen que pagar por ellos).

House of Cards, la primera serie de Netflix Original, salió a principios de 2013, pero no fue hasta 2019 cuando Apple lanzó su propio servicio de streaming con contenido original, habiendo construido una biblioteca de ocho series originales y un documental.

Apple mostró con orgullo un montón de famosos del mundo del espectáculo como Steve Carell, Ron Howard, Rob McElhenney, Steven Spielberg, Richard Gere, Ewan McGregor, Sofia Coppola, Jennifer Aniston, Reese Witherspoon, y más "que juntos definirán el Apple TV Plus".

Todo muy impresionante, pero lo que ocurrió después es el problema. Apple no tenía suficiente contenido para que la gente se interesara por el Apple TV+ lo suficiente como para molestarse en verlo con una suscripción gratuita. En una época en la que la gente espera enormes catálogos de contenidos de sus servicios de suscripción, Apple TV+ parecía un proyecto de vanidad.

Alrededor del momento en que se lanzó Apple TV+ se lanzó Disney+. En los Estados Unidos se lanzó en noviembre de 2019, al igual que TV+, pero en el Reino Unido se lanzó el 24 de marzo de 2020, aproximadamente una semana después del cierre del coronavirus.

Se trata de un momento interesante, porque mientras los planes de Apple para TV+ se vieron sin duda frenados de forma significativa por la pandemia, Disney+ se benefició primero de una gran cantidad de contenidos -y toneladas- que eran perfectos para todos esos niños que no estaban en la escuela.

Al igual que Apple, Disney+ tuvo que suspender las producciones, pero, tomando el contenido de Marvel como ejemplo, en muchos sentidos Disney se ha beneficiado de tener un montón de contenido para transmitir mientras los estrenos de cine (en salas) han estado en suspenso.

El principio del fin

Aunque yo diría que Disney+ se ha beneficiado de la pandemia, es muy posible que haya sido la sentencia de muerte para Apple TV+, pero no tenía por qué serlo. La pandemia hizo que Apple tuviera que prolongar la prueba gratuita porque la producción había quedado en suspenso, por lo que no tenía suficiente contenido para que la gente se suscribiera.

Las segundas temporadas de los programas se retrasaron, y otros contenidos que la compañía había mostrado durante el evento de lanzamiento del Apple TV+ seguían en producción. Pero no sólo hay que culpar a la pandemia de esta situación.

Como he dicho más arriba, cuando la gente se suscribe a un servicio (aunque no tenga que pagar por él) quiere sentir que tiene más de una o dos cosas que ver. Servicios como Netflix y Amazon Prime tienen éxito porque tienen algo para todos. El Apple TV+ tiene una selección bastante variada de programas, pero si no eres un fan del terror o el suspense y prefieres ver comedias, dramas históricos o programas dirigidos a los niños, te quedarás sin programas que ver al cabo de un mes.

Por eso Apple necesitaba las segundas temporadas para que la gente se suscribiera, y ahí es donde entra el segundo problema de Apple TV+ (aparte de la pandemia). En el primer año, más o menos, hubo grandes programas en Apple TV+. Me encantaron las primeras temporadas de Mythic Quest y la de Ted Lasso, ganadora de un Emmy, por ejemplo. Pero las segundas temporadas de esos programas fueron, como mínimo, decepcionantes.

Anoche me obligué a terminar de ver la segunda temporada de Ted Lasso porque tenía previsto escribir este artículo. La segunda temporada de esa serie era todo lo que me preocupaba que fuera la primera, y sin embargo la primera temporada era realmente agradable.

Cuando oí hablar por primera vez de Ted Lasso, recuerdo que pensé que sería uno de esos horribles programas hechos en Estados Unidos que pretenden ser británicos. Lleno de estereotipos y personalidades molestas. No lo fue. Obviamente, alguien decidió que la segunda temporada tenía que ser más atractiva para el público estadounidense o algo así, porque definitivamente tenía la sensación de estar viendo una interpretación estadounidense de la vida en el Reino Unido.

Tal vez el mayor ejemplo de la inexacta y molesta representación de la vida en el Reino Unido por parte de Ted Lasso fue el horrible episodio de Navidad. No quiero escribir demasiados spoilers, porque si quieres sufrir como yo deberías ver el episodio, pero el argumento principal era sobre una joven con mal aliento y la búsqueda de un dentista el día de Navidad. Digamos que este episodio no se parecía en nada a un día de Navidad en el Reino Unido. Para empezar, ¡las tiendas estaban abiertas!

Sinceramente, podría despotricar todo el día sobre lo mala que fue la segunda temporada de Ted Lasso. Desde el hecho de que se sintió un poco como si estuviera marcando casillas para tratar de ganar premios: ¿abordar la salud mental? Tic; ¿una relación inapropiada (que estaba tan fuera de lugar como se puede imaginar)? No. Hasta el surrealista episodio de Beard, que no tenía más sentido que darle al compañero de Ted un poco de tiempo en pantalla en un intento de explicar por qué está en la serie.

La segunda temporada de Mythic Quest también fue una decepción. Me encantó la primera temporada y me encantó el episodio especial de la pandemia que hicieron. Pero el guión de la segunda temporada no fue tan bueno y el argumento me molestó. Había mucho potencial. ¿Qué fue lo que falló?

Creo que lo que ha fallado es que las productoras que están detrás de estas series se han desilusionado al ver que prácticamente nadie está viendo nada en Apple TV+. Ya en septiembre de 2021 escribimos sobre cómo Apple había "admitido" las bajas cifras de suscripción a su servicio TV+ (mencionado anteriormente). La compañía admitió que tiene menos de 20 millones de suscriptores en América del Norte - y la razón de esta admisión fue una negociación de honorarios con un sindicato.

Supuestamente, las negociaciones en julio de 2021 se debieron a que Apple quería pagar una tarifa más baja a sus trabajadores de producción de lo que harían otras empresas de streaming, y 20 millones de suscriptores es el número mágico por debajo del cual puede hacerlo.

Imagina que te hubieras dejado seducir por los planes y promesas de Apple para TV+ y hubieras aceptado hacer contenidos para el servicio, solo para descubrir que, una vez eliminado el campo de distorsión de la realidad, no había nadie mirando y Apple quería pagarte menos. Te esforzaste mucho durante la primera temporada, pero para la segunda probablemente te sentirías un poco desilusionado por todo. ¿El resultado? Las grandes series se vuelven vergonzosamente malas.

¿Y si Apple hubiera aprovechado el tiempo en el que la pandemia frenaba la producción de sus contenidos originales para comprar contenidos que ya existen y así poder compartir un mayor catálogo de fondo con sus suscriptores?

Si Apple hubiera sido capaz de recrear la determinación de Steve Jobs de fichar a las discográficas como lo hizo a principios de la década de 2000, tal vez las ofertas de Apple en el espacio de la televisión y el cine serían más atractivas. Apple no lo ha hecho a pesar de que ya tiene acuerdos para vender todo este contenido en la iTunes Store. (Lo que en sí mismo está provocando mucha confusión entre los suscriptores del Apple TV+ que no pueden entender por qué no es todo gratuito, pero eso ya lo he mencionado).

Si Steve Jobs estuviera vivo hoy, Apple podría haber tenido las agallas para conseguir este catálogo de contenidos que tanto necesita el Apple TV+.

Different Think es una columna semanal, que se publica todos los martes, en la que los redactores de Macworld exponen sus opiniones menos convencionales al escrutinio público. Hemos defendido el notch, le hemos dicho a Apple que deje de tener tanto éxito y hemos defendido que nadie necesita un iPhone plegable. ¡Nos vemos la semana que viene!

Artículo original publicado en inglés en nuestra web hermana Macworld UK.