En marzo, la publicación 9to5mac informó sobre un nuevo modo llamado “SchoolTime” (tiempo escolar) que vendría integrado en WatchOS 7. 

Este nuevo modo permitirá a padres y madres controlar las aplicaciones y contactos accesibles en el Apple Watch de un niño o niña. La misma publicación también afirmó que Apple planea hacer posible que desde un iPhone se pueda controlar el reloj propio además del del niño o niña. 

Esto es interesante desde el punto de vista de software, sin embargo, Wired está llevando las cosas más allá al sugerir que Apple puede estar planeando lanzar un Apple Watch específico para niños y niñas. Es decir, un nuevo hardware pensado solo para ellos.

Sea como sea, no pensamos que (si llega a pasar alguna vez) esto suceda en un futuro muy cercano debido a la actual crisis de salud en la que  nos encontramos. 

Es cierto que los productos pensados para niños y niñas, se centran en un mercado que está en crecimiento. Además del tamaño de ese mercado potencial que todavía está sin explotar, hay también una cierta lógica estratégica para atrapar a los clientes jóvenes con la esperanza de que sigan siendo leales a Apple de por vida. (Apple es genial reteniendo clientes.)

Ahora bien, los productos para niños y niñas, por muy atractivos que puedan parecer, deberían ser muy diferentes a los relojes inteligentes de primera calidad a los que Apple nos tiene acostumbradas. 

Un Apple Watch para niños debería ser robusto, razonablemente barato (tiene muchas más facilidades de acabar rompiéndose), con un diseño más alegre, más fáciles de usar y alguna característica específica: botones SOS, seguimiento de la ubicación de los padres, protección contra el contacto con extraños, etc.

No se trataría de poner un Apple Watch Series 2 en un estuche de plástico, sino que requeriría un replanteamiento significativo. También, siendo realistas, todo lo descrito anteriormente no parece tener un diseño “muy Apple”, y sabemos lo reticente que es la empresa a lanzar objetos de aspecto barato.

He mencionado el Apple Watch Series 2 en parte porque vería normal que Apple equipara este hipotético dispositivo para niños con componentes más antiguos, pero también porque me lleva a un segundo punto: ¿estarían los padres y madres dispuestas a pagar cuando pueden pasar a sus hijos un modelo más antiguo?

Si aspectos imprescindibles en un reloj para niños y niñas quedarían cubiertos mediante un software adaptado, debería ser suficiente. En este caso, como no es un reloj por el que hayas tenido que pagar un extra, daría igual la necesidad de que fuera más robusto o tuviera un diseño más infantil, al fin y al cabo, no has tenido que volver a pagar por él.  

(Quiero decir, tal vez esto podría ser una oportunidad para que terceros fabricantes de accesorios creen cubiertas de goma para el cuerpo del reloj. Pokemon, ese tipo de cosas. Pon esas cosas en el Apple Store y te reirás todo el camino hasta el banco).

Reconoceré que el éxito del iPhone SE demuestra que Apple está dispuesta a renovar el hardware antiguo y venderlo a un nuevo público (en ese caso, un iPhone 8 fue vaciado y rellenado con componentes del iPhone 11), pero la razón por la que funcionó es que los smartphones son ahora objetos que la gente siente que necesita. 

Es decir, un iPhone (o un smartphone cualquiera, es hoy en día, prácticamente imprescindible). Sin embargo, un Apple Watch es, en muchos casos, pura marca, puro estilo de vida Apple.  

El artículo original está publicado en nuestra web inglesa hermana Macworld UK